Carlos Baliño, martiano y marxista leninista. #Cuba #YoTambienExijoMas

Por Israel Valdés Rodríguez*

 Hay personalidades de nuestra historia que aún requieren y merecen ser recordados por todos los cubanos, por todos los patriotas, por todos los amantes de la libertad y el progreso. Uno de estos hombres es Carlos Benigno Baliño López.

 Nació en Guanajay, actual provincia de Artemisa, el 13 de febrero de 1848. En 1865 ingresa en la Escuela Preparatoria Profesoral de La Habana. Entonces colabora en periódicos de esta localidad, publicando versos y artículos diversos, donde se aprecia su pensamiento avanzado.

En 1868 ingresa en la Escuela Profesional de dibujo, pintura, escultura y grabado en San Alejandro. En 1869, por razones patrióticas, emigra a Estados Unidos, donde se reúne con su padre, quien ha escapado del confinamiento a que lo sometió el gobierno colonial español en la isla de Fernando Poo. Comienza a trabajar como escogedor de tabaco en varias fábricas de La Florida. Más tarde realiza otros trabajos en la misma rama tabacalera. En 1870 se halla residiendo en Nueva Orleans.

En 1889 colabora en La Tribuna del Trabajo, periódico que comienza a publicarse ese año en Cayo Hueso. En 1891 se establece en Tampa. En 1892 participa, junto a José Martí, en la inauguración del Liceo Cubano de Cayo Hueso y también en la fundación del Partido Revolucionario Cubano y firma las bases y el acta de constitución del mismo. Martí lo consideraba un dirigente de gran talla. El 10 de octubre, pronuncia un importante discurso con motivo del aniversario del Grito de Yara. Martí publica en el periódico Patria dicho discurso.

En 1894 se reúne en Ocala, Florida, con otros trabajadores emigrados, para fundar el municipio de Martí City. Dirige importante carta al patriota Rafael Serra, en la que denuncia la amenaza del imperialismo norteamericano sobre Cuba y hace profesión de fe socialista. Durante el año 1895 habla en diversos actos, en Cayo Hueso y otros lugares recabando apoyo para la lucha por la independencia de Cuba. En 1896 traduce y prologa la obra de H. Davis La Nueva Esclavitud, denunciando la amenaza del imperialismo yanqui sobre Cuba.

En 1897 colabora en La Nueva República, semanario cubano que se publica en Tampa bajo la dirección de Pablo Rousseau. Ofrece conferencias sobre el socialismo en los clubes de emigrados revolucionarios cubanos; entonces, reside y trabaja en Jacksonville.

En el año 1902 regresa a Cuba y colabora en le diario El Mundo, así como en El Proletario y otros periódicos obreros. Apoya la Huelga de los Aprendices.

El 18 de noviembre de 1903, funda en La Habana el Club de propaganda Socialista de la Isla de Cuba, organización que se propone estudiar y divulgar el marxismo. En 1904 intercambia criterios con los dirigentes del Partido Obrero y los exhorta a no conformarse con el Programa Mínimo de la II Internacional y adoptar el Programa Máximo. Colabora en La voz Obrera, órgano del Partido Obrero.

En 1905 publica su importante folleto Verdades Socialistas, primera exposición de esa magnitud que se escribe en Cuba sobre el socialismo marxista. Redacta un documento al que titula Bases Fundamentales, el que es hecho suyo por el Partido Obrero. En dichas bases se plantea como objetivos del Partido la socialización de los medios de producción, la toma del poder político por el proletariado y la lucha por la sociedad sin clases. En septiembre, el Club de Propaganda Socialista y el Partido Obrero se unen, surgiendo así el Partido Obrero Socialista y Baliño figura en su dirección.

En 1906 participa en los actos del Primero de Mayo en Matanzas, donde hay un fuerte núcleo del Partido Obrero Socialista. Pasa a ser miembro del Comité Central del Partido Socialista de Cuba, al crearse dicha organización en noviembre de este año mediante la fusión del Partido Obrero Socialista y la Agrupación Socialista Internacional.

En 1907 visita numerosos lugares del interior del país, recabando ayuda para los obreros que realizan la Huelga de la Moneda. Se encuentra en Manzanillo con Agustín Martín Veloz (Martinillo), fundador del Partido Socialista en esa región oriental y destacada figura del marxismo en nuestro país durante las primeras décadas republicanas.

En 1909 escribe su conocida carta al Presidente de la Agrupación Socialista de La Habana, Benigno Miranda, anunciándole su renuncia como miembro de la Agrupación porque esta ha asumido una actitud que favorece la discriminación de los obreros nativos.

En 1911 apoya la Huelga del Alcantarillado, importante movimiento de obreros de la construcción en la capital habanera. En 1917 escribe su artículo En Marcha hacia la Vida y la Libertad, en el que saluda a la Revolución en Rusia. A partir de 1918 escribe artículos y poemas en saludo a la Gran Revolución Socialista de Octubre, y reclama la solidaridad de los trabajadores y del pueblo de Cuba hacia el primer Estado de obreros y campesinos.

En 1921 traduce y prologa la edición del libro de Scott Nearing, El Imperio Americano, una nueva denuncia contra el imperialismo.

Colabora por esta época en El Socialista, órgano de la referida Agrupación. Colaboró, además de en las publicaciones ya mencionadas, en El Productor, El Obrero Cigarrero, Justicia y Lucha de Clases, del que fue también director. A partir de 1919 contribuye a reorganizar los pequeños grupos socialistas en agrupaciones comunistas.

En el mes de julio de1922, bajo su dirección, la Agrupación Socialista de La Habana, acuerda identificarse con la Revolución Socialista de Octubre y adherirse a la Internacional Comunista. Este año dirige la revista Espartaco, que se propone ser un órgano de difusión del pensamiento socialista.

El 18 de marzo de 1923 funda la Agrupación Comunista de La Habana, primera organización marxista-leninista de Cuba, la que ayuda a la creación de agrupaciones similares en otros lugares del país y prepara las condiciones para celebrar el congreso en que se funda el primer Partido Comunista de Cuba. Trabaja y colabora en la revista Juventud, fundada por Julio Antonio Mella.

En 1924 funda y dirige Lucha de Clases, primer periódico marxista-leninista cubano, órgano primero de la Agrupación Comunista de La Habana y, después, del Partido Comunista de Cuba.

El 14 de julio de 1925, participa con Julio Antonio Mella, quien lo consideraba su maestro, en la fundación de la Sección Cubana de la Liga Antimperialista. El 16 de agosto, en unión de Mella y de un grupo de prestigiosos dirigentes obreros y revolucionarios, participa en el congreso constituyente del Partido Comunista de Cuba y es electo miembro de su Comité Central.

Baliño estaba convencido de que sólo la lucha antimperialista conduciría a la liberación definitiva de Cuba. En diciembre de 1925 era encausado, con Mella, por terrorista. Meses después, el 18 de junio de 1926, fallece en La Habana, en medio de la brutal represión machadista contra la dirección del Partido. Como expresara José Martí de su amigo y compatriota ejemplar: “un cubano que padece, con alma hermosa, por las penas de la humanidad, y sólo podría pecar por la impaciencia de redimirlas.”

Carlos Baliño fue el hilo conductor entre las ideas de José Martí y Julio Antonio Mella; entre el Partido Revolucionario Cubano y el Partido Comunista de Cuba.

* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .