¿El pulso de una nueva guerra fría? #EEUU

La ruptura del acuerdo nuclear sobre misiles de alcance medio entre EEUU y Rusia es un atentado a la seguridad y a la estabilidad europea y global…

¿El pulso de una nueva guerra fría? Por: Jose Valentín Rodríguez Pérez

El anuncio de la salida de Los Estados Unidos del acuerdo nuclear con Rusia, anunciado por el presidente Donald Trump, disparó las alarmas no solo en el gobierno ruso, sino también en la Europa comunitaria. Implicaciones para el futuro de la estabilidad y la seguridad europeas y para el equilibrio de las relaciones bilaterales ruso-estadounidenses son las señales más visibles de esta ruptura.

Este acuerdo entre EE. UU. y Rusia fue firmado por el presidente de la Unión Soviética Mijail Gorbachov con el propósito de dar por concluida la Guerra Fría, un 7 de diciembre de 1987.

Gorbachov, quien ya había dado pasos concretos, convenció a Ronald Reagan presidente de EE. UU. en ese momento para caminar en el mejoramiento de las relaciones entre ambos países y lograr la distención y seguridad para ambas partes. El gesto no era bien visto por la línea dura de ambos países que ponían resistencia a que se llevara a cabo tal pacto. El acuerdo supuso un golpe mortal para la dinámica de la Guerra Fría y dio paso a la Perestroika y a la desintegración de la URSS.

Pasaron tres décadas desde entonces y hoy puede afirmarse que el acuerdo fue esencial, pues prohibió todos los misiles nucleares y no nucleares de corto y mediano alcance, excepto las armas lanzadas al mar.

Un antecedente que demuestra lo importante de firmar el acuerdo, lo es que desde mediados de los 70, la URSS había sustituido los obsoletos misiles SS4 y SS5 por un nuevo misil de rango intermedio, el SS20. Ello preocupó a los halcones del Pentágono y desplegaron en la vieja Europa los misiles Pershing y Cruise, lo que generó un ambiente de tensiones y protestas.

La paridad militar se había alcanzado entre Rusia y EE. UU., pues ya se percibía un cambio cualitativo y cuantitativo en el equilibrio de seguridad en Europa, según calificaron expertos estadounidenses en defensa en su momento.

Para 1991, casi 2700 misiles habían sido destruidos. Y ambos países acordaron inspeccionar las instalaciones. La retirada en 2002 de EE. UU. del tratado de misiles antibalísticos le hizo afirmar al presidente Vladimir Putin que este tratado ya no servía a los intereses de Rusia.

Ahora el presidente Trump acusa a Rusia de violar el acuerdo suscrito entre ambas partes, alegando que los nuevos proyectos de desarrollo de sistemas de defensa contra misiles —algo que estaba prohibido en el acuerdo— y sus correspondientes pruebas inquietaron al Pentágono y a la alianza atlántica.

De la salida ahora del acuerdo bilateral con Rusia podría extraerse la lectura de que las tensiones entre EE. UU. y China subyacen en la decisión. China no es firmante de ese tratado y ha comenzado un rearme con misiles nucleares de alcance medio para crear una línea de contención frente a EE. UU. y sus aliados. La respuesta del Pentágono fue casi inmediata, prepararse para contener a China y salir del acuerdo con Rusia. Para el enfrentamiento con el gigante asiático ha desarrollado un modelo de misiles no nucleares Tomahawk para ser instalado en sus bases militares en Japón y Guam.

La primera ocasión en que EE. UU. acusó a Rusia de no cumplir el tratado fue en un informe de 2014, algo que Obama denunció entonces en una carta enviada a Putin.

La reacción rusa a la decisión estadounidense de retirarse del pacto nuclear no se hizo esperar, rechazando tal acusación como “una justificación para validar su salida unilateral del acuerdo y culpar a Moscú de este acto”. En términos concretos el gobierno ha dicho que podría producir una respuesta simétrica aumentando el número de misiles en su territorio.

Lo cierto es que la salida de los Estados Unidos de este acuerdo nuclear con Rusia le asiste un fuerte golpe a la seguridad global.

Esta entrada fue publicada en Política, Social y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.