Contratistas de la defensa, los nuevos mercenarios del siglo XXI. #EEUU #Cuba

Contratistas de la defensa, los nuevos mercenarios del siglo XXI.

Por Máximo Ramírez Samper

Parecía que las historias de piratas y mercenarios estaban destinadas solo a los libros y los largometrajes de Hollywood. Aparecían —y aún hoy aparecen— en nuestras pantallas, muchas veces disfrazados de héroes, aquellos que en realidad asesinaban, ocupaban y saqueaban una ciudad con fines de lucro.

Aunque nunca desaparecieron del todo, hubo un período de la historia en que su empleo se redujo de manera apreciable y los países apelaban a sus ejércitos regulares para las guerras. Sin embargo, desde los últimos años del siglo XX han resurgido con fuerza tanto piratas como mercenarios, estos últimos bajo una denominación que aparentemente no guarda relación con esa palabra: contratista privado de la Defensa.

No es preciso una definición de la Real Academia Española de la Lengua para entender la misión de estos contratistas, que trabajan para empresas militares privadas, mayormente estadounidenses, y se despliegan hacia zonas en conflicto, como Irak, Afganistán, o donde haga falta, para cumplir misiones que van desde trabajo administrativo hasta servicios de protección y seguridad, entrenamiento de las fuerzas armadas o los cuerpos policiales del país en que operan, así como misiones de Inteligencia.

Precisamente, durante la ocupación de Irak en 2003, fue el boom del empleo de los contratistas, en sustitución o como apoyo a las fuerzas armadas ocupantes, ante la incapacidad de estas de responder en todos los frentes en que era necesaria su presencia. Se calcula que en Irak llegaron a operar más de cien mil contratistas entre los años 2007 y 2008, cuando la insurgencia obligó a la administración de George W. Bush a reforzar su contingente militar.

Así aparecieron empresas militares como Blackwater, Dyncorp y Triple Canopy, de triste recordación para los ciudadanos iraquíes por los desmanes y abusos en que se vieron involucrados algunos de sus contratistas, generalmente militares desmovilizados con una alta preparación, que ganan un sueldo muy superior a lo que percibe cualquier soldado en una guerra. De acuerdo con un artículo sobre el tema, un contratista en Irak podía ganar hasta trece mil dólares mensuales.¹

En el caso de EE.UU., tanto el Departamento de Estado como el de Defensa contratan los servicios de estas empresas. Esto tiene como ventaja, entre otras, que los contratistas muertos no afectan a la opinión pública estadounidense.

Asimismo, generan ganancias por más de cien mil millones de dólares anuales, según el sitio Red Voltaire, que añade que fue Dick Cheney, vicepresidente, durante el mandato de George W. Bush, quien indicó el primer estudio para impulsar la privatización de las fuerzas armadas norteamericanas. Las conclusiones fueron que “era mucho más efectivo y barato ceder el trabajo sucio a los contratistas”.²

Sin embargo, no hace falta retroceder en el tiempo para entender el uso y abuso que de estos nuevos mercenarios hacen EE.UU. y Reino Unido. Libia, Siria y Ucrania, también han sido víctimas del “trabajo sucio” de estos, que han sido entrenados y equipados para el derrocamiento de esos gobiernos.

Reportes de prensa de diversas fuentes³ revelan la presencia en suelo ucraniano, de mercenarios al servicio de compañías estadounidenses, que combatían lo mismo al lado de los golpistas que contra estos, con el objetivo de desestabilizar y crear el caos en dicha nación, víctima de una campaña de Guerra No Convencional orquestada por EE.UU.

Pero hay más, cuando la diana de la guerra vuelve a sonar en EE.UU., ahora ante la amenaza que supone el grupo terrorista Estado Islámico, y Obama acaba de anunciar su estrategia contra esa organización, ya es público que el Comando de Contrataciones del Ejército estadounidense busca contratistas interesados en trabajar en Irak, como mínimo durante un año, según un artículo del diario militar estadounidense Stars and Stripes.⁴

Este personal, que sustituirá a las tropas terrestres que Obama rehúsa enviar a Irak, tendrá como misiones asesorar al Ministerio de Defensa y al Servicio de Contraterrorismo iraquí en el desarrollo de las fuerzas, logística, planificación y operaciones. También trabajarán en asuntos públicos, Inteligencia, entrenamientos, comunicaciones y administración de infraestructuras, según un portavoz del Pentágono, quien precisó que estos servicios se inscriben dentro de la misión actual de la Oficina de Asistencia a la Seguridad de Irak.⁵

Analistas consultados por el rotativo militar estadounidense, explicaron que la contratación de mercenarios busca evitar el despliegue de efectivos. David Johnson, del Centro de Estudios Avanzados de la Defensa, declaró al diario que la presencia de contratistas en Irak no se considera “botas en el terreno”.

“El objetivo es reducir el riesgo político, pues el pueblo estadounidense no considera que un contratista pagado lo representa de la misma manera que un soldado”, dijo Johnson.⁶

La intención de EE.UU. de llevar nuevos contratistas a Irak, ratifica que la privatización de las fuerzas armadas es un fenómeno que llegó para quedarse, pues es una “fórmula” en la que todos ganan, desde el punto de vista imperial. En el plano político, los riesgos son menores al despliegue de tropas, mientras que el Complejo Militar Industrial sigue obteniendo ganancias multimillonarias.

Así, al parecer, tendremos que seguir lidiando con esta enfermedad del mercenarismo que nos asola desde siempre, aunque parece agudizarse en los tiempos que corren, cuando los autotitulados amos del mundo tienen cada vez menos escrúpulos para su empleo, pero son mayores sus ansias de expansionismo.

Referencias:

¹ www.forodeseguridad.com/artic/miscel/6059.htm

² www.voltairenet.org/article121113.html

³ www.tercerainformacion.es/spip.php?article68342 y http://actualidadrt.com/actualidad/view/121889-video-mercenarios-blackwater-ucrania.

http://www.stripes.com/news/in-place-of-boots-on-the-ground-us-seeks-contractors-for-iraq-1.301798

⁵ Ibídem.

⁶ Ibídem.

http://www.cubadefensa.cu/?q=node/2919

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.