¿Cómo #Camilo salió clandestino de #Cuba?

Autor: Lic. Israel Valdés Rodríguez*

Como es conocido a lo largo de nuestro proceso de lucha revolucionario la mujer cubana siempre ha estado presente. Tal es el caso de la compañera Cela Rodríguez Gutiérrez. En el mes de junio del año 1946 y por orientaciones del Partido Socialista Popular comienza a trabajar en el Gabinete Nacional de Identificación y en sus trece años que se mantuvo infiltrada en ese importante órgano, cumplió importantes, disímiles y riesgosas misiones, pero en especial la tarea que mas recuerda fue la de realizar los trámites para la salida del país del joven Camilo Cienfuegos Gorriaran en el año 1956. Todo el proceso tuvo que realizarlo con mucha cautela, pues para este entonces ya Camilo estaba fichado como comunista y era necesario burlar la estricta vigilancia que existía, sobre todo en la capital.

A Cela la alertaron, que tenía que cuidarse mucho del Dr. Israel Castellanos González, jefe de la institución y que estaba caracterizado como un especialista sagaz y experimentado y además, servidor del imperialismo yanqui y connotado anti-comunista. Uno de sus jefes en la actividad clandestina fue Osvaldo Sánchez de quien recibió importantes instrucciones de cómo desempeñar sus acciones sin despertar sospechas.

Celia se encargó personalmente de realizar todos los trámites para confeccionar el pasaporte del futuro expedicionario del Granma y de otro joven revolucionario nombrado Rafael Sierra, amigo de Camilo. Ella tenía acceso directo al tarjetero y al fichero, por lo que allí encontró su “ficha” de comunista con su foto y tarjeta dactiloscópica, las que tomó y dejó ocultas en una gaveta de su buró de trabajo. Esa tarde Camilo la visitó en su casa en unión de Rafael Sierra y los citó para las ocho de la mañana del siguiente día en el Gabinete Nacional de Identificación, cosa que hicieron con exactitud y puntualidad. Inmediatamente Cela habló con la funcionaria encargada de confeccionar las autorizaciones de entrada a Estados Unidos. Veamos como la combatiente clandestina explica los detalles:

“Me preguntó si tenían antecedentes delictivos o problemas político y le respondí que no, que se trataba de dos muchachos amigos de la familia. Sin demoras me los preparó”.

“Mas tarde, cuando llegó mister Anderson, jefe de los agentes del FBI en Cuba con fachada de funcionario de la embajada, le hablé sobre el asunto; me contestó que si no eran comunistas les extendería la visa”.

“Redacté el informe de rigor, lo presenté a Castellanos, que lo firmó, y a los dos o tres días Camilo Cienfuegos y Rafael Sierra tomaron el avión rumbo a Estados Unidos” (1)

Transcurrido varios días, Cela devolvió la ficha y la tarjeta a sus lugares de origen, destruyó la orden de visado expedida por Anderson y elaboró una argumentación de emergencia por si eran arrestados a su llegada a los Estados Unidos. Pero todo resultó satisfactorio, una vez más la intrepidez de la mujer cubana se puso de manifiesto.

En marzo de 1956 llega a los Estados Unidos y obligado por las circunstancias tiene que desempeñar oficios que el imperio destina solamente a los latinos. Poco después, el 21 de septiembre de 1956, Camilo arribó a territorio mexicano, por la ciudad de Juárez. Ya en México localiza a su amigo Reinaldo Benítez Nápoles y éste lo ayuda a incorporarse al movimiento liderado por Fidel. No fue fácil su incorporación, pues realmente no poseía aval suficiente para incorporarse al grupo de futuros expedicionarios, que ya estaban recibiendo entrenamiento militar. Por fin, recibió la añorada aprobación y sus sueños se convirtieron en realidad al abrazar la causa de Fidel, pues estaba convencido que “Fidel es la esperanza de libertad para el pueblo cubano”. (2)

 Citas:

  • Petinuad Martínez, Jorge: Camilo hacia el Granma. Revista Moncada, 6 de octubre de 1981, página 33.
  • Gálvez Rodríguez William: Camilo Señor de la Vanguardia. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1979, página 139.

* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

 

Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.