Infancia divino tesoro #Cuba

Cierro los ojos y recuerdo mi infancia. Y me veo allá en el campo entre árboles y frutas; entre cantos de pájaros y ladridos de perros.
Cierro los ojos y me regreso a la ingenuidad de la niñez. Vuelvo a aprender los colores, y a contar, y a observar lo bello del mundo, porque amigos míos, les confieso que a cantar nunca aprendí.

Cierro los ojos y vuelvo a disfrutar de esa alegría intrínseca en cada niño cubano. Y entonces pienso en aquellos que se saltaron la niñez, y en esos que han tenido que ser adultos sin ser ni siquiera adolescentes, pues trabajar para ganarse unos centavos se les ha impuesto como prioridad.
Y un día quisiera cerrar los ojos y que al abrirlos todos los niños y niñas del mundo tengan los mismos privilegios, disfruten de iguales beneficios y los amparen los mismos derechos.
¿Saben? Tengo lindos recuerdos de la infancia. Puedo hasta sentir los olores del pasado y aquellas cosquillas en el estómago cuando los sábados y domingos jugábamos al ‘correbases’ en la explanada que quedaba del otro lado del edificio. A veces era mediodía y tanto hembras como varones habíamos olvidado almorzar. Entonces desde los apartamentos se escuchaba a los padres llamar uno a uno: Yiliana, Yetsy, Mailín, Yadira, Leticia, Eduardo, Yuri, Lenia, Kirenia…
Otro disfrute era jugar a las cuatro esquinas dentro de las escaleras, solo que a veces los vecinos de los primeros pisos nos sacaban y nos mandaban para el parqueo porque entre las risotadas y la algarabía no dejábamos ver la televisión.
¡Ay, cuántos recuerdos! Es que soy de la generación que no tenía tablets ni laptops ni xbox ni playstation… sino de esos que disfrutaban correteando, jugando a la tacha, al pañuelo, a los trompos, las bolas, el tenedor, el platillo volador, a los escondidos, al chiqui-tra y a cuanto santo invento aparecía.
Pero bueno, hoy es otra la generación, la de la era tecnológica o los conocidos como nativos digitales; sin embargo, lo más importante es que en Cuba los niños conservan su sonrisa, su alegría, saben del valor de la amistad y no necesitan protocolos para conocerse, sino que se presentan solos. Y muchas de estas amistades duran para toda la vida.
Este país tiene muchas razones para celebrar hoy 1ro de junio el Día Internacional de la Infancia.
Y entonces cierro los ojos, los aprieto fuerte y vislumbro alegres a los infantes de todo el mundo; ojalá un día se haga la luz y así sea, no solo en Cuba

Tomado de Sierra Maestra

Esta entrada fue publicada en Política, Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.