Toda la felicidad para los niños cubanos

Foto / PL.

El Día Internacional de la Infancia , celebrado en Cuba al iniciarse junio, tuvo esta vez otra tonalidad a causa de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Los niños no colmaron plazas y parques en conmemoraciones especiales, pues estaban en sus casas para respetar el distanciamiento social que aún acata Cuba, a pesar de que la pandemia cursa por un escenario favorable.

Como el cuidado de los infantes constituye en este país objetivo esencial de todas las políticas del Estado, también médicos, enfermeros y técnicos han atendido con celo a los pacientes de menos de edad, poco más de 200, que desafortunadamente fueron contagiados con la COVID-19 .

Con muchos de ellos recuperados y ningún fallecido, la población siguió atentamente los informes sobre la salud de esos pacientes.

Con la vigilancia precisa a los más pequeños en ese trance y a todos los que están sanos, pero a buen recaudo en sus casas, la mayor de las Antillas respondió positivamente al llamado de la UNICEF , Fondo de Naciones Unidas para la Infancia , para salvaguardar en la presente crisis ese grupo de edades.

Así corresponde con la política del Estado en época de pandemia o en la normalidad.

La protección de los derechos de la infancia y desarrollo así como su instrucción escolar y educación en valores representan lineamientos esenciales en este país caribeño.

La Convención sobre los Derechos del Niño entró en vigor en la patria de José Martí en mil 991 y así quedaron refrendadas sus prerrogativas.

En correspondencia, veintiuno por ciento de la población con edades por debajo de los 18 años goza de amplios beneficios.

Entre ellos destacan una tasa neta de matrícula en la enseñanza primaria de 99 por ciento y una tasa bruta de escolarización en el nivel secundario que sobrepasa 96 por ciento.

Varios centenares de pequeños y adolescentes sin amparo filial viven en instituciones bajo la directriz del Ministerio de Educación.

Cuando arriban a la mayoría de edad, los jóvenes en esa condición y todos los que egresan del noveno y duodécimo grados cuentan con ofertas de estudio.

Si bien el momento que vive Cuba no permite expresar públicamente el alborozo de niños y jóvenes por celebrar el Día Internacional de la Infancia , ellos siguen las teleclases desde sus viviendas y alistan sus cuadernos para, cuando sea oportuno, reintegrarse a las escuelas.

Allí los espera un mundo de conocimientos y enseñanzas para prepararlos como ciudadanos instruidos, honestos y solidarios.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .