#JoséMartí, siempre cerca #Cuba

Por: Andy Jorge Blanco

Cierto que José Martí está en todas partes. No hace falta ir hasta Santiago de Cuba para sentirlo más cercano. En el museo “Oscar María de Rojas” se puede uno imaginar al Apóstol escribiendo en el periódico Patria o demostrando sus dotes de excelente orador a los emigrados cubanos en Cayo Hueso.

La institución matancera posee, entre sus 15 salas de exposición, una dedicada a José Martí, en la que se encuentran objetos de valor histórico, pertenecientes al más universal de los cubanos durante su actividad en la emigración.

Esta Colección Martiana, catalogada como una de las más importantes de Cuba, incluye la identificación de la oficina del periódico Patria en Nueva York, el escritorio y la silla utilizados por el Apóstol en el diario, y el reloj –que después de un siglo aún marca la hora– de la delegación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) en esta ciudad estadounidense.

Danilo Martínez Carmenate es un apasionado de la historia y de la humanidad que se asoma cuando se habla de Martí. Él es el jefe del Departamento de Investigación del también Monumento Nacional y cuenta que la silla, en la que el más universal de los cubanos ejercía un Periodismo ejemplo en el siglo XXI, fue donada por el hijo de Tomás Estrada Palma.

Dice Danilo, entre risas, que un reloj presente en la colección era utilizado en la emigración con el objetivo de rifarlo y recaudar fondos para la Guerra Necesaria; pero trataban que siempre cayera en manos de algún revolucionario.

Danilo Martínez y Zobeida Fernández frente a la tribuna en la que el Apóstol hablaba a los emigrados cubanos en Cayo Hueso. La tribuna es hecha con cajas de tabaco. Foto: Andy Jorge Blanco.

Otras de las riquezas patrimoniales que atesora el inmueble son la mesa donde el escritor de La Edad de Oro redactó las bases del PRC el 5 de enero de 1892, y la tribuna desde la que habló a los cubanos en Cayo Hueso.

Zobeida Fernández, conservadora del Museo “Oscar María de Rojas”, es fiel celadora de los objetos del Apóstol. Ella comenta que la tribuna fue construida por los emigrados con la madera de cajas de tabaco. Apuntó que fue donada al centro el 24 de septiembre de 1907 por la Directiva del Club “San Carlos”.

La sala cuenta, además, con alcancías usadas para depositar las contribuciones de los emigrados a la independencia de Cuba, la llave del camarote No.29 de la embarcación Olivette, empleada por Martí en viaje de Tampa a Nueva York, y un fragmento de madera del primer ataúd que contuvo el cadáver del Apóstol, entre otras piezas que son parte del Patrimonio Cultural de la Nación.

Identificación del periódico Patria en Nueva York y reloj de la delegación del PRC en esa ciudad. Foto: Andy Jorge Blanco.

Silla utilizada por José Martí en su oficina del PRC. Foto: Andy Jorge Blanco.

Mesa escritorio en la que Martí redactaba sus trabajos periodísticos en la redacción del periódico Patria en Nueva York. Foto: Andy Jorge Blanco.

Tribuna en la que el Apóstol hablaba a los emigrados cubanos en el Club “San Carlos” en Cayo Hueso. Foto: Andy Jorge Blanco.

Reloj que se rifaba en la emigración para recaudar fondos para la Guerra Necesaria. Foto: Andy Jorge Blanco.

Mesa sobre la que Martí redactó las bases del PRC. Foto: Andy Jorge Blanco.

En el Museo “Oscar María de Rojas” también se conserva un fragmento del primer ataúd que contuvo el cadáver del más universal de los cubanos. Foto: Andy Jorge Blanco.

Esta entrada fue publicada en Historia, Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.