Cuando tu webcam se convierte en el ojo de un ciberespía.

Por Diego Rottman

Hoy la mayoría de las computadoras personales, y principalmente las portátiles, traen una webcam incorporada. Lo mismo ocurre con las tablets y algunos smartphones. Pero este beneficio  puede convertirse, con descuido y poca atención, en un bache que ponga en riesgo nuestra intimidad.

Esta metodología, conocida como “Webcam Hacking”, ya ha llevado a al menos una persona a la cárcel. Fue en 2010 cuando un hombre de 31 años fue arrestado por espiar por su cámara web a una chica mucho más joven. Desde ese momento, se documentaron cientos de casos más.

Basado en este caso, el cortometraje “Webcam”, finalista de los Vimeo Awards 2012, simula la perspectiva del ciberespía y es una luz de alerta para que todos los usuarios tomen los recaudos necesarios para proteger su intimidad:

El sistema Flash de la empresa Adobe ha tenido fallas de seguridad críticas que permitían a cualquier sitio web tomar el control de la cámara y del micrófono de la PC sin mostrar ningún tipo de alerta en pantalla. Si bien el inconveniente ha sido reparado, y ahora exhibe un cartel con un pedido de autorización para acceder a los dispositivos del equipo, hay que tener en cuenta las recomendaciones en materia de seguridad.

Existen ciertos puntos inevitables para estar protegido:

Las actualizaciones de sistema
Mantener el equipo con los últimos lanzamientos del software que se utiliza. Los “upgrades” son correcciones o mejoras del software que ya está instalado, y se deben realizar siempre. Esto evita que nuestra PC sea vulnerable a fallas de seguridad detectadas y reparadas. Es importante entender que, por más que un fabricante corrija un problema en su producto, esa corrección no se hará efectiva en la PC a menos que el usuario instale la actualización que la incorpora.

Sistema operativo original
Si bien resulta cómodo y económico recurrir a las famosas copias piratas de los sistemas operativos, ese tipo de instalaciones modificadas no tienen soporte de fabricante y, por ende, no recibe las actualizaciones más importantes en lo que a seguridad refiere.

Antivirus confiable
El antivirus a elegir debe ser conocido y, en lo posible, recomendado por un especialista de confianza. Es importante, también, que el antivirus cuente con servicios adicionales como cortafuegos (firewall), antispyware y antispam.

No abrir correos electrónicos desconocidos
Los archivos adjuntos o los links engañosos son la forma más común de recibir infecciones que, a veces, no son reconocidas por los antivirus por ser demasiado nuevas. Es necesario recordar que el software de protección necesita contar con la información del virus en su base de datos. Si aún el fabricante no detectó el código malicioso, el programa será incapaz de detectarlo y neutralizarlo.

Impedir que cualquier sitio tenga acceso a nuestros dispositivos
Cuando una página nos solicite permiso para instalar plugins (componentes del navegador), barras de herramientas o tan sólo acceso a su webcam o micrófono, debemos asegurarnos de que esa web es de confianza. Es buena idea revisar que la dirección web de la página coincida exactamente con el sitio queremos visitar.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .