Un fantasma recorrió Moscú y… pereció allí

HABANA.-El rumor de que los gobiernos de Rusia y Cuba decidieron restablecer la base de escucha de Lourdes, echado a rodar por el diario ruso Kommersant, pretendió asociar la reanimación de las relaciones ruso – cubanas con alusiones a la seguridad de los Estados Unidos, tuvo una vida fugaz.

La estación de escuchas radioelectrónicas instalada en 1964, poco después de la Crisis de los Misiles que, en 1962 estuvo a punto de desencadenar una confrontación nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética, funcionó durante 37 años y, por extraño que resulte, sobrevivió una década a la desaparición de la URSS. En 2001, precisamente Vladimir Putin la removió.

Difícilmente una afirmación como la de Kommersant pueda ser una acción inocente, sino que parece más bien una medida de inteligencia destinada a forzar un desmentido, so pena de convertirse en una admisión tácita. Esa dimensión explica por qué el presidente ruso, incluso estando en el extranjero, se apresuró a silenciarla.

La pregunta del momento es: ¿a quién pudiera interesar echar a rodar un rumor semejante que convierte la reanimación de las relaciones políticas y de todo tipo entre Rusia y Cuba en un triángulo que implica a Estados Unidos?

La instalación que durante 37 años de la Guerra Fría permaneció en la isla, convirtió a Cuba en el único territorio del planeta donde convivieron la base aeronaval norteamericana de Guantánamo y las instalaciones de misiles soviéticos desmontadas en 1962 a las que luego sucedió la Estación de Escuchas de Lourdes.

La base de radioescuchas fue la última en desaparecer y, aunque con menos dramatismo, como la retirada de los misiles en 1962, fue resultado de una decisión unilateral adoptada en Moscú. En el primer caso la Unión Soviética cedió a las presiones militares de Estados Unidos y en el otro, Rusia alegó razones económicas, aunque curiosamente coincidió con el cierre de la base naval de Cam Ranh en Vietnam, gestos coincidentes con la  primera visita del Presidente ruso a Estados Unidos.

En lo que fue el Centro Lourdes, se levanta hoy la Universidad de Ciencias Informáticas, un centro emblemático de la educación superior cubana donde se forman miles de ingenieros y especialistas cibernéticos.

El desmentido de Putin sobre la presunta resurrección de Lourdes y su puntualización en el sentido del pleno entendimiento con los dirigentes cubanos es coherente con el encuentro sostenido en Moscú, el pasado mes de mayo, entre dirigentes del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa y representantes del Consejo Nacional de Defensa de Cuba de lo cual trascendió la creación de un grupo de trabajo conjunto para elaborar instrumentos de cooperación eficaces para responder a cuestiones sensibles.

El nivel de la tecnología, así como la eficacia de otros instrumentos de la colaboración multilateral entre Cuba y Rusia, no requieren alternativas como lo fue Lourdes que queda en la memoria como un recuerdo de la Guerra Fría que, en su dimensión militar, es para Cuba una página vuelta. El fantasma resucitado en Moscú fue sepultado allí.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.