Alicia eterna #Cuba

Alicia eternaPor  Yuris Nórido

Este viernes la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso cumple 98 años. Su pueblo la distingue como la más emblemática artista de la cultura cubana.

No hay nombramiento oficial, pero Alicia Alonso es la Artista Nacional. Ella brilla junto a las glorias de la cultura cubana, representante y símbolo de una generación que consolidó, en la primera mitad del siglo pasado, las corrientes más auténticas del arte insular. Alicia pertenece a las vanguardias.


En el más reciente Festival Internacional de Ballet de La Habana (que desde hace algunos años se honra también con su nombre), Alicia no pudo estar: sus médicos le recomendaron permanecer en su casa, ante un cuadro clínico delicado.

Muchos se preocuparon, pero ella apareció hace poco en la Televisión Nacional, rodeada de amigos y admiradores, en la cancelación de un sello dedicado a la institución en que dio sus primeros pasos en el arte de la danza: la Sociedad Pro Arte Musical.

Algunos dicen que Alicia es como el Ave Fénix, que resurge siempre; pero más que magia hay en esa vitalidad unos deseos enormes de vivir, una energía indomable, un afán de estar. Ella siempre bromea con que va a vivir 200 años. Ojalá fuera dable esa pretensión: en su larga vida y trayectoria artística ha sido protagonista y testigo de grandes hitos de la cultura cubana, sus aportes son indiscutibles: gracias en buena medida a Alicia Alonso, Cuba se ubica con letras mayores en el mapa universal del ballet.

Ese “milagro cubano” del que tanto han hablado críticos y maestros de danza de todo el mundo, la tiene a ella como hacedora fundamental. Y es también (y lo será por siempre) referente principalísimo de la escuela cubana de ballet.

Ella fue la “cara” más visible del trío esencial del ballet en Cuba,  que integró junto a los hermanos Alberto y Fernando Alonso. No significa que haya que establecer jerarquías: es imposible desligar los itinerarios de los tres en el acto fundacional de “construir” escuela y compañía. Pero Alicia fue concreción escénica de esa manera muy cubana de asumir el ballet que los tres grandes consolidaron.

Los basamentos teóricos de esa escuela (reconocida como la más joven del mundo) han persistido en los métodos de enseñanza y entrenamiento de maestros, bailarines y profesores… aunque ameritarían (es un reclamo urgente) un cuerpo escrito que lo asiente.

Pero el testimonio visual está salvado: en el arte de Alicia Alonso, conservado en filmaciones históricas, están muchas de las claves.

Uno ve bailar a Alicia, más de medio siglo después, y se asombra por la excelencia de su desempeño. La técnica del ballet ha evolucionado mucho, pero la técnica de Alicia sería todavía prodigiosa en los días que corren. Pero lo principal, lo que la convirtió en uno de los mitos vivientes de la danza, es su vocación de estilo.

Ante cualquier duda, sería recomendable revisar las numerosas filmaciones de su Giselle.

Durante mucho tiempo se dijo (y todavía se dice) que Cuba tenía el privilegio de contar con la mejor bailarina del mundo. Es muy aventurado afirmar eso: ¿cómo podría definirse? Pero lo que sí queda claro es la estatura artística de Alicia Alonso: fue y es una de las más grandes. Y a todos sus valores habría que añadirle su compromiso con el acervo de su nación.

Ella pudo haberse marchado a hacer carrera a cualquier parte, los grandes teatros del mundo la reclamaron siempre; pero prefirió quedarse en su patria, para poner las primeras piedras del gran edificio que sería el Ballet Nacional de Cuba, orgullo y embajador, patrimonio de la nación.

De su país Alicia ha recibido todos los honores, pero siempre quedaremos en deuda. Cada vez que en uno de nuestros teatros se aplauda la ejecución de una bailarina, se aplaudirá a Alicia; cada vez que un niño entre en una escuela de ballet y salga de allí formado, habrá que recordar a Alicia.

Alicia Alonso se ha ganado la eternidad.

Esta entrada fue publicada en Arte, Cultura, Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alicia eterna #Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.