EE.UU.: “responsabilidad compartida” también en la Guerra No Convencional.

Por David Ignacio Martí

La Primavera Árabe y los métodos no convencionales para desestabilizar y derrocar gobiernos se han convertido en una caja de Pandora para EE.UU. y sus aliados occidentales. Con cada una de las crisis desatadas en los países señalados como objetivos han aflorado escándalos de robos, corrupción y hasta deficiencias notables en los propios servicios de seguridad y ejércitos occidentales que las engendran.

Recordemos Libia en 2011. Las carencias de los europeos fueron evidentes en cuanto a medios de combate, aviones para el reabastecimiento aéreo y misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

En Siria, sucedió otro tanto, cuando la OTAN (sin Estados Unidos) no pudo lograr consenso siquiera para llevar a cabo la agresión militar. Fueron notables sus incapacidades para vencer el sistema de defensa antiaéreo y costero que poseen los sirios.

Ucrania es el caso más reciente, que nuevamente ha revelado carencias defensivas de la Alianza Atlántica. Esta vez, se trata de insuficiencias ante amenazas cibernéticas y en operaciones irregulares o asimétricas, tan de moda en nuestros días.

Un reciente informe del Comité de Defensa de la Cámara de los Comunes británica pone a relieve estos temas. Enfocado en la próxima cumbre de la Alianza Atlántica, a celebrarse en septiembre, precisamente en Londres, el análisis se enfoca en la supuesta amenaza rusa a los intereses de seguridad de los estados miembros de la OTAN.

Resulta llamativo el reconocimiento de las incapacidades para contrarrestar la amenaza militar rusa, en caso de un poco probable enfrentamiento convencional de sus fuerzas.

En lo relacionado con la guerra irregular, el informe identifica insuficiencias en la obtención de información de inteligencia y en los mecanismos de alerta ante la supuesta inminencia de un ataque. Tal es así, que propone la creación de una Doctrina Aliada para la guerra irregular, que incluye a la Guerra No Convencional.

Sobre esa última línea del informe versan las declaraciones del general Philip Breedlove, comandante supremo de la OTAN y jefe del Comando de Europa de las FF.AA. estadounidenses, en las que declaró la necesidad de que la Alianza “redefina su responsabilidad ante amenazas no convencionales”. El general llamó a “reformar el artículo 5 del tratado que dio origen a la OTAN en 1949, que estipula la responsabilidad colectiva ante el ataque a uno de sus miembros”. Algo muy al estilo de los mosqueteros europeos de Alejandro Dumas: “todos para uno y uno para todos”.

Breedlove basa su petición de reforma del mencionado artículo en que: “el surgimiento de la OTAN fue durante la Guerra Fría, cuando la amenaza militar por parte de la Unión Soviética existía”. Como es de suponer, también alegó cómo “las amenazas sobre los estados miembros de la Alianza han cambiado, a partir de la actuación de Rusia en Ucrania”.

En su declaración, también vuelve sobre las acusaciones del apoyo ruso a las milicias populares en el este de Ucrania, Estado no miembro de la OTAN. Este apoyo es mostrado como el camino para la supuesta desestabilización de los países aliados que emplearía Rusia de ahora en adelante. Un poco de paranoia no está mal para justificar errores y cambios, en esto, el mando político militar norteamericano posee experiencia.

La misma que, de seguro, pondrán a disposición de los aliados para renovar sus conceptos de Guerra No Convencional. En definitiva, fueron los norteamericanos sus creadores y han sido sus máximos exponentes.

Tampoco será difícil resarcir las insuficiencias encontradas, toda vez que dentro de Europa existen servicios de seguridad con un largo historial de subversión y desestabilización de gobiernos, entre ellos el MI6 británico.

Solo queda que los líderes políticos y los jefes militares aliados se pongan de acuerdo, para que también en este aspecto de la Guerra No Convencional, Estados Unidos logre la tan ansiada “responsabilidad compartida”. A fin de cuentas, esta guerra es también una operación militar como lo demuestran los documentos doctrinales del Pentágono.

(Tomado de Cubadefensa)

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.