Mercenario: Adjetivo de moda en #Cuba.

Por Roberto Solís / Radio Miami

Cuando un individuo sirve como  soldado a un gobierno extranjero, se le  considera un  mercenario. Así que ahorita ya “no habrá cama pa´ tanta gente”, puede ser que  se agotan los muchos $ 80 millones que se dedican a comprar conciencias, avituallar, servir de garantía, adquirir ropas y calzados  de marcas, latas de comestibles de exquisito placer culinario, abrigos de piel, vacaciones en el exterior, con los gastos cubiertos,  ya sea Europa como Estados Unidos, no importa,  el fin es poder salir a disfrutar del “Maná de los Dioses” con sus  variedades que satisfacen al más  exigente y regresar cargados de bultos para su familia, amigos y para negociar  también.

Así las cosas, el ridículo y el abuso hacen de estos privilegios correr el riesgo de  que ojos visores detecten “irregularidades” en los abusos de esos fondos dedicados a socavar  el orden constitucional y a su vez tratar de desestabilizar cualquier cosa en nuestra Cuba, la de todos y son desviados para usos y abusos personales.

Cualquier maniobra es aceptada. Ahora sale este individuo de aspecto repugnante, conocido en su mundillo subterráneo como “el coco” Fariñas, cumpliendo con el sagrado deber de cumplir  horarios y condiciones de trabajo, para seguir ganándose su sueldo como soldado del gobierno extranjero y a  su vez seguir en la palestra pública (¿?¿…) desestabilizadora.

Este sujeto entra en su recordista huelga de hambre número 25. Ya puede inaugurarse una escuela para instruir a sus escasos seguidores la manera de cómo actuar en esta traquimaña de no comer o ayunar por algunos días, sin que el público – que para nada se interesa en su comportamiento – note que lo hace subrepticiamente y a escondidas de buena manera. Sus entradas (US/dls.) le permiten poder hacerlo así y a toda máquina. En caso que resbale ese teátrico y se debilite porque se le pasa la mano y no come de verdad en momentos de la obra de circo, sabe que el sistema de atención a la salud de esa tierra que tanto odia, le atenderá como un cubano cualquiera y no  le dejará abandonado.

Es tan infeliz este hecho y tan aislado en toda la vorágine anticubana, que pasará inadvertida como han sido sus más de dos docenas de anteriores huelgas.

Este Faquir del siglo XXI que sigue la saga de la  pasada centuria, ya no sabe cómo llamar la atención y hacer “honor” al permio que le otorgó la componenda europea para destacarlo en el pasado, claro que con montaje y  fondos “made in USA”.

Ya tiene 54 años y la mitad de su vida inútil, la ha dedicado el servicio exterior, o sea mercenario de Estados Unidos. Este y no otro es el susodicho Guillermo Fariñas Hernández, nacido por equivocación en Santa Clara, Cuba en 1, 962. Cuidado Mr. Faquir, ya mucha gente ya tiene celulares con camaritas  en Cuba y pueden sacarlo atracándose a escondidas en cualquier momento y desmontarle ese  teátrico. Creo yo.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mercenario: Adjetivo de moda en #Cuba.

  1. Elpidio Valdez dijo:

    Es más que un mecenario una prostituta barata……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s