La #CIA tras las huellas del #Che (#USA #Cuba #Argentina)

Por Lic. Israel Valdés Rodríguez*

El primer indicio que existe de que la CIA comenzó a interesarse por el revolucionario internacionalista Ernesto Guevara de La Serna, el Che, data de 1952, cuando con apenas 23 años de edad, realizaba su primer periplo, recorriendo distintos parajes de Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela. En este último país, solicita visa en la embajada norteamericana para viajar a Miami y de aquí a Buenos Aires, y se la niegan. Era una visa de tránsito. ¿Qué razones tenía la embajada yanqui para negarle el visado?

Como es conocido, durante la estancia del Che en Guatemala, se produce la caída de Jacobo Arbenz, como resultado de una operación encubierta de la CIA. El médico argentino trata de formar un grupo de jóvenes para combatir la intervención norteamericana. Según sus propias palabras: “En Guatemala era necesario pelear y casi nadie peleó. Era necesario resistir y casi nadie quiso hacerlo.”

En Guatemala el Che fue considerado un comunista peligroso, lo que lo obligó a salir apresuradamente de este país. Es a partir de este momento en que la CIA lo identifica y decide abrirle un expediente al médico de nacionalidad argentina.

Cuando llega a México se reencuentra con Antonio “Ñico” López, al que ya había conocido en Guatemala. En julio de 1955 conoce a Fidel en casa de María Antonia y poco después participa en las actividades revolucionarias del grupo comandado por Fidel.

El 24 de junio de 1956, el Che, junto a otros revolucionarios cubanos fue detenido por la policía mexicana. Según testimonio de la peruana Hilda Gadea Acosta, en aquel entonces esposa del Che, en el interrogatorio que le realizaron, las preguntas iban dirigidas a establecer vínculos de los rusos con este movimiento y acusan al Che de comunista y ser el enlace con los rusos. Durante el proceso investigativo se pudo apreciar que los interrogadores tenían conocimiento de antecedentes de la vida social y revolucionaria del Che, así como de sus actividades desarrolladas en Guatemala.

Se produce el desembarco del Granma y ya estando en la Sierra Maestra, según su padre, Ernesto Guevara Lynch, el periodista norteamericano Jules Dubois viajaba periódicamente a Buenos Aires y lo invitaba a que lo visitara al Plaza Hotel, donde siempre se instalaba. Se identificaba como un directivo del Diario de las Américas, que se editaba en Miami. Lo invitaba a sostener diálogos so pretexto de traerle noticias novedosas sobre el Che. En las conversaciones Dubois dirigía su interés sobre aspectos de la vida del Che, desde su infancia, juventud, sus ideas políticas. Según Guevara Lynch, el norteamericano estaba muy bien enterado de la vida y hazañas del Che en la guerrilla y le ofrecía noticias actualizadas, actuando hábilmente para lograr su confianza, percatándose que estaba en presencia de un sujeto que quería obtener información, mas allá de los intereses profesionales de un verdadero periodista. Años más tarde se pudo conocer que Jules Dubois, fungía como periodista para encubrir su actividad de inteligencia y que llegó a ser un coronel de la CIA. Posterior al triunfo de la Revolución, desarrolló una intensa campaña periodística para difamar el proceso revolucionario cubano. En 1959, publicó en los Estados Unidos un texto titulado: “Fidel Castro, rebelde, libertador o dictador”.

En una entrevista que le realizara el periodista argentino Jorge Ricardo Masseti, el Che destaca: “Al que mas atacan con el asunto comunista es a mi. No hubo periodista yanqui que llegase a la Sierra Maestra, que no comenzase preguntándome cual fue mi actuación en el Partido Comunista de Guatemala _ dando por sentado que actué en el Partido Comunista de ese país _ sólo porque fui y soy un decidido admirador del Gobierno democrático de Jacobo Arbenz.”

El 5 de mayo de 1957 llega al campamento guerrillero en la Sierra Maestra, auxiliado por el Movimiento 26 de Julio, el periodista norteamericano Andrew Saint George, quien dice estar interesado en hacer un reportaje sobre la guerrilla rebelde. Este día anota el Che en su diario de campaña: “Al anochecer llegamos al campamento donde estaba el nuevo periodista norteamericano detenido en la retaguardia:”

Saint George era de origen húngaro. Se identifica como fotógrafo y reportero no vinculado a órgano de prensa alguno y se muestra interesado en hacer un reportaje sobre la guerrilla rebelde. En aquel entonces no se conocía que este individuo tuvo que salir de Hungría por publicar informaciones falsas y tendenciosas en contra del sistema socialista y por sospechas de estar vinculado a los servicios de espionaje norteamericanos. En esta primera ocasión permaneció en la guerrilla hasta el 18 de mayo, es decir, trece días, tiempo suficiente para cumplir su misión como agente de la CIA y que su cobertura de periodista le permitió ejercer.

Fidel estaba ocupado en cuestiones de suma importancia, sobre todo lo relacionado con las armas prometidas por el movimiento clandestino urbano y que aún no habían llegado, por lo que decide encomendarle al Che, que se hiciera cargo de la atención del inoportuno visitante.

A la caída de la tarde del 18 de mayo, Saint George, se retira de la zona guerrillera. Ya había logrado su objetivo aparente o pretexto: la entrevista a Fidel. Su objetivo principal fue ganarse la simpatía y la confianza de los combatientes, conocer la zona de operaciones de la guerrilla, sus posibilidades combativas, armamento, composición y realizar caracterizaciones de los principales jefes, fundamentalmente de Fidel y el Che, así como la orientación o militancia política de estos.

Posteriormente, en los meses finales del año 1958, permaneció durante varios días en la Comandancia de Fidel en La Plata y pudo ser testigo de la victoria definitiva de nuestra revolución, pero esta vez, muy a pesar suyo, los nuevos mambises del siglo XX no se dejaron escamotear la victoria por la intromisión norteamericana.

Cuando en Cuba se publicó el Diario del Che en Bolivia, los Servicios de Inteligencia capitalistas, fundamentalmente la CIA, llevaron a cabo una campaña diversionista, a fin de restarle credibilidad a la autenticidad de este documento. Entonces reaparece Andrew Saint George expresando: “Que la versión real la publicará Stein and Day y que el original que él ha visto contiene críticas a Fidel”.

El 3 de julio de 1968 Fidel desenmascara a este agente de la CIA en una conferencia de prensa televisiva.

Otro aparente periodista es George Andrew Roth. Ya en este entonces el Guerrillero Heroico se encontraba en las selvas de Bolivia como jefe de la guerrilla internacionalista. Sobre este personaje el Che apunta en su diario el 19 de abril de 1967: “A las 13:00 la posta nos trajo un presente griego: un periodista inglés de apellido Roth que venía, traído por unos niños de Lagunilla, tras nuestras huellas. Los documentos estaban en regla pero había cosas sospechosas: el pasaporte estaba tachado en la profesión de estudiante y cambiado por la de periodista (en realidad dice ser fotógrafo); tiene visa de Puerto Rico y luego confesó haber sido profesor de español para los alumnos de ese cuerpo;…”

Por su parte Inti Peredo anotó en su diario ese día: “Nuevamente me correspondió interrogar al prisionero. Contó que había estado con el ejército en nuestro campamento y que incluso se había encontrado un diario de Braulio, donde decía que Ramón era el Che.”

Harry Villegas Tamayo en su libro “Pombo un hombre de la guerrilla del Che” plantea que en febrero de 1968, a su llegada a Chile en unión de Leonardo Tamayo Núñez (Urbano) y Dariel Alarcón Ramírez (Benigno) sostuvieron un encuentro con Roth. Valoremos su testimonio:

“Pudimos ver y hablar con Roth, aquel que decía ser periodista inglés y que estuvo en el monte y salió con Debray y Bustos. Dijo estar en esos momentos como fotógrafo de la revista Life. Raro encuentro”.

Andrew Roth era un agente de la CIA que tenía la misión de contactar con la guerrilla e identificar la presencia del Che. Traía elaborada la hipótesis de que el gobierno boliviano conocía de la presencia del Che en la guerrilla, que su seudónimo era Ramón y que todo se supo gracias a una indiscreción del guerrillero cubano Braulio (Israel Reyes Zayas), al dejar abandonado su diario en el campamento central. Todo esto obedeció a una maniobra desinformativa de la CIA, para tratar de encubrir a los verdaderos informantes, crear incertidumbre dentro de la guerrilla e influir negativamente en la conciencia de los guerrilleros, sembrando dudas, recelos y resentimientos que dieran origen a divisiones internas.

La tarea mas siniestra de este asalariado de la CIA fue la de esparcir una sustancia química en la ropa de los guerrilleros, para con la utilización de los perros amaestrados olfatear el rastro dejado por estos y localizar el lugar donde se basificaban.

En realidad Roth obtuvo información de inteligencia suficiente, que le permitió al ejército boliviano realizar las posteriores operaciones militares con asesoramiento de la CIA.

A continuación describimos como acontecieron los hechos, para tener una aproximación y una apreciación mas objetiva de la realidad histórica. El 19 de abril de 1967 (día de la anotación del Che en su diario), salen de la guerrilla Regis Debray, Ciro Bustos y George Andrew Roth. Poco después son detenidos. Comienza aquí la segunda parte del juego diseñado por la CIA. Debray es trasladado al día siguiente, 20 de abril, en helicóptero a la Base aérea de Choreti, en las cercanías de Camiri, mientras Bustos y Roth eran trasladados en un jeep. Es este el momento en que el hábil agente de la CIA, de manera sutil le arranca confesiones interesantes a Bustos.

Como es conocido, Ciro y Debray fueron sujetos a un dilatado proceso jurídico, mientras que Roth salía “libre bajo fianza.” Una manera muy común en estos casos, para desinfiltrar al agente de la CIA. Es así que Roth desapareció poco después, fugazmente, sin dejar rastro.

Sin dudas, para la CIA el Che fue un objetivo principal en su actividad de inteligencia y como se aprecia en este texto utilizó agentes y oficiales, desde la cobertura de periodistas, siendo esta, una vía factible y recurrente.

* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor  e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

 

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La #CIA tras las huellas del #Che (#USA #Cuba #Argentina)

  1. Pingback: La #CIA tras las huellas del #Che (#USA #Cuba #Argentina) | elmarquesdevancouver

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.