El fuego de la libertad resplandece hoy en Vilma

https://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2017/06/15/collage-vilma-espin1.jpg

Una mujer de valor, esa es Vilma Lucila Espín Guillois. Y no se trata de convertirla en estatua, sino de otorgarle el lugar que ella se ganó en la sociedad cubana a fuerza de trabajo, a través de su pensamiento preclaro y sus luchas por la igualdad. Mediante algunos fragmentos de discursos o entrevistas proponemos un homenaje este 18 de junio, en el aniversario 13 de su muerte. Esta es una manera de recordar cuántas batallas hemos ganado hasta hoy y las que faltan…

Cada una de las palabras que aquí se utilizaron marcaron la trayectoria revolucionaria de Vilma como incansable defensora de la emancipación de la mujer, ella, que fue Deborah en las luchas clandestinas bajo las órdenes de Frank País, en especial durante el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba, y luego en la guerrilla en la Sierra Maestra.

Estas son las preguntas que nunca le hice, sin embargo, cada una de ellas fue respondida en sus discursos, entrevistas o en sus conversaciones sinceras:

– El Movimiento 26 de Julio fue un ejemplo fehaciente de la disposición de los jóvenes cubanos a luchar hasta la muerte contra el dictador Fulgencio Batista. Uno de los momentos más sensibles de esa época fue la muerte de Frank País, ¿cuéntenos cómo vivió este hecho?

– Esa tarde fue tremenda para todos nosotros. Inmediatamente llamamos a la mamá de Frank y a su novia América Domitro para que fueran enseguida a reclamar el cadáver.

“Frank estaba tirado en medio de la calle y todo el pueblo se fue arremolinando allí, se pusieron cordones. Había una situación popular tremenda. Frank muerto, y Santiago de Cuba estaba hirviendo. Esa misma tarde, los dueños de los almacenes y la gente de la Resistencia Cívica empezaron una huelga; los patronos y los obreros, todo el mundo. Ahí sí es verdad que todo el mundo se puso de acuerdo, y empezaron a cerrar.

”(…) El entierro fue una manifestación de todo el pueblo. Los centros de trabajo estaban cerrados, no había fuerzas públicas por ninguna parte y la ciudad entera estaba tomada por el pueblo. La gente que no iba en el entierro, tiraba flores a su paso, y hubo caso de gente de la Marina que esperaron el entierro y se cuadraban cuando pasaba; fueron los que participaron, menos de dos meses después, en la acción de Cienfuegos (esto lo supe luego)”.

– Luego del triunfo de la Revolución, la mujer cubana debía empoderarse dentro de la sociedad. Este proceso no sería fácil, llevaba implícito mucho trabajo, sobre todo porque era vista como instrumento para procrear, ¿cuál es su opinión sobre este tema?

En estos años de socialismo, la mujer, marcada por los prejuicios y la discriminación, la más oprimida entre los oprimidos, se convirtió en fuerza fundamental de la obra revolucionaria. Ha sido parte activa en las profundas transformaciones económicas, políticas y sociales que lleva adelante nuestro pueblo, a la vez que se ha transformado a sí misma mediante un proceso permanente de participación que ha propiciado su desarrollo en todos los órdenes.

“Las mujeres cubanas somos casi la mitad de la población, un alto por ciento de la fuerza laboral, de los técnicos del país, apreciándose la tendencia a mantener e incrementar el nivel participativo, ya que, tanto en las sucesivas graduaciones como en la matrícula femenina, se muestra un sostenido crecimiento en todos los cursos.

”El horizonte laboral de las mujeres cubanas se ha transformado. La decisión política y las medidas tomadas en consecuencia permiten iguales oportunidades y posibilidades en la esfera del trabajo”.

– La creación de Círculos Infantiles a lo largo de toda la Isla fue una de las tareas que cumplió con mucho esmero, ¿por qué?

– Hasta que no tengamos suficientes Círculos Infantiles, la mujer no habrá sido liberada suficientemente. Dentro de poco tiempo van a necesitarse mucho los brazos de las mujeres.

– A nivel internacional hay muchas cosas que no se entienden de la causa cubana, ¿cómo definiría nuestro anhelo de un mundo mejor?

– A la misma velocidad de las tecnologías de la información y las comunicaciones, de aviones y misiles, se expande la conciencia de que necesitamos, anhelamos y construiremos una sociedad y un país que incluya nuestras utopías y realidades, nuestras ideas transformadoras y de principios, cuyos máximos fines se vislumbran a cada instante con mayor claridad:

“Racionalidad, para que no se extinga la vida en el planeta, para no destruir su medioambiente y las riquezas naturales. Racionalidad y sentido común para oponerlo al egoísmo, al individualismo, a las inequidades, a la deshumanización, al consumismo, a la magnificación del dinero y de la propiedad privada.

”Desarrollo sustentable, para distribuir y consumir equitativamente toda la riqueza que creamos las mujeres y los hombres con nuestro trabajo y no comprometer el futuro de nuestra descendencia.

”Educación para todos, que dé a la mujer la posibilidad de ofrecer un aporte en mejores condiciones a la obra colectiva y le permita aprender, seguir desarrollando y dominar las tecnologías de avanzada en todos los campos.

”Cultura para el disfrute de toda la creación artística y literaria, que eleve los espíritus y haga más grata la vida. Para seguir alimentando y enriqueciendo nuestras culturas nacionales, las que nos identifican y nos unen.

”Igualdad social, para que desaparezca la discriminación de todo tipo: racial, étnica, nacional, religiosa, de orientación sexual y por género. Para eliminar patrones sexistas y preparar a las nuevas generaciones para el desempeño responsable y compartido de los papeles sociales y familiares.

”Solidaridad y justicia, para hacer prevalecer los valores éticos y morales que dignifican y enaltecen la condición humana: las mujeres y los hombres cultos y libres del siglo XXI.

”Paz, soberanía e independencia, para trabajar libres de presiones y amenazas, de bloqueos y chantajes, de conflictos y guerras, con respeto para cada mujer y cada hombre, cada país y nación de esta tierra americana que nos contiene y seguiremos defendiendo siempre”.

– ¿Cómo valora el papel que desempeña la mujer en el proceso de liberación en América Latina y el Caribe?

– La fuerza de las mujeres latinoamericanas y su pujante movimiento cada vez abarca mayores proporciones; es una demostración más de la posibilidad de unirnos estrechamente en torno a objetivos esenciales para el futuro de nuestros pueblos. A lo largo de estos años ha crecido sistemáticamente la participación femenina en la lucha por la independencia y la soberanía nacional, en la batalla por desbrozar los caminos del desarrollo. Han quedado atrás los tiempos en que solo mujeres excepcionales podían destacarse en la vida económica, política y social de sus países y se abre paso una nueva etapa en que son muchas las que participan, jugando un importante papel en la sociedad.

“Hacer llegar cada vez mayor información a amplios sectores femeninos sobre las causas reales de su situación, movilizar a las masas de mujeres para que contribuyan con su influencia y con su acción al logro de los objetivos de sus pueblos, a la conquista de sus más genuinos derechos, es realmente un compromiso de honor para cada mujer consciente de esta región.

”Es necesario que nuestra voz penetre la barrera de mentiras, de desinformación que imponen los medios de difusión en manos de las transnacionales imperialistas, encargadas de confundir, dividir y desviar a las masas de sus legítimos intereses. Vencer en este empeño, solo será posible si desplegamos una labor tenaz y nos unimos fuertemente frente al enemigo poderoso y carente de escrúpulos que amenaza la supervivencia de los pueblos de este continente.

”¿No son acaso las mujeres quienes sufren con mayor rigor las consecuencias de la crisis económica que golpea con saña sobre las mayorías desposeídas, afectando también a otras clases sociales de los países de América Latina y el Caribe? Las mujeres padecen con todo dramatismo el impacto de la inflación, de la carestía de la vida, de la falta de alimentos, de escuelas, de servicios médicos para sus hijos: de la miseria, del hambre, de la desesperanza; son ellas quienes se ocupan en inhumanos subempleos que les ofrecen misérrimas entradas, quienes se emplean en las industrias maquiladoras, quienes reciben salarios inferiores por cualquier plaza, quienes primero son echadas a la calle cuando se impone el desempleo”.

– Al recibir el Premio a la Utilidad de la Virtud, usted se declaró fiel martiana, ¿qué importancia le atribuye al pensamiento de José Martí para los cubanos de nuestro siglo?

– José Martí definió la virtud que alienta en nuestros corazones y de la que nos nutrimos las revolucionarias y los revolucionarios cubanos: con los pobres de la tierra / quiero yo mi suerte echar. Si algún mérito personal me corresponde, es haber sido fiel a esos ideales, de ser martiana de raíz, de sentir en mi mejilla la injusticia, de amar, como amo desde que nací, a mi pueblo…

Fuente

Esta entrada fue publicada en Historia, Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.