La victoria de Donald Trump abrió la caja de Pandora. #Cuba

la-caja-de-pandoraPor Arthur González.

La proclamada victoria electoral de Donald Trump desató en los Estados Unidos un verdadero huracán de críticas y a la vez de apoyo, dejando al descubierto muchas de las deficiencias y calamidades del sistema estadounidense, a pesar de ser vendido como “paladín de las libertades y derechos humanos”.

Entre las cosas que salieron a flote están las opiniones de muchos que afirman que la prensa norteamericana es amarillista y mentirosa, por lo que millones de personas muestran falta de credibilidad de lo que escriben miles de periodistas en importantes diarios, algo que Cuba siempre ha denunciado cuando inventan fábulas contra su sistema socialista.

Las disputadas encuestas aparecidas en la prensa durante las semanas previas a las elecciones presidenciales, daban como amplia ganadora a la candidata Hillary Clinton, algo que se desmoronó al realizarse los conteos de votos en cada estado de la Unión, donde resultó triunfador Trump, a pesar de su criticada e imprevisible conducta.

Paralelo a ese tema, se ponen de manifiesto la falta de la proclamada democracia made in USA y su libertad total, al actuar de forma contraria a su desgastada propaganda.

En ese sentido, están las medidas tomadas contra personas que se pronunciaron de forma ofensiva sobre la familia del Presidente Trump, algo que ya venía sucediendo desde el gobierno de Barack Obama, cuando compararon a la Primera Dama con una mona y muy recientemente con Katie Rich, guionista del programa Saturday Night Live, quien fue suspendida de su empleo tras sugerir durante la toma presidencial, que el hijo más pequeño de Trump “podría ser protagonista de una matanza”, unido a la burla de que parecía un niño autista.

Para esa escritora no se alzaron voces en su defensa, ni apoyo a sus expresiones en las redes sociales; la casi totalidad de la población aceptó que era una falta de respeto inaceptable y debía ser castigada por ello, a pesar de que quedar sin empleo en Estados Unidos es peor que ser internada en una prisión, por el alto costo de la vida y sin salario subsistir resulta muy difícil.

Sin embargo, bien diferente es el tratamiento brindado al seudo artista grafitero cubano Danilo Maldonado, con un aspecto físico similar al de un demente y sin obra artística alguna, pero por pintar en el lomo de un cerdo el nombre de Fidel y Raúl Castro, es respaldado por una campaña mediática e incluso invitado a Estados Unidos, Suiza y Noruega, para hablar de las fabricadas “violaciones de los derechos humanos en Cuba”.

Maldonado fue detenido temporalmente por sus burlas al Presidente Fidel Castro, el día de su fallecimiento, donde la maquinaria propagandística financiada contra la Revolución cubana se disparó para hacerlo una “víctima del sistema”, algo que no sucedió con Katie Rich, y menos aun con Pamela Ramsey Taylor, directora ejecutiva de Clay County Development Corporation de West Virginia, quien también fue despedida el 27.12.2017, por burlarse en Facebook de Michelle Obama.

Patentizando aún más la falsa democracia norteamericana, las autoridades locales de Miami acaban de prohibirle al popular centro The Place of Miami, la actuación de cantantes y agrupaciones musicales procedentes de Cuba, algo que desde hace un tiempo hacían sin limitaciones.

Los que se proclaman en Miami “campeones de los derechos y libertades ciudadanas”, acusaron a la administración del centro de operar sin las licencias necesarias para realizar conciertos, y tener atrasos en el pago del impuesto de negocios desde julio de 2016.

Los seguidores de la mafia terrorista anticubana de La Florida, se sintieron “ofendidos” por el concierto programado en ese local para el pasado 30 de diciembre, por el talentoso músico cubano Alexander Abreu y orquesta Havana D’Primera, quien mantiene una posición a favor de su patria y del proceso político, algo suficiente para que no funcione la supuesta libertad de expresión y los derechos humanos en Miami.

Su actuación fue cancelada al igual que la del cantante salvadoreño Álvaro Torres, quien actuó en fecha reciente en La Habana.

La vida va demostrando la verdadera cara del sistema de los Estados Unidos, el que ni es democrático ni libre, cuando se trata de permitir ideas políticas diferentes a las suyas.

No en balde aseguró José Martí:

“…hay pocas cosas que en el mundo sean tan odiadas como los hipócritas”.

Tomado de El Heraldo Cubano

 

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s