A cada cosa por su nombre

https://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2020/07/09/semana-virtual-contra-terrorismo.jpgHasta este viernes 10 de julio estará sesionando a escala global la Semana Virtual contra el Terrorismo, organizada y promovida por la oficina de las Naciones Unidas sobre esa práctica criminal.

Se trata de un renovado esfuerzo de la comunidad internacional por analizar e impulsar el empeño mancomunado de todos los países miembros la ONU contra un flagelo que ha causado y causa graves heridas a nuestra civilización, y que forma parte del arsenal de aquellos que intentan imponer sus designios hegemónicos como única opción a la humanidad.

Desde luego, Cuba, víctima consuetudinaria desde hace decenios de actos de barbarie orquestados por los grupos de políticos y mercenarios con sede en los Estados Unidos, no podía dejar de participar en esta cita, marcar con precisión sus criterios, y reiterar la larga lista de violencia inducida en su contra.

Vale recordar que el expediente terrorista es de alcance universal, y tiene mucho que ver con los intereses hegemonistas que le han aupado, estimulado y utilizado- y aún lo hacen- en el intento de imponer sus cánones absolutistas en todo el orbe.

Por demás, aquellos que incitan y pagan a los que matan y destruyen a mansalva, tienen la desfachatez de, a la vez, erigirse en jueces globales para otorgar a ajenos el título de colaboradores con el terrorismo en sus listas unilaterales de clasificación de pretendidos “pecadores”. De hecho nuestro país ha sido reincorporado a ese espurio documento gracias a Donald Trump y sus asesores.

De ahí que la Mayor de las Antillas haya programado una activa participación en este foro de la ONU, subrayando su pleno compromiso en la lucha universal contra las políticas y prácticas terroristas, y denunciando una vez más las reiteradas agresiones en su contra, desde brutales crímenes como la voladura de una nave aérea cubana en Barbados en 1976 con más de setenta civiles a bordo o los ataques con bombas a nuestras instalaciones turistas, hasta el bloqueo económico  y comercial de Washington que se prolonga ya por casi seis décadas.

Un devenir de violencia que incluyó el reciente ametrallamiento de la Embajada cubana en Washington, a escasas cuadras de la mismísima Casa Blanca, sin que hasta el momento la Oficina Oval, el Departamento de Estado, u otras instituciones oficiales gringas, hayan movido un dedo para ejercer la justicia contra el autor del hecho o informado a la Isla del desarrollo de las investigaciones sobre un suceso de tamaña gravedad.

Para Cuba, explica una nota oficial de nuestro país, “una convención de este tipo debería establecer una definición precisa, clara y exacta del delito de terrorismo internacional, que abarque todos sus aspectos e incluya el terrorismo de Estado”.

La nota añade que “la decisión de elevar al máximo rango legislativo el compromiso de Cuba en la lucha contra el terrorismo mediante su inclusión en el artículo 16 de la nueva Constitución de la República, reafirma la posición de larga data defendida por la Habana y hace que uno de los principios de su política exterior sea repudiar y condenar el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, en particular el terrorismo de Estado.”

Por lo demás Cuba reitera la valía de cooperar con cualquier Estado en la prevención y enfrentamiento del terrorismo internacional, sobre la base del respeto a las normas del Derecho global.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Política, Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.