Cuentapropismo con pie de plomo. #Cuba

Cuentapropismo con pie de plomoCubahora / La extracción de langosta en el puerto espirituano de Casilda se realizaba en los años 70 del siglo pasado con el buceo “a pulmón”, lo cual preferían los pescadores por considerarlo más productivo y reportar un salario superior.

Al principio descendían a los fondos marinos con un short, pullover y una careta, hasta que un día les dotaron de trajes isotérmicos, pero siempre continuaron sus labores sin más aire que el propio de sus pulmones. Eran los únicos en el país en usar esa modalidad.

Decían que llevar tanques de oxígeno les restaba rapidez en sus movimientos, lo cual debió ser cierto porque eran los de mayor rendimiento en la captura del crustáceo.

El Niño era el apodo de uno de aquellos hombres que desde hace ya muchos años no he vuelto a ver. Es mejor -explicaba- bajar sin nada porque así bajamos y subimos más rápido, porque aquí no hay que llevar pesos en el cuerpo aunque eso sí: andamos con pie de plomo porque es más peligroso.

Muy entendido en su trabajo, explicaba a los que fuimos sus compañeros de estudios en la enseñanza primaria, que los trajes con escafandras hacen que los buzos sean lentos y más cuando usan zapatos con plomo para bajar más rápido y luego realizar trabajos de cuidado.

Actualmente esa zona no existe como próspera zona de captura de langosta, pero por esa localidad, en tierra firme sí prolifera el trabajo por cuenta propia, sobre todo en las modalidades de servicio de hospedaje, restaurantes, cafeterías y medios de transporte tanto automotor como por tracción animal.

La infraestructura privada para atender el turismo internacional en el polo turístico trinitario no tiene nada que envidiarle en magnitud al estatal, lo cual pudiera presentarse como un signo de que se complementan los estatales y no estatales.

Para Cuba, en estos momentos esa es una de las muchas actividades que semejan a la de los buzos, personas que se desenvuelven en un medio hostil y que para sobrevivir requieren de sus cualidades o de aditamentos artificiales.

No es malo bucear, ni tampoco el trabajo por cuenta propia, pero tanto en el andar por los fondos marinos como en cualquier otra faena lo mismo estatal que no estatal, se requiere cumplir normas y ajustarse a procedimientos sin los cuales todo marcharía a la deriva.

Al buscar riquezas a la manera de los buzos, también debemos de tomar en cuenta sus prácticas de portar un tanque de oxígeno, y de ser necesario, ponerle plomo a los calzados para andar despacio, con cuidado, cautelosamente, sobre todo en un sector que ha resurgido sin un mercado mayorista que evite tener que conseguir los abastecimientos por vías ilegales.

Muy buena la idea de dar los pasos con pies de plomo, porque han quedado asuntos que deben ser corregidos durante el desarrollo del llamado trabajo por cuenta propia o sector privado, que requiere todavía reglamentaciones más claras y precisas.

Se trata de un sector en el cual no solo interviene dinero y otros recursos propios de Cuba (socialista), sino también el aportado por familiares, amigos, conocidos y negociantes de origen cubano o no, radicados en otras naciones de sistema capitalista.

Los trabajadores estatales y no estatales forman parte de la base económica de la construcción de la sociedad socialista y como mismo puede haber desviaciones del rumbo en el primero, también en el segundo o en ambos juntos.

Recordemos a aquellos langosteros casildeños, que preferían extraer el crustáceo buceando a pulmón, pero también andaban con pie de plomo.

 

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.