Cambio de mentalidad: ¿Para bien o para mal? #Cuba

Cambio de mentalidad: ¿Para bien o para mal?  Por Julián Gutiérrez AlonsoPor Julián Gutiérrez Alonso

Hace algún tiempo nos vienen señalando la necesidad de que cambiemos de mentalidad y siempre tengo temor a cómo se interpreta este pedido. En lo que les voy a contar veo una mala aplicación de ese cambio de mentalidad.

Durante muchos años la población cubana en las décadas de los 60, 70 y 80 del pasado siglo disfrutó de un sistema de turismo nacional que le permitía, a precios subsidiados, disfrutar de variadas posibilidades de descanso en sus vacaciones. Desde la posibilidad de disfrutar de los pocos hoteles de primera calidad que venían del capitalismo, acceder a casas en la playa y en lugares de descanso que en su mayoría pertenecían a los distintos sindicatos y que le otorgaban la posibilidad de disfrutarlas a los trabajadores más destacados y en todos los casos o de forma gratuita o con precios subsidiados, hasta un programa de campismo popular.

Pero llegó la década de los 90 y con ella el Armagedon. Enfrentamos un Período Especial en tiempo de paz que nos obligó a tomar medidas económicas extremas y en busca de ingresos en divisas se incentivó  el turismo internacional, pero por un tiempo se mantuvieron las gratuidades y los subsidios que se otorgaban antes.

Posteriormente, y de modo progresivo las distintas variantes que se aplicaban para el disfrute vacacional de trabajadores, a precios adecuados, fueron eliminadas. Así mismo se eliminó la regulación, no escrita, que no permitía a los cubanos el disfrute de los hoteles dedicados al turismo internacional y se autorizó la utilización de los cubanos de todas las facilidades turísticas.

Este mercado nacional en las facilidades turísticas ha ido creciendo poco a poco y llevó a las distintas cadenas, especialmente Cubanacan a establecer ofertas especiales para cubanos que cuando empezaron tenían precios favorables con relación al que tenían los extranjeros. Todo esto hizo que este mercado fuera creciendo hasta convertirse en uno de los primeros mercados del turismo en Cuba y en etapas vacacionales los hoteles se llenan de cubanos, aunque aún es una minoría la que puede alojarse en ellos ya que los costos están por encima de los posibilidades de muchos.

Esta situación llevó a “cambiar de mentalidad” a algunos directivos y hoy nos enfrentamos a que cada día aumentan los precios de las ofertas que se hacen por estas vías. Aplicaron la norma del mercado capitalista de que a mayor demanda, aumento de los precios para ganar más y contener la demanda. En mi humilde opinión este es un “cambio de mentalidad” para mal. Puedo poner varios ejemplos:

  • La transportación para acudir Varadero comenzó costando 10 CUC por persona, después subió a 12 y ya está a 16.
  • Una variante que a mi familia le gustaba mucho era el Hotel de Girón que lo utilizábamos principalmente en la semana de receso escolar para aprovechar las vacaciones escolares por la celebración de la Victoria de Girón y se le ha ido aumentando el precio además de que se le eliminó la variante que tenía de pasar un día en Caleta Buena, muy buena oferta, que ahora hay que pagar aparte.

De esa misma manera podemos señalar otros ejemplos pero lo más significativo lo vemos este año en que fuimos a buscar una variante para la semana de receso escolar y nos encontramos que debido a la alta demanda que existe en esa semana de abril se ha decidido utilizar los precios de la Temporada ALTA en lugar de los de la Temporada BAJA que le corresponden. Nuevo “cambio de mentalidad”, en mi opinión, para mal. ¿Es acaso correcto que aprovechemos los momentos en que nuestros escolares, que son muchos, tienen oportunidad, con sus familias, de disfrutar de sus vacaciones para cobrarles más caro en un lugar que, además, tiene un valor histórico?

A todo esto quisiera agregar algo. Es cierto que si uno va por su cuenta a un hotel verá que los precios establecidos para los extranjeros es mayor que el de los cubanos pero si ese extranjero viene por una agencia turística es seguro que esta tiene precios preferenciales  y sus precios son menores que los de los cubanos. ¿Es que no podemos “cambiar de mentalidad” en forma buena y crear agencias turísticas para cubanos que logren precios más ventajosos? A esta variante le podríamos aplicar muchas formas pero de lo que estoy convencido es que cuando “cambiemos de mentalidad” debemos hacerlo pensando en las características de nuestro sistema social y no en las soluciones que tiene ya probadas el sistema capitalista.

Un personaje muy querido por nosotros dijo muy bien que para construir el socialismo no se podían utilizar las armas melladas del capitalismo.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s