La TV anticubana que no se ve. (I) #Cuba #Miami #Tenemos Memoria

Por Israel Valdés Rodríguez*

En el mes de mayo de 1985, con la salida al aire de la llamada Radio Martí, comenzó a sugerirse la macabra idea de poner en práctica un proyecto televisivo especialmente diseñado contra nuestro país. Es otra de las formas de la subversión política ideológica.

Es obvio, que durante la tramitación de esta operación anticubana en la legislación norteamericana se violaron conscientemente procedimientos sustantivos que evidencian la complicidad de varios factores en el logro de este proyecto, donde están implicados componentes de carácter jurídico, de relaciones internacionales y hasta de índole militar y sin embargo estas cuestiones nunca se debatieron en los respectivos comités congresionales.

Fue el presidente Ronald Reagan el promotor del proyecto y quien después de agilizadas aprobaciones en las distintas cámaras, firma el 1ro de octubre de 1986 la ley que permitía la realización de las primeras diligencias. Con el triunfo de George Bush (padre), el proyecto tomó fuerza.

El 31 de marzo de 1989 el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de la Televisión Martí y su presupuesto, bajo la administración del Departamento de Estado. El proyecto de 16 millones de dólares fue presentado por el congresista Bill Nelson con la complacencia del presidente Bush.

El 20 de mayo en una reunión con la extrema derecha de los emigrados cubanos en la Florida el Bush declaró:

“Yo les prometo que hasta que Fidel Castro no muestre deseo de cambiar el comportamiento de Cuba y su política, nosotros mantendremos nuestra actual política hacia Cuba. Espero que esto ponga fin a las especulaciones de que mi gobierno, unilateralmente, mejorará las relaciones con Cuba”.

Esa misma mañana, como parte de la maniobra militar Global Shield (Escudo Global), aviones estadounidenses ensayaban un golpe aéreo masivo contra las provincias occidentales de Cuba. Completando la maniobra intimidatoria se mantuvieron un gran número de barcos de guerra en aguas cercanas a la Isla.

En los primeros meses de 1990 se acelera el proceso de derrumbe del Socialismo en Europa del Este. Previendo que algo similar ocurriría en Cuba, el presidente Bush da órdenes al Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), para que confeccione un plan, cuyo objetivo sería impedir la entrada indiscriminada de cubanos en territorio norteamericano una vez que se derrumbara el gobierno revolucionario en Cuba.

El 27 de marzo de 1990, comenzó la agresión televisiva, que fue neutralizada a los 10 minutos de penetrar en los telerreceptores cubanos. Día tras día, desde esa fecha, el ataque ha sido repelido, disminuyendo el tiempo en que se observa la señal desde 10 a un minuto.

El 27 de julio de 1990, la administración de George H. W. Bush (padre) presentó al Congreso un informe evaluando el llamado período de pruebas de la también mal llamada Tele Martí. En el mismo se reconoce que Cuba de manera eficaz y sistemática lograba interferir las señales, que la Junta Internacional del Registro de Frecuencias ha certificado la ilegalidad de esa acción y que la reacción internacional había sido desfavorable a Estados Unidos. No obstante, el presidente Bush (padre) ordenó continuar las transmisiones.

El 20 de noviembre de 1997 se inició una fase cualitativamente nueva en la agresión televisiva, al comenzar las transmisiones de la mal llamada Tele Martí en la banda de UHF.

Nuevamente el pueblo cubano brindó una respuesta contundente al agresor, neutralizando en pocos minutos la penetración de la señal subversiva.

El 6 de mayo de 2004, el presidente George W. Bush (hijo) decidió dar nuevos pasos en el escalamiento de la agresión radioelectrónica y las campañas de desinformación y estímulo a la subversión en Cuba, al anunciar la asignación de 18 millones de dólares adicionales para las transmisiones de las mal llamadas TV y Radio Martí contra el pueblo cubano, desde un avión militar C-130, que sería destinado exclusivamente a ello.

Con todo el potencial tecnológico y la experiencia acumulada por un amplio número de especialistas altamente calificados en este tipo de guerra sucia, se recrudeció la agresión anticubana en materia de transmisiones radiales y televisivas, que alcanzó en octubre del 2004 los notables índices de 2 258 horas semanales emitidas en 30 frecuencias de radio y televisión.

Los reiterados intentos de utilizar el factor sorpresa, mediante cambios en el canal o los horarios de transmisión, no han reportado resultado satisfactorio alguno al agresor.

Estados Unidos pretende cubrir su impúdica agresión a la soberanía y la dignidad del pueblo cubano, alegando que sus transmisiones televisivas no generan interferencias en Cuba, al transmitir en un horario en que no está en servicios la televisión cubana. Oculta cínicamente que los transmisores cubanos han sido debidamente registrados para ofrecer servicios las 24 horas del día.

No sólo se transmite hacia Cuba una programación televisiva preñada de mentiras, tergiversaciones de la historia y la realidad actual, profundamente ofensiva a la determinación de independencia y justicia de la nación cubana; se pretende coartar el ejercicio del derecho de libre determinación a su pueblo, impidiéndole – como hace cualquier otro país en el mundo – administrar soberanamente sus frecuencias radioeléctricas y espacio radio-electrónicos, y decidir al interior de sus fronteras, el modo y horario de transmisiones de los servicios de radio y televisión.

La agresión radio-televisiva contra Cuba evidencia no sólo la naturaleza demencial de su política de hostilidad y agresiones contra el pueblo cubano, también el total desprecio del gobierno de Estados Unidos por las normas y principios del Derecho Internacional que rigen las relaciones entre los Estados.

* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .