Enjambre de frentes guerrilleros (I). #Cuba #TenemosMemoria

Por: Dr Roberto Pérez Rivero.*

El triunfo de la Revolución cubana hace 56 años, fue impulsado decisivamente por la creación de frentes guerrilleros durante la Guerra de Liberación Nacional.

 Ése fue el Primer Frente…

Con el desembarco del yate Granma, el 2 de diciembre de 1956, se inició la contienda bélica que condujo al pueblo cubano a su definitiva independencia. A ese resultado aportó significativamente la evolución del Ejército Rebelde, desde una pequeña columna hasta un ejército conformado por nueve frentes guerrilleros.

Ese crecimiento, según las reflexiones del Che, forma parte de la esencia de la lucha guerrillera. El destino de un grupo guerrillero, si llega a ser la vanguardia del pueblo revolucionario, es incrementarse cuantitativa y cualitativamente, y aumentar el territorio abarcado por su acción guerrillera: “Cuando la guerrilla ha alcanzado un poderío respetable en armas y en número de combatientes, debe irse a la formación de nuevas columnas. Es un hecho parecido al de la colmena que, en determinado momento, suelta una nueva reina que se va a otra región con parte del enjambre…”[i]

Esas conclusiones las extrajo el Guerrillero Heroico de la experiencia de la guerra revolucionaria en Cuba. Después del revés de Alegría de Pío, la guerrilla logra la supervivencia, asentarse en una zona de la Sierra Maestra, crecer en fuerzas y medios, hasta llegar a convertirse en una poderosa columna.

Para alcanzar ese resultado fueron determinantes los lineamientos estratégicos que desarrolló el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, entre ellos la necesidad de trabajar en pos de la extensión de la guerra a otros territorios.

Entre los combates del año 57, sobresale el del Uvero, por su envergadura, novedades tácticas –a decir del Che, fue la victoria que marcó la mayoría de edad de la guerrilla- y porque después del mismo, el Che se separa de la Columna 1 y queda con los heridos y cuatro compañeros más para su defensa. Cuando se reincorpora a la tropa del Comandante en Jefe, lo hace con un grupo más numeroso y bien organizado.

Por la experiencia alcanzada y el armamento ocupado en el Uvero, en julio de 1957 Fidel decide formar una nueva columna, la 4. Sobre este hecho él expresó: “A una parte de la tropa con la que yo regreso de aquel combate a orillas del mar y algunos buenos oficiales con sus hombres, entre ellos Camilo y otros, los envío con el Che a formar la segunda columna hacia el Este del pico Turquino, que no estaba muy lejos de la primera. Ése fue el Primer Frente, con la columna originaria y la nueva columna bajo el mando del Che.”[ii]

Mientras el ejército guerrillero se fortalecía en la Sierra Maestra, la lucha antidictatorial en los llanos y ciudades se generalizaba y diversificaba sus formas y métodos. El 10 de noviembre del 57 comienza a actuar en las montañas del Escambray un destacamento del Directorio Revolucionario 13 de Marzo. Igualmente, para febrero de 1958 el Partido Socialista Popular establece un grupo guerrillero al norte de Las Villas. Así se confirmaba el reconocimiento a lo que ya el Ejército Rebelde venía demostrando, que en la lucha contra la tiranía el lugar principal lo ocupaba la guerra de guerrillas.

Para finales del año 57, las fuerzas guerrilleras han ganado seguridad y tienden en cierto modo a establecerse. Los resultados obtenidos en diferentes combates como el de Pino del Agua II, la preparación militar y política alcanzada por los jefes y oficiales del Ejército Rebelde, el debilitamiento en el estado político moral de la tropa de la tiranía, así como la existencia de condiciones objetivas y subjetivas favorables en otros territorios, hacen posible y sobre todo necesario, que se continúe extendiendo la guerra fuera del territorio de la Sierra Maestra.

La ampliación del teatro de operaciones, se produce a través de la apertura de nuevos frentes. El 27 de febrero de 1958, se crearon dos nuevas columnas: la 6 «Frank País», al mando del comandante Raúl Castro Ruz, y la 3 «Santiago de Cuba» comandada por el comandante Juan Almeida Bosque.

El 31 de marzo de 1958, otra pequeña columna de 29 hombres, al mando del capitán Camilo Cienfuegos, bajó de la Sierra para operar en los llanos del Cauto.

[i] Ernesto Guevara de la Serna, en: Che. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1969, p. 305.

[ii] Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado: Cien horas con Fidel. Conversaciones con Ignacio Ramonet. OPCE, Tercera edición, La Habana, 2006, p. 219.

* Presidente de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.