Fallecimiento de Isabel Rubio, la capitana insurrecta. #Cuba #MujeresEnNuestraHistoria

Resultado de imagen para Isabel RubioPor: Israel Valdés Rodríguez*

Rubio Díaz, María Isabel del Rosario Rubio Díaz, nació en el poblado de Paso Real de Guane, en Pinar del Río, el 8 de julio de 1837. Hija del médico del pueblo, Enrique Rubio, y de Prudencia Díaz.

La familia era una de las más prestigiosas de la zona. A pesar de que la madre murió cuando tenía solamente seis años, el padre se encargó de la educación de toda su prole, a la que inculcó el amor como ley y también la disposición de luchar por la independencia de Cuba.

Según la tradición de la época que le tocó vivir, Isabel se casó con sólo 16 años y de esa unión con Joaquín Gómez nacieron sus hijos Ana María, Isabel, Rosa y Modesto Gómez Rubio.

Enrique, uno de sus hermanos que era médico como el padre, empezó a conspirar contra el gobierno español en el lugar conocido por Mantua, en el extremo occidental de Cuba. Allí encabezó una partida de insurrectos, que fracasó al no presentarse la mayoría de los comprometidos.

María Ríos Rodríguez, ahijada de Isabel Rubio, e Isleña de nación, pasaba gran parte del tiempo en casa de Isabelita Rubio, por las relaciones de amistad y la cercanía de su familia al estar vinculados con la causa independentista. Isabel dedico gran parte del tiempo a ensañarle el oficio de farmacia a María, al punto de convertirse en su asistente personal. Fue así que María comenzó a interrelacionarse con los ideales de Isabelita en la causa independentista, sus próximos pasos fueron incorporarse a la Invasión de Occidente, junto a este ideal de mujer revolucionaria.

Se dice que ya en 1882 se incorporó a las actividades conspirativas contra el régimen español.

Con el pretexto de visitar a su hija en Nueva York, inicia los contactos con el movimiento independentista, entrevistándose con José Martí en Tampa donde le orienta la preparación del alzamiento en armas.

También se encuentra con Antonio Maceo y Máximo Gómez, quienes a ella confían la organización y dirección de los grupos independentistas en el extremo oeste de Cuba.

Al regresar a Cuba, Isabel Rubio continúa sus contactos con Juan Gualberto Gómez, delegado del Partido Revolucionario Cubano en la isla y más tarde establece contacto con Enrique Collazo.

La Capitana del Occidente basándose en el precepto martiano de preparación de las condiciones para el inicio de la lucha comienza a unir a los guaneros y lleva a cabo su labor conspiradora, convirtiéndose la casa de la familia Gómez Rubio en un centro insurreccional. Con su palabra fácil, la patriota logró que muchos cosecheros de tabaco de la zona tomaran conciencia de su participación en la contienda liberadora.

El 24 de febrero de 1895, cuando se produjo el alzamiento revolucionario de Yara, las autoridades apresaron a Modesto, el único hijo varón de Isabel, después fue liberado al no poderse comprobar su participación en el movimiento, pero al regresar ambos jóvenes, Isabel los llevó aparte y con tono firme, pero cariñoso, les dijo: “¡Muéranse antes que volver a dejarse apresar!” El 10 de enero de 1896, Modesto ingresó en el Ejército Libertador, en Remate de Guane, Pinar del Río, ofreciendo sus servicios como médico y combatiente. Alcanzo el grado de coronel.

Todos los hombres de la familia se fueron a la manigua redentora y ella los acompañó, a pesar de la oposición de todos debido a su edad y diversas dolencias. En el campo insurrecto se dedicó a las labores de sanidad. En Guane, organizó un Hospital de Sangre, el cual fue visitado por el general Antonio Maceo, el 20 de enero de 1896, día en que le fue conferido el grado de capitán

Llegó el momento de dejar la farmacia, la casa de todos y con cuanto útil pudo cargar para salvar vidas, instaló un hospital de campaña en el occidente de la provincia, y como Capitana de Sanidad del Ejército Libertador, cumplió luego la orden de trasladarlo al centro de ese territorio.

Después de ser incendiado el pueblo, la mambisa fundó un hospital militar ambulante en Catalina de Guane, al mes siguiente. Durante dos años esta combatiente atravesó casi toda la provincia pinareña, luchando contra los peligros de la guerra y la naturaleza.

En el trayecto curó a numerosos heridos, caminaba tras la tropa y cuando se acababan las vendas acudía a sus vestidos, mientras con la utilización de los conocimientos familiares acerca de las propiedades medicinales de las plantas y hierbas medicinales mitigaba los dolores de los heridos.

El 12 de febrero de 1898, encontrándose en su hospital de sangre en Seborucal, término municipal de Los Palacios, éste fue atacado por los españoles. Isabel recibió una herida grave en una pierna y hecha prisionera. La obligaron a caminar hasta San Diego, donde le hicieron las primeras curas. Continuó viaje junto a sus captores hasta el hospital San Isidro, en Pinar del Río, donde murió tres días después, el 15 de febrero de 1898

* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

Esta entrada fue publicada en Historia, Social y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fallecimiento de Isabel Rubio, la capitana insurrecta. #Cuba #MujeresEnNuestraHistoria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.