Los ataques en TV de #Miami contra sistema empresarial militar de #Cuba (IV)

Su real preocupación es la eficiencia del sistema militar cubano de negocios

Por Roberto A. Paneque Fonseca* 

Sin embargo, lo que todavía no he visto ni escuchado decir es que ese sistema empresarial militar funciona, y que funciona muy bien; que empezó de la nada hace más de 40 años y que en todo este tiempo ha sentado pautas en la economía cubana.

Cuando en 1975 ingresé yo en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, recuerdo que se empezaban a generalizar algunas experiencias que conllevaran al autoabastecimiento alimenticio de las unidades, para de manera gradual lograr una independencia de los suministros del Gobierno de Cuba y prescindir de todos esos alimentos para que se destinaran a la población.

Estos cultivos y cría de animales no fueron entonces un “invento”, pues el Ejército Rebelde (1956-1959), luego de su asentamiento en determinados territorios, asumió la organización y desarrollo de la producción de alimentos para las tropas: lo mismo que había hecho entre 1868 y 1895 el Ejército Libertador que combatía contra el Colonialismo Español.

En mi unidad militar UM-1757 –adscrita a la Dirección de Inteligencia Militar (DIM)- recuerdo que se fueron creando pequeños establecimientos para criar ganado porcino y avícola, así como parcelas para la siembra de varios tipos de plantaciones que poco a poco contribuyeron a nuestro auto sustento, hasta el punto que en solo tres o cuatro años, generaba ya excedentes que eran enviados a otras unidades del Estado Mayor  General (EGM), cuyo jefe entonces era el General de División Senén Casas Regueiro, a quien recuerdo con mucho cariño, afecto y admiración.

Por aquellos años, el Jefe de la Retaguardia del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) era su hermano, el general Julio Casas Regueiro, precisamente el encargado de implementar todas esas experiencias de autoconsumo en las unidades militares de los tres ejércitos ubicados en territorio cubano y del cuatro ejército, que libraba campañas de guerra en varios países de África.

Sobre los años de la década de los 80´s ya todas estas producciones y los ingresos en divisas que venían de otras empresas militares como Tecno-Import y Tecno-Tex, permitieron a las fuerzas armadas lograr un real autoabastecimiento.

Si mal no recuerdo, las FAR exclusivamente recibían de la economía nacional una importante porción del arroz que consumían los militares y punto, porque todos los demás productos, o los fabricaban, o los cultivaban o los compraban con las divisas convertibles que generaban sus negocios internacionales.

* Periodista cubano residente en España editor del blog Roberto Paneque

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.