Los Estados Unidos y su fobia a las Nacionalizaciones. (I Parte)

https://i1.wp.com/www.radiorebelde.cu/images/images/cuba/Bloqueo-EEUU-Cuba.jpgPor: Israel Valdés Rodríguez

En el año 1934 Lázaro Cárdenas del Rio fue elegido Presidente de México. Al llegar a la presidencia México presentaba una situación económica precaria. El 55 % de toda la tierra cultivable correspondía a economías mayores de 10 mil hectáreas, y constituía el 0.3 % de todas las propiedades, por lo que las masas campesinas carecían de tierras. En una serie de Estados los norteamericanos poseían grandes extensiones de tierra. En Chihuahua eran dueños del 42.7 % de la tierra, en Nayarit del 41.9 %, en Baja California del 29 %.

El atraso de la economía mexicana se explicaba en grado considerable por la dependencia con respecto al capital extranjero. La parte principal de las inversiones extranjeras la hacían los monopolios norteamericanos.

El general Plutarco Elías Calles, anterior gobernante, representaba la unión de intereses de los latifundistas y de la gran burguesía reaccionaria, quienes acumularon millones en los años del llamado régimen callista o del callismo.

Los primeros años en el gobierno de Lázaro Cárdenas quedaron marcados por el enfrentamiento con el general Calles, a quien finalmente obligó a abandonar el país en 1936 y quien se exilió en Estados Unidos. Para consolidar su poder, creó una serie de organismos sindicales de carácter oficioso como la Confederación Nacional Campesina (CNC) y la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y procedió a reorganizar su partido, ahora bajo el nombre de Partido de la Revolución Mexicana, modificando su estructura, por lo que de ser una federación de partidos locales y regionales, se integró con cuatro grandes sectores (campesino, obrero, popular y militar).

En dicho movimiento el proletariado desempeñó un papel destacado; a este se unió la participación de otras capas de trabajadores, amplias capas pequeñoburguesas y grupos de la burguesía media nacional. Poco a poco, el gobierno de Lázaro Cárdenas se fue radicalizando en la lucha de clases y bajo la presión de las masas trabajadoras.

De 1935 a 1938 el gobierno promulgó una serie de leyes para proteger de la competencia extranjera a la industria nacional en desarrollo. Especial importancia tuvo la ley de 1938, que establecía aranceles prohibitivos, para la importación de todas aquellas mercancías que se produjeran dentro del país.

Con la aplicación de la Reforma Agraria en este periodo, los campesinos recibieron 14 000 000 de hectáreas de tierra. En algunas regiones, como Yucatán y la Comarca Lagunera, se organizaron cooperativas. Se señala que fue una Reforma Agraria sin indemnización.

En 1936 se aprobó la ley sobre la expropiación en beneficio de la nación, según la cual el Estado tenía pleno derecho a expropiar los bienes particulares por razones de utilidad social. Esta ley (escribía el periódico del Partido Comunista, El Machete) responde a los intereses del desarrollo económico del país, limita las arbitrariedades cometidas por los grupos privilegiados de la burguesía”.

En el desarrollo de la lucha antimperialista que caracterizó el gobierno de Cárdenas, ocupó también un lugar destacado la nacionalización de los ferrocarriles, decretada en 1937, en base a la ley citada en el párrafo anterior.

El 18 de marzo de 1938, Lázaro Cárdenas anunció por radio la nacionalización del petróleo. En su mensaje, el presidente expresaba: “Es evidente que el problema que las compañías petroleras plantean al Poder ejecutivo de la nación con su negativa a cumplir la sentencia que les impuso nuestro más alto tribunal judicial, no es un simple caso de ejecución de sentencia, sino una situación definitiva que debe resolverse con urgencia. Es el interés social de la clase laborante en todas las industrias del país el que lo exige; es el interés público de los mexicanos y aún de los extranjeros que viven en la República y que necesitan de la paz y de la dinámica de los combustibles para el trabajo; es la misma soberanía de la nación, que quedaría expuesta a simples maniobras de capital extranjero, el cual, olvidando que previamente se ha constituido en empresas mexicanas y bajo leyes mexicanas, pretende eludir los mandatos y las obligaciones que le imponen las autoridades del País”.

La Revolución Agraria mexicana resultó ser un aporte significativo al Derecho Internacional cuando en nota del gobierno mexicano al de los Estados Unidos, el 3 de agosto de 1938 le expresaba: “No puede obtenerse la transformación de un país, esto es, el porvenir de una nación, por la imposibilidad de pagar inmediatamente el valor de los bienes pertenecientes a un pequeño número de extranjeros que sólo persiguen una finalidad lucrativa”.

En otra nota fechada el 1ro. de septiembre del mismo año argumenta: “Existen numerosos ejemplos de naciones, cuyo progreso cultural es indiscutible, que se han visto obligadas, sin llegar a repudiar el derecho de propiedad en abstracto, a dictar leyes que han significado la expropiación sin pago inmediato, y en algunos casos sin compensación posterior”.

Como es de suponer, el gobierno de Cárdenas al dictar la nacionalización de las compañías petroleras, fue objeto de presiones de toda índole por parte de las propias compañías y del Departamento de Estado norteamericano.

Se inició una campaña dirigida al descrédito del gobierno de México, tanto en América Latina como en Europa. La falsedad de las afirmaciones llegaba en muchos casos a calumnias acerca del gobierno.

Esta forma más sutil fue acompañada del bloqueo económico, un arma muy utilizada actualmente por el imperialismo. Eso lo sabemos perfectamente los cubanos.

Entre otros actos ejecutados por las compañías y el gobierno de los Estados Unidos contra la economía mexicana podemos citar las siguientes:

  • Retiraron gran número de carros-tanques del territorio mexicano, así como técnicos y especialistas de la industria.
  • Dificultaron el transporte de los productos a otros puertos del golfo y a la costa occidental a través del canal.
  • Presionaron con amenaza de represalia de los grandes monopolios, a los suministradores de materias primas para que no vendiesen a México y a la vez a los compradores de petróleo, así como a los armadores de barcos que rentaban sus barcos a este país.
  • Suprimieron la compra de plata lo que hizo sufrir a México una baja de un 50 % en la exportación, baja que se acentuó en los años siguientes.

Es fácil apreciar que ya por este entonces los gobernantes norteamericanos se fueron especializando en “bloqueos económicos”. Después, con la fundación de la CIA en 1947, los métodos y procedimientos de esa maquinaria defensora de los intereses monopolistas se convirtió en una “Empresa de subversión” y fueron más sutiles, más clandestinos y más eficientes. Esto lo veremos en los próximos capítulos.

Esta entrada fue publicada en Política, Social y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los Estados Unidos y su fobia a las Nacionalizaciones. (I Parte)

  1. Pingback: Los Estados Unidos y su fobia a las Nacionalizaciones. (II Parte) | Cuba por Siempre

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.