#Miami merece una canción. #Cuba #DDHH #DDHHCuba

Por Jorge Wejebe Cobo

De cumplirse los deseos de los ejecutivos de la televisión de Miami, los artistas cubanos antes de hacer las maletas para viajar a esa ciudad, estudiar sus partituras y organizar los compromisos profesionales, tendrían que revisar su biografía y preparar justificaciones para los interrogadores de los espacios televisivos donde comparecerán, recordar claramente si actuaron alguna vez en alguna gala oficial, o si aparecieron en algún video por el día de los CDR, aunque sea como extra tomando caldosa.

Además de disponerse a explicar por qué militaron o militan en organizaciones políticas, si hicieron públicas opiniones a favor de la paz o contra el bloqueo y hasta revisar las gavetas para comprobar la existencia de alguna foto vestido de pionero que los periódicos Granma o Juventud Rebelde pudieron reflejar en su día y que ante las cámaras de Univisión la expongan como prueba de ser un “agente de influencia” del régimen comunista.

Toda esa última ofensiva de chantajes, intentos de descalificaciones y enredos a los visitantes de la Isla, empezó para los inquisidores de los medios de la Florida, cuando la administración del Presidente Barack Obama decidiera ampliar el otorgamiento de visas al medio cultural después de casi 10 años de total cierre durante los períodos presidenciales de George Bush.

En ese nuevo contexto los artistas y sus representantes por lo general de forma individual, contactan  y acuerdan con empresarios en EEUU las condiciones para sus actuaciones, limitadas por las leyes del bloqueo que les impide recibir ganancias por su trabajo…

Por su parte las instituciones culturales cubanas se dedican esencialmente al apoyo logístico y los trámites de salidas, ahora facilitados por los cambios en la política migratoria.

El Instituto Cubano de la Música y las empresas del giro pueden ser criticados con mayor o menor justeza por sus desempeños, o supuestos lastres burocráticos. Pero ningún analista objetivo les puede endosar a esas instituciones, el papel de ser instancias dirigidas por “comisarios políticos” dedicados a “velar por la pureza ideológica de los artistas” y “dirigirlos como contingente de propaganda a los EEUU” como repiten los órganos de prensa de ultraderecha de esa ciudad y figuras de la contrarrevolución.

Es la matriz de opinión propia de los años sesenta, copiadas de la Guerra Fría cuando con parecidas frases, se acusaba al Ballet Bolshoi de Leningrado o al circo soviético con el payaso Popov incluido, de servir de promotores del comunismo según algunos medios de derecha de los países occidentales donde los espectáculos se presentaban casi siempre como delegaciones oficiales.

Pero sin más imaginación, los periodistas y directores de canales de TV de la Florida, reciclan esas viejas consignas y las incluyen en la nueva táctica para cumplir con el súper objetivo que persiguen sus acciones contra el intercambio cultural que es socavar el encuentro de un público mayoritariamente joven con la Patria y sus raíces culturales, que promueven la tendencia de cambios entre la comunidad cubana en EEUU en la que el 68 por ciento está por la existencia de relaciones normales entre ambos países, con la consiguiente pérdida de ascendencia de los reaccionarios de siempre entre la comunidad cubana.

Hay una historia muy bien contada de que el gobierno norteamericano pagó a 84 periodistas de Miami para que desinformaran sobre el caso de Los Cinco, lo cual fue probado documentalmente y a los que es muy posible les hayan renovado los contratos y apunten además contra nuestros artistas.

Los extremistas de la prensa de Miami, acompañados también por el terrorista Luis Posada Carriles y otras figuras de la extrema derecha, han intentado arruinar presentaciones con mayor o menor éxito y amenazado de muerte a varios cantantes cubanos.

Las agrupaciones y artistas como Los Van Van, Buena Fe, Tony Ávila, Paulo FG, Cándido Fabré, Laritza Bacallao, el productor Hectico DJ y el cantante Francis del Río, entre otros, han sufrido esas arremetidas en distintos momentos e intensidad y no hay nada que indique que la ofensiva no se mantenga contra próximos proyectos que se originen en La Habana.

Más recientemente, de seguro celebraron como el mayor logro de su temporada de caza, la retractación de Descemer Bueno sobre declaraciones realizadas contra el bloqueo a la televisión rusa, en un programa de Univisión del canal 23 de Miami.

Casi siempre estos acontecimientos se debaten en la red y se reflejan en la prensa en Cuba, sin mayor sistematicidad y seguimiento hasta que se repita la próxima provocación, como la de ahora, alrededor de uno de los más exitosos músicos, reciente ganador del Premio Grammy Latino.

Pudiera llamarse la atención sobre la persistencia de los artistas de caer una y otra vez en la misma trampa, al asistir a los retablos preparados de periodistas-interrogadores, quienes tratan de comprometer y chantajear, con la supuesta repulsa que tendrían en la comunidad cubana, si no coinciden con el guión pre elaborado..

Además esperan el beneficio extra de que los interrogados de coincidir o ser manipulados y digan lo previsto, en Cuba serán repudiados y excluidos del sector con la consiguiente campaña mediática siempre favorable a la creación de cismas entre la intelectualidad y las instituciones y llevar al creador a sentirse bajo el fuego entre ambas orillas.

Pero lo esencial, sin asumir actitudes paternalistas con unos y sin dejar de reconocer los que a pesar de todo, no se dejaron conducir, ni replegaron sus opiniones, el problema desborda a los propios artistas quienes a mi juicio, no siempre se encuentran lo suficientemente informados y asesorados sobre el terreno mediático y político donde se mueven en EEUU y que le es inexcusable conocer para orientarse con éxito en las difíciles condiciones en las cuales  se comunican con sus públicos en Miami que bien merecen una canción.

http://cubaessurtidor.blogspot.com/2014/12/miami-merece-una-cancion.html

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .