Concluye reunión del SICA sin acuerdos y críticas a la Ley de Ajuste Cubano de #EEUU. #Cuba

Cubadebate.- Los cancilleres de los países que integran el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) cerraron sin un acuerdo conjunto su reunión extraordinaria celebrada en El Salvador, país que preside ese organismo, en la que abordaron la situación de los cubanos varados en Costa Rica.

Según informó el canciller salvadoreño Hugo Martínez al concluir el encuentro, cada país anunciará “unilateralmente” las medidas que tomarán en relación a los inmigrantes cubanos y reafirmó que los países del SICA -–Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana- acordaron respetar el “principio de autodeterminación” de esas naciones.

“Los escenarios de salida tendrán que ver con las decisiones soberanas que cada país tome, pero hemos expresado el deseo de resolver el problema específico que está teniendo Costa Rica en este momento”, dijo Martínez.

Desde las nueve de la mañana cancilleres de 12 países –participaron como invitados México, Colombia, Cuba y Ecuador, incorporados al cónclave a partir del mediodía -, se reunieron a puertas cerradas en un hotel del costero municipio de San Luis Talpa, cercano al aeropuerto internacional monseñor Óscar Romero, 44 km al sureste de San Salvador.

Según Prensa Latina, por la parte cubana asistió el Canciller Bruno Rodríguez Parrilla, quien constató el respeto de los participantes en la reunión a la posición de la Isla. Cuba considera que estas personas son víctimas de la politización del tema migratorio por parte del gobierno de los Estados Unidos, de la Ley de Ajuste Cubano y, en particular, de la aplicación de la llamada política de pies secos-pies mojados.

El canciller de Costa Rica, Manuel González, admitió a los periodistas en uno de los recesos del encuentro que la estadounidense Ley de Ajuste Cubano es un “imán” que atrae a la migración de la isla caribeña hacia Estados Unidos -país que no participó en la reunión-, y dijo que la solución al problema migratorio actual está “más allá de la región”.

“Hemos coincidido también en la inconveniencia de la Ley de Ajuste Cubano que tiene los Estados Unidos desde 1966, que es precisamente lo que motiva ese tipo de migraciones, lo que convierte a Estados Unidos en un imán que atrae ese tipo de migraciones”, señaló en declaraciones a un canal televisivo desde San Salvador.

El canciller costarricense afirmó que “el problema debe atacarse desde la estructura”, es decir, la política estadounidense que estimula la emigración ilegal desde la isla.

Según los trascendidos, el debate en el encuentro fue más allá de la discusión de la situación de los cubanos en la zona fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua, al abordar la problemática de la migración ilegal por Centroamérica, y los asistentes coincidieron en que la situación creada no es responsabilidad de Cuba.

El vicecanciller nicaragüense, Dennis Moncada recordó la responsabilidad de los Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal, que afecta a Cuba y que está afectando ya a la región centroamericana.

“El gobierno de Nicaragua ratifica su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales que causan daño, sufrimiento y pérdidas económicas a seres humanos, familias enteras, gobiernos y pueblos de Cuba y la región”, expresó el nicaragüense.

“Nuestra posición de país es invariable, como corresponde con nuestro compromiso de buen gobierno, que responde a nuestro pueblo, garantizando una Nicaragua segura, que contribuya, como ha venido contribuyendo, a la seguridad de la región centroamericana”, añadió.

Moncada achacó este problema migratorio a Estados Unidos y afirmó que el Istmo carece de recursos económicos para facilitar, por su territorio, el tránsito de los migrantes cubanos, varados en Peñas Blancas, frontera norte de Costa Rica.

“Nuestros países no cuentan con los recursos para enfrentar esta nueva amenaza a nuestra seguridad nacional, sobre todo, si tomamos en cuenta que el desorden migratorio incrementa los riesgos de presencia y acciones terroristas en nuestra región, considerando el creciente tránsito de migrantes ilegales de África y otros continentes”, dijo el vicecanciller.

Agregó: “Nuestros presupuestos nacionales, como sabemos, han tenido y tienen que asumir con escaso, irrisorio, apoyo internacional, la lucha contra el narcotráfico, y el cuido de la seguridad de los mismos Estados Unidos”.

La ministra de Movilidad Humana de Ecuador, María Landázuri, dijo a la AFP que según las políticas internacionales la creación de un corredor humanitario no aplica en esta situación porque solo es posible en situaciones de guerra o conflicto armado.

Ante esta realidad apeló a promover un “diálogo abierto y colaborativo” y tomar acciones para permitir el paso de los migrantes de manera que cada país aplique sus leyes en su territorio, pero al mismo tiempo garanticen la seguridad e integridad de los migrantes.

Ante una pregunta de Prensa Latina, el canciller salvadoreño Hugo Martínez criticó a Estados Unidos por establecer medidas que incentivan y “favorecen la emigración de cubanos” mientras los migrantes de otros países centroamericanos son deportados.

“Todos los países expresamos y coincidimos que el factor que detona esa emigración está afuera de los países que estuvimos en la reunión de ahora… Son medidas hasta cierto punto discriminatorias ante otros inmigrantes, no se aplican a los inmigrantes centroamericanos… No estamos de acuerdo con ninguna medida extraterritorial, se llame esta embargo comercial o medida de carácter migratorio”, dijo.

El experto cubano Jesús Arboleya, en declaraciones al diario digital Progreso Semanal, reconoció que las opciones para solucionar esta situación son extremadamente complejas y recordó la dificultad para establecer un corredor humanitario que facilite el traslado de emigrantes ilegales a lo largo de América hasta llegar a Estados Unidos, pues “según establece la política de pies secos / pies mojados, los cubanos también son ilegales hasta que pisan suelo norteamericano”.

Se trata de un canal ilegal, pero no solo para cubanos, sino para el resto de los migrantes, añadió. “Por otro lado, es de suponer que Estados Unidos hará todo lo posible para que no se apruebe esa medida: sería un enorme grupo de migrantes cubanos que llegarían a su frontera con una gran visibilidad mediática a los cuales, según su ley, tendrían que dejar entrar de un golpe; (los países reunidos en El Salvador) llevan implícitamente una denuncia a la Ley de Ajuste Cubano frente al resto de Latinoamérica”, añadió.

En palabras de Arboleya, la lógica indica que “se trate de evitar ese flujo migratorio, y para eso no hay otra alternativa que la concertación de los gobiernos reunidos, y Estados Unidos va a estar presionando en eso. Recordemos que este no es un problema exclusivo de los cubanos, sino de todos los emigrantes ilegales de América Latina, que se complica en el caso de los cubanos por el hecho de que son los únicos que son aceptados en caso de llegar a la frontera”.

Reunión SICA+4 en El Salvador

Continuarán trabajando para resolver situación de migrantes cubanos en Costa Rica

En el encuentro, que contó con la presencia del canciller Bruno Rodríguez Parrilla, se rechazó la Leyde Ajuste Cubano y otras políticas conexas que incitan a la migración ilegal hacia Estados Unidos

Granma

SAN SALVADOR.—Los países miem­bros del Sistema de In­te­gración Centroamericana, a los que se sumaron Cuba, Ecuador, Colom­bia y Mé­xico, coincidieron este martes aquí durante la reunión SICA+4 en continuar trabajando para encontrar una solución al problema de los migrantes cubanos que permanecen en Cos­ta Rica.

Los asistentes coincidieron en la necesidad de buscar una solución integral al problema, “que no son esas 2 000 o 3 000 personas, sino las medidas unilaterales que se toman para incentivar la migración de na­cionales de un país”, dijo el canciller salvadoreño Hugo Martínez, cu­yo país acogió las cita en calidad de presidente pro témpore del SICA.

También trascendió la importancia de encontrar una salida a la situación de los cubanos en Costa Rica, cu­ya cifra es cercana a los 3 000.

El diplomático salvadoreño precisó que este conflicto no se incentiva en los países de origen y tránsito, sino en el de destino, Estados Unidos.

Los cubanos tratan de llegar a ese país que aplica medidas particulares que desafortunadamente no han sido tomadas para migrantes de la región centroamericana, dijo en referencia a la Ley de Ajuste Cu­bano que crea una vía expedita para los nacidos en la Isla a la residencia en Es­tados Unidos.

Precisó que su país exigirá con todas sus fuerzas que se respeten también los derechos de los migrantes salvadoreños y centroamericanos en general.

Respecto al cuello de botella que se ha generado durante las pasadas semanas en Costa Rica, donde permanecen cerca de 3 000 cubanos, el canciller salvadoreño dijo que los países implicados abordarán el asun­to de acuerdo con sus respectivas legislaciones.

En ese sentido, señaló que se de­be respetar el principio de autodeterminación de cada nación, que tiene la potestad de reservarse el derecho de admitir o no a estas personas en su territorio.

Durante los encuentros de este martes en San Salvador, la delegación nicaragüense mantuvo la postura que ha defendido desde la pa­sada semana, cuando limitó la en­trada a su país de cerca de 2 000 cu­banos provenientes de Costa Rica por considerarlo una violación a su soberanía y a las leyes migratorias vi­gentes.

Una declaración oficial leída por la Coordinadora del Consejo de Co­municación y Ciudadanía, Ro­sario Murillo, sostiene que el gobierno ni­caragüense “ratifica su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales que causan daño, su­fri­miento, y pérdidas económicas a se­res humanos, familias enteras, go­biernos y pueblos de Cuba y la región”.

Añade que Estados Unidos “tie­ne la responsabilidad de corregir y cambiar esta situación, aceptando, de una vez por todas, con realismo y seriedad, un nuevo tiempo, de diálogo y respeto, en las relaciones con América Latina y el Caribe”.

El canciller de Costa Rica, Ma­nuel González, destacó las buenas intenciones mostradas por Cu­ba, Colombia, Ecuador y Mé­xico, que se sumaron en horas de la tarde a los países integrantes de ese organismo.

González dijo que “urge” buscar una salida coyuntural inmediata pues el problema sigue al interior de las fronteras costarricenses, mientras continúa aumentando el número de cubanos que llegan hasta allí con el objetivo de continuar su paso hacia EE.UU.

Por su parte, la viceministra de Movilidad Humana de Ecuador, Ma­ría Landázuri, recordó a la AFP que al amparo de la legislación in­ternacional “dentro de las soluciones que se podría dar a los cubanos no se puede contemplar la creación de un corredor humanitario”, pues “ello aplica únicamente en situaciones de guerra o conflicto armado y este no es el caso”.

RECHAZO A LA LEY DE AJUSTE CUBANO

Un cable de Prensa Latina señala que la reunión del SICA más Cuba, México, Ecuador y Colombia rechazó unánimemente la Ley de Ajuste Cu­bano y otras normativas conexas como la política de pies secos-pies mojados y el Programa de Parole para Profesionales Médicos Cuba­nos, que estimulan la emigración ilegal hacia Estados Unidos.

Los ministros manifestaron mu­cho respeto a la posición de la Isla, que considera que estas personas son víctimas de la politización del te­ma migratorio por parte del go­bierno de los Estados Unidos.

Añade que en la cumbre denominada SICA+4 hubo un consenso para trabajar en la lucha contra el tráfico ilegal y la trata de personas.

Los diplomáticos de Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Belice, Panamá y República Do­mi­nicana, El Salvador como anfitrión y como invitados

Cuba, Colombia, Ecuador y México, convergieron en que cada nación adoptará, dentro de sus respectivas leyes, medidas pa­ra reducir la cifra de migrantes ile­gales.

Cuba reiteró que los ciudadanos que hayan salido legalmente del país y cumplan con la legislación mi­gratoria vigente tienen derecho a retornar, si así lo desean.

La reunión extraordinaria se realizó a puertas cerradas en el Salón Oficial del aeropuerto internacional Oscar Arnulfo Romero, localizado a unos 45 kilómetros al sur de esta capital.

Reunión del SICA por solución al tema migrantes cubanos en Costa Rica

Cubadebate.- El Gobierno de Nicaragua señaló hoy la responsabilidad de Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal que afecta a Cuba y a la región centroamericana.

La posición nicaragüense fue expuesta este martes por el vicecanciller Dennis Moncada en la reunión extraordinaria de ministros de Relaciones Exteriores del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), en San Salvador, para abordar el tema de más de dos mil emigrantes cubanos varados en Costa Rica.

El texto de la declaración, leído en la televisión local por la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, consideró que el gobierno de Costa Rica creó y manipuló esta crisis la cual pretende desconocer e ignorar las causas y la responsabilidad de Estados Unidos.

Estados Unidos tiene la responsabilidad de corregir y cambiar esta situación, aceptando, de una vez por todas, con realismo y seriedad, un nuevo tiempo, de diálogo y respeto, en las relaciones con América Latina y el Caribe, enfatizó el representante nicaragüense.

Nicaragua aseveró que ratifica “su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales las cuales causan daño, sufrimiento, y pérdidas económicas a seres humanos, familias enteras, gobiernos y los pueblos de Cuba y la región”.

Dicha política de Estados Unidos confiere a los cubanos un tratamiento diferenciado, único en todo el mundo, al admitirlos de forma inmediata y automática sin importar las vías y medios que utilizan, incluso si llegan de manera ilegal a su territorio.

La cancillería cubana enfatizó en una reciente declaración que estas personas son víctimas de la politización del tema migratorio por parte de la administración estadounidense, de la Ley de Ajuste Cubano y, en particular, de la aplicación de la llamada política de pies secos-pies mojados.

Managua exigió a San José tomar las medidas correspondientes para retirar de las zonas fronterizas a todas las personas cuya concentración augura y alienta nuevas acciones violentas, lesivas de la soberanía que Nicaragua “ha hecho y hará respetar”. También abogó por los derechos de “esos centenares de miles y hasta millones de migrantes centroamericanos, (que) al llegar a los Estados Unidos, luego de atravesar todos los peligros y riesgos de muerte ya conocidos, padecen degradante persecución, detención y repatriación forzosa”.

(Información de Prensa Latina)

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.