ANTONIO MACEO: LOS SEIS MAGNICIDIOS EN EL EXILIO. (1ra parte)

antonio maceoAutor: Israel Valdés Rodríguez

 Concluida la Guerra de los 10 Años y con el obligado destierro, el Titán pasó a ser objetivo directo de la actividad del espionaje español. Con su llegada a Jamaica, el 10 de mayo de 1878, comienza una nueva etapa de lucha del Titán de Bronce, pero esta vez no es el enfrentamiento directo en los campos de batalla con el machete en la mano, es una batalla con características diferentes; tiene que enfrentarse a los oportunistas, a los timadores, a los divisionistas y traidores, a los espías españoles y norteamericanos que lo acecharon constantemente.

El seguimiento del espionaje español fue tenaz y cuyo fin era frustrar sus planes de regresar a Cuba en una expedición revolucionaria, pero al apreciar España su constancia y tenacidad para lograr dicho empeño, acudió a los planes de asesinato contra el insigne patriota cubano.

Primer intento. Haití, 23 de diciembre de 1879.

El Presidente Salomón, en contubernio con el cónsul español acreditado en Haití, Antonio Ferro, decidió llevar a cabo el plan de asesinato contra Maceo. Para cubrir los gastos del complot el General Ramón Blanco, capitán general y gobernador de Cuba, envió la suma de 50 000 pesos. El macabro proyecto consistía en proponerle la venta de armamentos a Maceo e indicarle la entrega de estos en un lugar en las afueras de Puerto Príncipe, sitio idóneo para perpetrar el atentado. Pero Maceo ya tenía toda la información del plan fraguado, pues una de las fuentes que le proporcionó los datos suficientes, fue nada y nada menos que el secretario del cónsul español Antonio Ferro. A pesar de todo el Titán de Bronce acudió a la cita y escapó milagrosamente de la emboscada.

Segundo intento. República Dominicana, abril de1880.

El vicecónsul español en ese país, señor Augusto Bermúdez Covián, hizo disímiles gestiones para procurar que el presidente dominicano Gregorio Luperón, fiel simpatizante de la independencia de Cuba y gran admirador del general Maceo, no le prestara apoyo alguno en sus proyectos de preparar una expedición a Cuba. El plan consistió en utilizar a una mujer llamada María Filomena Martínez, la cual mantenía relaciones amorosas con Maceo, para que lo llevara a la playa, donde varios individuos previamente apostados, lo ultimarían a balazos. Por supuesto todo el plan fue denunciado por María ante el juez de instrucción y el presidente Luperón ordenó la prisión del autor directo del plan, el español Francisco Otamendi, quien había sido contratado por el vicecónsul Bermúdez. El 11 de mayo de 1880, la causa fue sobreseída por falta de pruebas, pero sirvió de escarmiento para los representantes españoles en ese país, pues comprendieron que Luperón era un hombre que no podía ser comprado.

Tercer intento. Islas Turcas, 6 de julio de1880.

A pesar de las numerosas dificultades y con muy escasos recursos, Maceo había logrado alistar a 34 expedicionarios y reunir algunas armas y municiones. Todos venían como pasajeros del Vapor Santo Domingo seguido de cerca por el buque de guerra León. El 4 de julio arribaron a la colonia inglesa denominada Islas Turcaz, pero la presencia del buque de guerra español impidió el trasbordo de Maceo y su comitiva según lo planeado, y no tuvo más opción que la de desembarcar en esa colonia.

Uno de los expedicionarios de nombre José Ramón Valdespino, trabajaba como espía al servicio de España e intentó entonces asesinar al heroico general cubano. Todo ocurrió en el improvisado campamento que ocupaban los revolucionarios; el traidor penetró en la habitación y hundió un puñal en la hamaca del Titán, de la que se incorporó rápidamente herido en un brazo, Deogracia Marty, quien descansaba allí mientras Maceo estaba fuera. Valdespino salió corriendo del lugar y se presentó ante el cónsul español, quien le había ofrecido cierta cantidad de dinero para que cometiera el crimen.

Otro de los hombres que acompañaban a Maceo, el dominicano Eugenio Callot, también había sido reclutado por el activo Bermúdez, a quien mantenía informado de todas sus actividades revolucionarias, además de crear rumores entre los expedicionarios a fin de sembrar “discordias, desilusión y desaliento” entre ellos. Al traidor Callot muy poco le duró su empleo de espía, debido a la vigilancia de los patriotas cubanos radicados en Nueva Cork que pudieron comprobar la felonía de este sujeto e informárselo al general.

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ANTONIO MACEO: LOS SEIS MAGNICIDIOS EN EL EXILIO. (1ra parte)

  1. Siempre fue una práctica del gobierno Español la eliminación física de los principales líderes revolucionarios durante la guerra de liberación. Pero no solo de los Españoles vs los cubanos, recordemo también cuantos planes se idearon para eliminar físicamente a Fidel, Chávez, Correa, Evo Morales y hoy a Maduro. La historia recoge innumerables ejemplos de la práctica del magnicidio para silenciar a los verdaderos líderes mundiales.

  2. dayana fernanda dijo:

    Me gusta tu blog» Cuba por Siempre», soy una fiel seguidora y se que tendrás muchos más, con una mirada interesante de la historia de Cuba, saludos dayanafernanda

  3. Ignacio Gonzáles Moreira dijo:

    Es importante que se divulgue cómo el asesinato de líderes revolucionarios siempre ha sido un recurso empleado por los opresores para detener el movimiento revolucionario.me gusta el artículo.

  4. camila dijo:

    Es un blog que ha empezado arriba, me gusta estoy con ustedes

  5. camila dijo:

    Creo que es importante que se evidencie nuestra realidad, para que muestre al mundo lo bello de nuestro país, saludos Camila

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.