Con amor infinito #Cuba

feliz-dia-del-amor-y-la-amistad-postales-con-mensajes-para-san-valentin-el-14-de-febrero-con-corazones-y-flores-10Por Lisbet Penín Matos

Los veintitantos años de Beatriz darían muestra de rebeldía, inmadurez e inquietud, pero no, es una joven consciente de la responsabilidad que asume.

Hoy es 14 de febrero e imposible sería pasar por alto una celebración que para muchos se convierte en el día ideal para “gritar” a toda voz una sola palabra: AMOR, por lo que la historia de hoy está en sintonía con la fecha.

A veces referimos que la máxima expresión de amor se resume al amor a la pareja, pues es la persona que estará todos los días y todas las noches, dedicará tiempo, obsequios, canciones, flores…en fin, aquella que será compañero o compañera de vida en todo momento.

Y sí, Beatriz se siente enamorada. Me contó que nunca esperó fuera a sentirse así, tan completa, tan amada incondicionalmente, tan alegre. Claro, también me confesó que no todo era fácil, pues a veces “las cosas se complicaban”.

Ella sabe que ese compromiso tendría sus dificultades, pero siguiendo su filosofía “¿qué es fácil en la vida?”, me preguntó.

Experiencias anteriores a lo largo de la vida, han confirmado la importancia del diálogo ante situaciones complejas, discusiones, poco entendimiento, etc., por eso es preciso negociar. “En problemas de dos, la solución es conversar para lograr el consenso”, le dije.

“Yo lo sé”, afirma Beatriz, “a veces me gustaría que entendiera porque quiero protegerla, quererla, amarla, verla linda, respetarla” (…) Después que la deseé tanto, no es justo que a veces se ponga brava conmigo. Se trata de aprender una de la otra, ¿no?”.

¿Qué sería de la vida sin amor? ¿Cuántos tipos de amor existen? ¿Qué se siente amar incondicionalmente, todos los días de todos los meses de todos los años? ¿Cuánto vale ese amor?

Dice Beatriz que su amor por ella es incomparable. Mientras comentaba esa frase, mi imaginación me llevó a pensar cómo sería  esa experiencia, ¿acaso para mí sería igual?, me pregunté.

Por lo que conocí a pesar de sus ligeras peleas, ella ama y adora a Beatriz: le da besos, abrazos, le toma la mano y los dedos, hace que coincidan las caras para frotar la nariz…, en fin, son innumerables muestras de afecto, las cuales aparecen acompañadas de pequeños detalles como una foto, un dibujo, una flor.

Con esos gestos Beatriz lo olvida todo: la llamada entrante, el timbre de la puerta y hasta la conversación conmigo…

A pesar de todo están hecha una para la otra. Cada vez que se miran, el amor brota e inunda la casa; son miradas sinceras, y donde la tercera persona (o sea, yo) queda fuera.

Entonces Beatriz la vuelve a llamar. Creo que no les conté de sus formas de llamarse. Beatriz la llama “Ana” (es una versión más corta de su nombre), y Ana le contesta con una palabra que Beatriz adora: “Mami”.

El eterno amor de Beatriz se llama Aitana, quien dice ya ser grande. “¡Ya tengo tres años!”.

Después de tanto correr, Aitana se quedó dormida en el sofá. Mientras Beatriz la acomoda, busco entre la música guardada una canción que se titula Los ojos de Aitana, y comencé a reproducirla.

Puede suceder que de pronto amanezca aquí en La Habana/ si me están mirando, los ojos de Aitana.

Beatriz escucha la melodía y los versos. Se emociona. Ahora Aitana duerme, Beatriz la mira y sonríe.

tomado de: http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/con-amor-infinito/

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Con amor infinito #Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s