Comités de Defensa de la Revolución: más participación, más creación, más protagonismo

 Por Yusarys Benito Deliano

Cadenetas, ajiaco, música y vecinos reunidos. ¿Qué celebran?, se preguntaron dos señoras al transitar por una de las calles más céntricas de la ciudad.

No era fin de año, ni Día de los Padres, ni otra fecha que provocara festejo; sin embargo el espíritu de aquellos años gloriosos de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) permanecía con la misma misión pero atemperada a nuestra nueva realidad.

Recordé entonces la calle San Patricio, con sus singulares decoraciones, y la calle Heredia cuando se acerca el San Juan camagüeyano; porque ellos, los cederistas, se reúnen voluntariamente por hacer de su barrio un lugar donde se trabaja por el beneficio de la comunidad.

Pero no en todos los lugares sucede así. Recurrente es la frase: “Aquí no funcionan los CDR”, y no es menos cierto que la organización requiere perfeccionarse, atraer más, y salir de la espiral de la recogida de la cotización y la reunión de circunscripción, que a veces se asume como obligación y no como un verdadero espacio de participación democrática y ciudadana.

Ocurre también que todos quieren tener un mejor CDR, pero no apoyan en la higienización, ni en la guardia nocturna.

Al fervor del surgimiento de la mayor organización de masas del país, la noche del 28 de septiembre de 1960, Fidel dijo: “Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva (…)” y se demostró que su creación constituyó una respuesta enérgica al terrorismo contrarrevolucionario desatado contra Cuba por la CIA y el Pentágono. Muy pronto se convirtió en una vía decisiva para desbaratar los planes agresivos, campañas calumniosas y canalizar las necesidades de la población.

Se sumaron otras tareas, como el trabajo voluntario, las conmemoraciones patrióticas, las campañas de vacunación, las donaciones de sangre, la recogida de materia prima, la protección del medio ambiente, y hasta la prevención y el enfrentamiento al delito y las ilegalidades.

Y aunque es una prioridad mantener esos principios, lo cierto es que resulta necesario gestionar e insistir en la participación activa de sus miembros, con énfasis en los más desmotivados y en la juventud, si se toma en cuenta que a los 14 años de edad se ingresa a sus filas.

Se trata de confiar en ellos, involucrarlos en el proceso y permitirles un acercamiento desde la frescura de sus pensamientos. Puede ser esta una alternativa para motivar a la familia toda desde el hogar. Asimismo, influye mucho la credibilidad y el ejemplo de quienes dirigen los comités, así como el papel del delegado del Poder Popular, figura fundamental en el barrio, pero que no siempre encuentra el apoyo de las direcciones de empresas y organismos para al menos ofrecer una explicación a sus electores.

La vigilancia constante no puede limitarse al horario nocturno de la guardia, los planes culturales y deportivos requieren sistematicidad, así como el rescate de las acciones infantiles para crear un compromiso desde edades tempranas.

Cada barrio debe buscar las iniciativas de acuerdo con las potencialidades de sus integrantes, y el  pueblo actuará en correspondencia con las características de su radio de acción.

No en vano se celebra hasta hoy el IX Congreso de los CDR en el Palacio de Convenciones en La Habana, con el propósito de ejercer mejor su función. No en vano existen sitios donde se premia el esfuerzo de gente que hace posible las palabras de nuestro Comandante en Jefe por el primer aniversario de la organización: “… que en el barrio vean al Comité de Defensa, todos los ciudadanos, como una organización que es amiga, como una organización revolucionaria, como una organización que está dispuesta a ayudar: aunque está dispuesta a actuar con toda energía que sea necesaria cuando se lo ordena la Revolución”.

Esta entrada fue publicada en Historia, Política, Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Comités de Defensa de la Revolución: más participación, más creación, más protagonismo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.