Frank Fernández: Si algo grande le dio la Revolución a la cultura fue el pensamiento de #Fidel

Por  Dayán González Ramírez

Si algo grande le dio la Revolución a la cultura fue el pensamiento de Fidel, porque él es una persona —digo es porque para mí sigue estando— que ni siquiera es musical.

Conocer la noticia de que el maestro Frank Fernández ofrecería un concierto en homenaje al Comandante en Jefe, en el marco del segundo aniversario de su desaparición física, provocó esta entrevista.

Se realizó al concluir su presentación en el Memorial José Martí. Un año antes, ya había descubierto en persona la admiración que el reconocido músico sentía por Fidel, una amistad entrañable que tiene como principal testigo a la música.

Durante el concierto, usted realizó una serie de anécdotas que evidencian una estrecha relación con el Comandante en Jefe. ¿Qué representa para usted esa amistad?

La relación personal tiene un valor indescriptible, no lo puedo valorar. La personalidad de Fidel también es casi imposible de enmarcar. Porque él era tan talentoso, tan prodigio… Yo he conocido algunas personas importantes, me refiero a personas talentosas, a personas con condiciones físicas y psíquicas superiores. Esas personas importantes que yo he conocido siempre tienen algo que es muy complicado de explicar.

De Fidel, las características más conocidas: el gran guerrillero, el visionario y el intuitivo. El hombre enérgico, fuerte, duro en ocasiones, pero yo no conozco ninguna obra humana de fuerza que no haya tenido que enfrentar ciertas críticas de dureza.

Una de las cosas que más me deslumbraban de Fidel era su capacidad de poder estar en cinco situaciones simultáneamente y tener en cuenta cada detalle. Te puedo poner un pequeño ejemplo:

Aquí vino un importante funcionario de otro país y fuimos invitados a la recepción en el Palacio. Generalmente, los invitados debíamos saludar al mandatario que era recibido y para eso se hacía una cola. Había un grupo, entre los que me encontraba yo, que nos íbamos por el lado y no entrábamos en la fila. En esa ocasión, Fidel pidió que todos hiciéramos la cola, entonces yo caí al lado de otra persona. Cuando llegamos, el Comandante le dijo al invitado: “Mire, dos grandes músicos de nuestro país”. En esa presentación yo no me sentí bien, yo no hubiese querido llegar acompañado a saludar a esa personalidad extranjera. Pero yo no dije nada, saludé extendiendo mi mano y dije “mucho gusto”. Me acuerdo de que Fidel hace alusión a Oda a la Patria y dice: “Frank resumió, en 25 minutos, 40 años de la Revolución”. Yo no moví una ceja, no hice ningún gesto, todavía no sé lo que él vio que rectificó y dijo: “No, 25 no, menos, 17 o 15 minutos”. Yo tampoco moví la boca, ni los ojos, pero él se dio cuenta de que yo estaba pensando que ese no era el tiempo; y entonces me pregunta: “Frank, dime: ¿cuánto es que dura la obra?”. “Diez minutos, Comandante”, respondí. Rápidamente, Fidel dice: “¿Usted se imagina?, 40 años de Revolución en 10 minutos”. Con esto lo que quiero transmitir es esa velocidad, esa agilidad mental, esa capacidad que a mí me impresionaba muchísimo.

Ese día las sorpresas no pararon. Cuando culminó la recepción, llegó un secretario de Fidel y me comenta: “Frank, dice el Comandante que lo excuses”. “¿Que excuse al Comandante?, ¿de qué?”, pregunté con asombro. La respuesta fue: “Que al Comandante le ha parecido haber estado un poco jocoso y bromista”. La verdad era que Fidel estaba feliz, estaba atendiendo a sus invitados. Y tuvo la delicadeza, el buen gusto y la generosidad de enviar a una persona de su equipo de trabajo a pedirme disculpas. Todavía me pregunto de dónde sacó la información de que no me había sido cómodo llegar a saludarlo acompañado.

El comentario anterior es uno de los pequeños detalles que componen la gran personalidad de Fidel y que no son tan conocidos como las hazañas del mundo de la épica: “Ya somos doce, ahora sí ganamos la guerra”, que demuestran que es un genio, con una mirada muy larga, un carácter muy noble, muy fuerte; hay que tenerlos bien puestos no solo para pensar que eso sea posible, sino para arriesgarse a decirlo públicamente.

Desde su percepción, ¿cuánto le debe la cultura cubana a Fidel Castro?

Nadie en Cuba ha hecho tanto por la cultura como Fidel. Si algo grande le dio la Revolución a la cultura fue el pensamiento de Fidel, porque él es una persona —digo es porque para mí sigue estando— que ni siquiera es musical. Él me contó que cuando niño quiso entrar en un coro y no fue aprobado. Él no estaba feliz de que eso hubiese sucedido. Y yo no sé qué pasaría si, además de todo, Fidel hubiese sido también musical y pudiera haber estado en más de mis conciertos, porque tuve el honor de que asistiera a varios de mis conciertos.

Esta entrada fue publicada en Política, Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Frank Fernández: Si algo grande le dio la Revolución a la cultura fue el pensamiento de #Fidel

  1. Pingback: Frank Fernández: Si algo grande le dio la Revolución a la cultura fue el pensamiento de #Fidel | argencuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.