#OTAN contra #Rusia: Escoger las batallas.

Por: Jorge Gómez Barata.

Aunque enorme, Rusia es un estado, y la OTAN una asociación de 28 naciones. Excepto Estados Unidos y Canadá, todos son europeos. Tres poseen armas nucleares, 5 son ex socialistas, 3 ex soviéticos, y cuatro emergieron de la disolución de Yugoslavia y Checoslovaquia.

La alianza tiene diversas formas de cooperación con otros 20 países, con lo cual, prácticamente cubre toda Europa, parte de Asia Central, incluso uno de América Latina. El único enemigo visible de la OTAN y probablemente su razón de ser es Rusia, y va a por ella.

Semanas atrás la confrontación estratégica entre la OTAN y Rusia era de índole política, se refería a planes y proyectos militares, pero la confrontación bélica entre ambas era una hipótesis. Sin embargo, bastó el cambio de una administración pro rusa a otra partidaria de occidente en Ucrania, para que surgiera un escenario en el cual la guerra deja de ser una posibilidad remota para para convertirse en un peligro.

LA ERA DE LOS BLOQUES MILITARES: LA OTAN Y EL TRATADO DE VARSOVIA.

La victoria aliada en la II Guerra Mundial puso fin a la coalición antifascista y abrió la era de los bloques militares. La OTAN se fundó el 4 de abril de 1949 en Washington, integrada por 12 países. Su origen se relaciona con la Guerra Fría, la presunta necesidad de contener a la Unión Soviética e institucionalizar el liderazgo norteamericano. El tratado al respecto establece el compromiso de “autodefensa colectiva”. La respuesta soviética fue el Pacto de Varsovia, suscrito en 1955 por ocho países entonces socialistas, encabezados por la ex Unión Soviética.

EL PRINCIPIO Y EL FIN

Cuando en 1991 la Unión Soviética terminó su andadura histórica, recomenzó la de Rusia, que heredó la totalidad de las fuerzas armadas de la antigua superpotencia, negociando con los 20 estados nacidos de su disolución la distribución de armamentos y equipos. Particular atención se prestó a la recuperación y centralización del arsenal nuclear, que según se afirma estaba formado por unas 39 000 armas atómicas.

La repatriación de los efectivos desde los territorios de la antigua Unión Soviética y los países ex socialistas fue una gigantesca operación que involucró hasta 100 divisiones, con miles de tanques, aviones, piezas de artillería, carros de combate, reservas y misiles, lo cual representó enormes gastos. Las fuerzas armadas del naciente Estado ruso no tenían posibilidad ni recursos para asimilar aquella enorme cantidad de personal, armamento y técnica, mucha de la cual fue abandonada o convertida en chatarra.

La recuperación económica y la dirección del presidente Putin hicieron posible que las fuerzas armadas rusas emprendieran vastos proyectos de modernización y recuperación del armamento, principalmente el desarrollo de la aviación, los misiles, y la flota naval, en lo cual ha invertido alrededor de 4000 millones de dólares. En 1999, por primera vez desde el fin de la Unión Soviética, el gasto militar ruso aumentó en lugar de reducirse.

Las fuerzas armadas rusas constan de fuerzas terrestres, aéreas, aerotransportadas, y fuerzas especiales. La joya de la corona son las tropas coheteriles estratégicas. Los efectivos en activo son 1.200 000 y las reservas 754.000. El total asciende a casi dos millones, de ellos unas 90.000 son mujeres. El presupuesto militar del país absorbe alrededor del 4 por ciento del PIB. El Comandante en Jefe es el presidente Vladimir Putin.

TROPAS COHETERILES

El núcleo del poderío militar ruso es su arsenal nuclear, el mayor del mundo, con más de 3000 cabezas atómicas de carácter estratégico y unas 14.000 tácticas. Esas capacidades son operadas por el Comando de Fuerzas Coheteriles Estratégicas, la Aviación Estratégica, y la Armada, especialmente la flota de submarinos atómicos. El Comando Estratégico fue creado por la antigua Unión Soviética en 1959 y jamás ha operado, cuando más cerca estuvo de hacerlo fue en Cuba en 1962.

LA ARMADA

La Armada cuenta con unos 161 000 efectivos y cerca de 250 buques, entre ellos un portaviones, y unos 50 submarinos nucleares, 12 de ellos dotados con más de 600 ojivas atómicas. La marina de guerra rusa está presente con flotas en el océano Pacifico, y los mares del Norte, Negro, Báltico, y Caspio. La aviación naval posee unos 300 aparatos, incluyendo porta misiles y aviones para la lucha anti submarina.

FUERZA AEREA

La Fuerza Aérea rusa cuenta con cerca de 3000 aeronaves, entre ellos más de mil cazas, más de 150 bombarderos, cerca de 80 de ellos capaces de portar hasta 700 misiles con cabezas nucleares, además de unos 300 helicópteros de ataque. Las tropas aerotransportadas son un cuerpo élite, caracterizado por su movilidad y capacidad de despliegue. Se afirma que por sus efectivos y capacidad son las mayores del mundo. Una de sus características es el alto nivel de mecanización que las hace operativas al momento del desembarco.

LOS ADVERSARIOS Y SUS FUERZAS

Desde la época de Clauzewitz y Napoleón Bonaparte, las correlaciones de fuerza entre dos contendientes bélicos no son exclusivamente militares y cuantitativas, sino cualitativas, sobre todo económicas y políticas, incluso aluden a la moral de las tropas, a la calidad del armamento, y al teatro de operaciones. Excepto respecto a los misiles y las cabezas nucleares, las ventajas de la Alianza Atlántica sobre Rusia son abrumadoras.

OTAN vs RUSIA

El potencial militar de la OTAN es la suma de las fuerzas armadas de 28 países, entre ellos Estados Unidos, Gran Bretaña, y Francia, tres grandes potencias, todas nucleares. Las fuerzas armadas de estos tres países alcanzan los dos millones y medio de efectivos, con lo cual prácticamente duplican las de Rusia. La ventaja de la OTAN en cuanto a personal se expresa también en todos los demás indicadores. Es por tanto ocioso establecer correlaciones de fuerza.

Al conteo militar desfavorable se añade el cerco geográfico. Rodeada por tierra de países hostiles, sin costas al Atlántico, y con las del Pacifico por encima del paralelo 50, la salida por Crimea tiene todavía que atravesar el Bósforo para acceder al Mediterráneo. Este desventajoso panorama cambia cuando en el análisis se incluye el probable carácter de las acciones y los escenarios.

Cualquier cadete sabe que aunque la superioridad numérica en hombres y armas es estratégicamente decisiva; tácticamente el total de efectivos puede ser un dato irrelevante, debido a que no es posible emplear más fuerzas y medios que aquellos que caben en un teatro de operaciones.

Obviamente, en una presunta confrontación entre la OTAN y Rusia, al menos inicialmente, prevalecerán el tipo de acciones y las peculiaridades del teatro de operaciones y no los efectivos totales. Siguiendo la tradición doctrinaria de la antigua Unión Soviética, las fuerzas terrestres rusas tienen como principal cometido la defensa del territorio nacional en toda su enorme profundidad. También están preparadas, disponen de los medios, y cuentan con vasta experiencia para la realización de grandes operaciones ofensivas terrestres.

La impresionante capacidad de decenas de miles de tanques y vehículos blindados, artillería de gran calibre y alcance y su preparación para operar en las vastas extensiones de Europa, constituye un temible disuasivo, especialmente para los miembros de la OTAN que como Polonia, Alemania y otros están a su alcance.

No debe descartarse la capacidad del soldado ruso para resistir, soportar privaciones, y combatir en condiciones extremas; así como las motivaciones y las fuerzas morales que los impulsan, y que filósofos, literatos y poetas llaman: “El alma rusa”.

CARÁCTER DEL CONFLICTO Y TEATRO DE OPERACIONES

Las preguntas del momento son, en caso de ocurrir una confrontación bélica entre la OTAN y Rusia, ¿cuál sería su carácter, su escala y su escenario? Descartada la confrontación nuclear: ¿Dónde se librarían los combates? ¿En Ucrania? ¿En Rusia? ¿En algún país de la OTAN? Otra vez Estados Unidos, el principal contendiente, está demasiado lejos y protegido por tres formidables barreras. El Atlántico, el Pacifico y el Ártico, por lo que solo es alcanzable con misiles.

No ocurre lo mismo con Polonia, Alemania, Austria, Bulgaria, Hungría y otros, que el brazo ruso pudiera alcanzar antes de que la OTAN desplegara su tropilla de 4000 efectivos de respuesta rápida.

No obstante, las mejores opciones de unos y otros contendientes no radican en las armas ni en las bombas, tampoco en los soldados, sino en la sensatez y el humanismo. Ninguna victoria alcanzada sobre la base de la muerte de millones de jóvenes y regada por las lágrimas y el sufrimiento de masas de inocentes vale la pena. La frivolidad conque los líderes de la OTAN se comportaron en la Cumbre de Gales, aterra.

Rusia debe ser fuerte y precavida. Un pueblo que supo ganar la más terrible de las guerras, debería escoger sus batallas para no perder la paz. Allá nos vemos.

(Tomado de Cubano en 1er Plano)

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .