#Cuba A 60 años de la Primera Declaración de La Habana

Los nueve puntos de la Declaración de La Habana tuvieron inmediata repercusión en los movimientos progresistas de América Latina.

Este 2 de septiembre se conmemoran los 60 años de la Primera Declaración de La Habana, en la cual el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro proclamó al mundo los principios por los cuales su pueblo estaba dispuesto a cumplir la consigna de Patria o Muerte, y su convencimiento de vencer.

Pocas veces en la historia un documento escrito hace seis décadas mantiene vigencia en sus principios, como ocurre con la Primera Declaración de La Habana, aprobada con entusiasmo viril por más de un millón de cubanos reunidos en la Plaza de la Revolución el 2 de septiembre de 1960.

Los nueve puntos de la Declaración de La Habana constituyeron una proclama al mundo de los conceptos rectores de la Revolución, y tuvieron inmediata repercusión en los movimientos progresistas de América Latina.

«La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba condena enérgicamente la intervención abierta y criminal que durante más de un siglo ha ejercido el imperialismo norteamericano sobre todos los pueblos de la América Latina», declara la Primera Declaración de La Habana contra el intervencionismo.

En este sentido la Primera Declaración de La Habana, publicada el 2 de septiembre de 1960, preserva hoy día una vigencia que encausa importantes luchas sociales en el mundo entero. La isla de Cuba erigió su nueva Constitución de 2019 sobre las bases de esta declaración.

1. El derecho del campesino a la tierra.

2. Oportunidad del niño y adolescente a la educación libre y gratuita.

3. Asistencia médica primaria y asistencial para los enfermos y la colectividad en general.

4. Manutención, seguridad social y pensión para adultos mayores y personas de la tercera edad.

«Que no haya enfermo que no tenga atención médica; que no haya niño que no tenga escuela, alimentación y vestido; que no haya joven que no tenga oportunidad de estudiar; que no haya persona que no tenga acceso al estudio, la cultura y el deporte», reza la actual Constitución cubana.

Por otra parte, esta declaración avivó la llama de la autodetermianción de los pueblos y el respeto a la independencia, además de la autonomía soberana contra los imperios y las intenciones de injerencia coercitiva de EE.UU.

El documento cubano de 1960 se alzó de manera directa contra las estrategias colonialistas de la época, artimañas políticas y diplomáticas gestadas para ejercer dominación.

La Doctrina Monroe, fungió como un plan intervencionista y castrador afianzado en la superioridad militar, como lo define el mencionado documento de la Revolución cubana, «para extender el dominio en América de los imperialistas voraces».

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .