#Cuba: A 70 años del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki.

Por Israel Valdés Rodríguez*

Pocos minutos después de que el avión norteamericano dejó caer su carga mortífera sobre la ciudad, desaparecieron 600 000 casas en un área de 14 Km2. De los 300 000 habitantes de Hiroshima, más de la mitad murieron instantáneamente.

Los que sobrevivieron, han ido sucumbiendo años después, producto de la radioactividad. Tres días más tarde la ciudad de Nagasaki sufría también los efectos de la explosión atómica. El saldo de este doble crimen fue de 447 000 civiles muertos u horriblemente mutilados.

En el monumento de las víctimas de Hiroshima hay una inscripción que dice: “¡Dormid en paz. El error no se repetirá!” Pero lo ocurrido el 6 y el 9 de agosto de 1945 no fue una equivocación, sino un acto premeditado. El entonces secretario de Estado norteamericano declaró que el uso de la bomba atómica había sido necesario “no tanto para destruir a Japón, como para hacer a la Unión Soviética más flexible en Europa”.

El propósito estaba claro. Hiroshima y Nagasaki no fueron blancos casuales. Con esa demostración de fuerza se pretendía chantajear a la entonces Unión Soviética.

Como se ha afirmado, el uso de la bomba atómica no estaba dirigido a acelerar el fin de la contienda bélica, sino a iniciar una nueva época histórica: la Guerra Fría.

*Editor de El Blog de Israel Valdés, licenciado, profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores de Cuba.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.