La Iglesia Ortodoxa rusa durante la Gran Guerra Patria. #CubaEsPaz #Cuba

 Sacerdotes bendiciendo a tropas soviéticas durante la guerra

Por Jorge Wejebe Cobo / Cuba es Surtidor

El 8 de mayo de 1945 se celebraba en Moscú el Desfile por la Victoria contra el Fascismo y Stalin presidió una gran recepción en los salones del Kremlin para todas las delegaciones extranjeras invitadas y a la prensa.

Entre los invitados especiales con los que el jefe de estado brindó por la victoria, resaltaban monarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, algunos exhibiendo sobre sus sotanas  condecoraciones estatales por su servicio durante la contienda, lo que resaltaba con sus tradicionales largas barbas y los hábitos de la orden  orladas de dorado.

Era conocido que Stalin en el pasado reprimió a la iglesia con extrema dureza, incluyendo a no pocos sacerdotes que fueron muertos o detenidos bajo reales o falsas acusaciones de oponerse al nuevo sistema, pero la agresión fascista del 22 de junio de 1941 trastocaría esa situación.

Los nazis a medida que se adentraban en territorio soviético esperaban tener como aliados naturales a los “Popes”, o curas ortodoxos en las aldeas y ciudades  de quienes  pensaban llamarían a sus feligreses a unirse a los invasores contra el comunismo, ya que consideraban  que conservarían el antagonismo al poder soviético ateo.

Pero quedaron frustrados cuando en muchas ocasiones desde las iglesias semi destruidas o algunas cerradas desde el inicio de la Revolución, los clérigos emulaban con los comisarios políticos y dirigentes comunistas  en exhortar  al pueblo a tomar las armas contra el invasor.

Era el llamado a defender “la sagrada tierra rusa” lo que unía al pueblo por encima de ideologías y creencias, algo que se repetíó casi 150 años después de la resistencia rusa a la invasión napoleónica, que supuestamente venía a liberar a los campesinos rusos del vasallaje de la autocracia  zarista.

En el peor momento para la URSS  en el duro invierno de 1941, con  las divisiones alemanas  a las puertas de Moscú, las iglesias  redoblaron las campanas llamando al combate y los sacerdotes bendecían a los soldados antes de partir al campo de batalla.

Esa realidad hizo que posteriormente  Stalin se reuniera con los metropolitas Serguéi Starogorodski, Alexéi Simanski y Nikolái Yarushévich en el Kremlin para restablecer el Santo Sínodo de Moscú y el patriarcado. Además se le permitió asistir dentro del ejército como capellanes a sus feligreses y bendecir a las banderas de combates de las unidades.

También la Iglesia colaboró con el gobierno soviético haciendo colectas de dinero para la fabricación de armas, tanques, cañones, etcétera. Clérigos combatieron contra el enemigo y  muchos ofrendaron sus vidas heroicamente junto a comunistas y creyentes.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Iglesia Ortodoxa rusa durante la Gran Guerra Patria. #CubaEsPaz #Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.