#Cuba Rubén Martínez Villena: huelga obrera nacional, marzo 1930

Rubén Martínez Villena: huelga obrera nacional, marzo 1930

Después de la Protesta de los Trece, Rubén Martínez Villena continuó desarrollando una larga lista de acciones y proyectos entre los que destacan la Falange de Acción Cubana, el Grupo Minorista, el Movimiento de Veteranos y Patriotas, la Universidad Popular José Martí, el Partido Comunista de Cuba, la Confederación Nacional Obrera, así como las importantes Huelgas Generales de marzo de 1930 y agosto de 1933.
Se incrementaba la lucha popular debido a una crisis económica que había sumado sus efectos devastadores a la crisis permanente que afectaba a la sociedad cubana. El incremento de los males sociales era directamente proporcional al aumento del saqueo de la riqueza cubana por los monopolios extranjeros y a la explotación de las masas trabajadoras.

De la estrecha vinculación de Villena con la clase obrera en estos últimos acontecimientos, destaca la huelga general del 20 de marzo de 1930 que estremece al régimen de Gerardo Machado, la que había sido convocada por dirigente desde el Centro Obrero de La Habana, ubicado en la calle Dragones número 104 del centro de la capital cubana.

Algunos testimonios recogen el momento de su entrada sobre las 9 a.m. a ese recinto, a pesar del férreo cordón policial desplegado desde horas tempranas. Un Villena enfermo, con fiebre de 39 grados, debido a la tuberculosis que lo consumía, estuvo presente y centró la atención de todos los asistentes.

A los numerosos obreros allí reunidos llegó la alarmante noticia de que el tirano había enviado algunos esbirros para eliminar a Villena, por eso tenían que protegerlo cada vez más. Un conductor de ómnibus le dio su gorra y su chaqueta para despistar a los enemigos. Una amplia masa de trabajadores lo protegió y acompañó hasta la salida del Centro Obrero.

Y con estas palabras había llamado a todos los trabajadores: “Decían que no habría huelga y hay huelga. Decían que yo no hablaría y estoy hablando”. El paro de veinticuatro horas realizado ese día, al que se sumaron más de 200 mil trabajadores y empleados de todo el país, fue como un golpe en pleno rostro del dictador Machado, quien antes había declarado que en su gobierno ninguna huelga duraría más de quince minutos.

Enarbolando la consigna “Abajo Machado” se logró paralizar totalmente la producción, el comercio y el transporte urbano en La Habana, Manzanillo y otras localidades del país, así como denunciar el entreguismo del régimen al imperialismo norteamericano y la explotación de los obreros.

Así de convulsos eran los días de aquel joven revolucionario para quien Cuba era su pasión permanente, educando con su ejemplo, aprendiendo con las masas y estudiando las causas del posible estancamiento del movimiento sindical.

Rubén Martínez Villena: huelga obrera nacional, marzo 1930Apenas un mes antes de esta huelga escribió un texto en el cual analizaba las debilidades del sindicalismo cubano por no haber conquistado plenamente tres sectores fundamentales: el proletariado azucarero que incluía a los trabajadores de los centrales y los vinculados a la labores agrícolas, los ferroviarios y los de la industria tabacalera que, en su conjunto, representaban el cincuenta por ciento de los asalariados en el país.

La huelga general de 1930 fue la primera manifestación de pujanza de la clase obrera de Cuba, estuvo organizada y dirigida por el Partido Comunista de Cuba (PCC), y la Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC), bajo la conducción Villena, y significó el inicio del fin del presidente Gerardo Machado, a quien el propio Villena calificara de “asno con garras”.

El Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén al valorarlo en toda su dimensión lo caracterizaba certeramente: “”El rostro iluminado con la luz verde de los ojos en los que se mezclaban dureza y ternura (…) El resto era bondad. Bondad asistida de una inteligencia desollada, en carne viva; una inteligencia captadora y analítica que podía desintegrar un problema sin esfuerzo aparente, midiendo y calibrando de un golpe abarcador todas sus implicaciones”.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Historia, Social y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .