#Cuba un momento dichoso

Por Leticia Martínez

Tuve la dicha de vivir este momento, de palpar la alegría infinita, de mirar sus rostros, de verlos nerviosos en un principio y relajados después, vi preocupadas a las muchachas porque no se les notara su implante, vi a los muchachos carraspear para que la voz les saliera nítida cuando se presentaran ante Raúl.

Los vi filmar los pasos del presidente cubano, los vi reírse con sus anécdotas, los vi hacerse selfie con él, los vi sentados en el piso, como si se conocieran de toda la vida.
Una de las muchachas es peluquera, vive en Santiago.

Cuando le tocó su turno de presentarse comenzó a llorar. Había que tener el corazón bien amarrado para no hacerlo. Él se quitó la gorra, como para relajar el momento, y le pidió que lo pelara.

“¿Me oyen bien?”, se preocupaba Raúl. Perfectamente, contestaban ellos, que desde niños habían sido implantados para poder escuchar, para poder vivir cosas extraordinarias como la de este 5 de diciembre en Santa Ifigenia.
Los vi y me sentí orgullosa de mi país.
A unos pasos estaba Fidel en su piedra.

Tomado de: http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/un-momento-dichoso/

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.