Juego en tiempo de coronavirus en #Cuba #COVID19

Mi abuela se llevaba las manos a la cabeza cuando le acababa con su poco hilo de coser. Pero como era el nieto lindo de la casa no pasaba a castigo mayor.

En aquel tiempo en el hogar aprovechabamos cualquier hoja para el proyecto que reunía a varios amiguitos del barrio.

Siempre había alguna innovación nueva en los diseños del grupo. En aquel escenario no faltaba la competitividad, pero siempre disfrutábamos hacer esos dobleces exactos indispensables para lograr que su vuelo fuera eficaz.

Aquellas vivencias las recordé en estos días que la iniciativa se impone para entretener a los más pequeños. Entonces después de varios intentos para empinar en el balcón nuestra chiringa -cometa de papel-, causamos asombro en el barrio.

Esta diversión la disfrutamos todos en el hogar, incluso los socios de las nuevas generaciones tecnológicas, quienes asombrados de aquel artilugio desconocido por los más pequeños se suman al entretenimiento de volar chiringas.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.