Cuba salva, siempre

“Los niños, libres de esquemas y convenciones sociales, con su lenguaje libre, espontáneo y sincero, pueden contarnos indudablemente y transmitirnos, de esta desoladora experiencia de la COVID-19, un mensaje positivo, que es lo de la solidaridad, la hermandad, la unión sin diferencias de sexo, nacionalidad, religión”.

Del proyecto “Presento a ustedes el Señor Coronavirus”

Hoy estamos afrontando una nueva realidad, un cambio radical de las más insignificantes costumbres, con la horrorosa duda de que nada podrá volver a ser como antes, cuando desconocíamos la existencia del virus SARS-CoV-2.

Personalmente me siento muy triste por la secuela de muertos que ha dejado, también porque parece una lista que no quiere concluir nunca, y porque me doy cuenta que los niños, sobre todo los más pequeños, en el peor de los casos, no podrán gozar mucho del placer de compartir sus vidas con los otros, como en cambio pudimos hacer nosotros, ya adultos, desde hace un buen tiempo.

Esta terrible emergencia, como sabemos, profundizó aún más la difícil crisis económica mundial, dejando numerosas familias, sobre todo las más pobres, al confín de la indigencia.

Para dar una modesta ayuda a los que se encuentran en esta situación, la Pública Asistencia de Campi Bisenzio, en colaboración con el Comitato Gemellaggi, dirigido por la asesora Giorgia Salvadori y con el Patrocinio del Ayuntamiento de Campi Bisenzio, decidió promover el proyecto “Presento a ustedes el Sr. Coronavirus”.

El grupo de coordinación del proyecto, formado por las voluntarias de la Pública Asistencia, Paola Zanobetti, Federica Cresci, Mirella Magonio, promovió la recopilación de dibujos y cuentos de niños y pre-adolescentes, de los 3 hasta los 14 años, cuyo título y guía temática fue: “Presento a ustedes el Sr. Coronavirus” y anuncia, además, la publicación de un libro con el mismo título, que reunirá una colección de los dibujos recibidos.

Los objetivos del proyecto son: estimular los niños a la expresión gráfica y a la escritura, mediante la producción de dibujos, textos escritos, muñequitos, materiales fotográficos, retratando lo que viven, a decir de los cambios forzados en las costumbres de la vida cotidiana, determinados por la situación de emergencia de la COVID-19; promover la comunicación y el intercambio de emociones y experiencias entre niños del territorio y los de países hermanados con el Ayuntamiento de Campi Bisenzio; recoger fondos para sustentar la Pública Asistencia de Campi Bisenzio, después de la venta del libro y una parte de los fondos será entregada a las familias del territorio en extrema dificultad económica a causa de la emergencia de la COVID-19. Además, se les regalará una copia del libro a todos los niños que participaron, en Italia y en el extranjero.

El mensaje que se quiere transmitir es que la globalización es un proceso de integración que concierne a las economías, culturas y costumbres de todo el planeta. La rápida circulación de ideas, mercancías y personas llevaron también a la rápida transmisión de enfermedades infecciosas que, difusas en el planeta, pueden volverse pandemias, golpeando enteras poblaciones. Por ejemplo, la COVID-19 unió, en la dramática situación sanitaria, a todas las naciones del planeta Tierra.

Muchas personas en este momento tienen que afrontar el deterioro de las condiciones domésticas, y el repentino aislamiento de redes de soporte formal e informal, como amigos, familia y educadores. De esta desoladora experiencia podemos aprender y transmitir un mensaje positivo, de unión en la distancia, porque, en todo caso no estamos solos.

Los niños que participaron son de la Piana Fiorentina y de los países hermanados con el Ayuntamiento de Campi Bisenzio: Pallagorio-Calabria, República Árabe Democrática Saharaui, Escocia, Francia, Nicaragua, Cuba. Materialmente, hasta ahora, el grupo de coordinación recibió dibujos de Italia, y del extranjero, por el Comitato Gemellaggi, de Orly (Francia), de los Campos Prófugos Saharaui en territorio argelino y de Cuba.

Ya, de Cuba, que envió a Italia, a las zonas más golpeadas, sin titubear, no solo dos brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, obra del Comandante en Jefe Fidel Castro en el año 2005, pero también participó sin titubear a esta recolección de dibujos para ayudar a niños menos dichosos que los de la Isla, los cuales, incluso viviendo en un país del primer mundo, padecen el impacto de un gobierno capitalista, dónde el punto central de la existencia es el mercado y no el ser humano.

De Cuba los dibujos llegaron en tres vías diferentes: por correo desde el municipio de Caimito, en provincia de Artemisa, directamente al grupo de coordinación desde La Habana y desde la provincia de Villa Clara y por el Comitato Gemellaggi de La Paloma, localidad del municipio de Trinidad, en la provincia de Sancti Spiritus.

El pueblo cubano, desde siempre educado en la solidaridad, quiso hacer sentir su calor humano a los niños italianos y entre las personas que participaron hay también personalidades significativas, que son parte de la historia y la cultura de esta isla rebelde.

Por ejemplo, el director del grupo musical Buena Fe, Israel Rojas, envió el dibujo de su hija Ana Paola, que resultó entre los primeros competidores. Buena Fe de Cuba rompió los estereotipos de la canción de autor mezclándolos con influencias de la trova, el rock, el pop, la guaracha, el reggae, el flamenco y ritmos autóctonos del oriente de la isla. Una de sus canciones, Valientes, se dedicó justo a los médicos internacionalistas cubanos y el estribillo dice: “¿Qué estoy haciendo aquí? Amando a este país como a mí mismo. No, que va, no hay heroísmo, vine a darle un beso al mundo y nada más”.

Juan Carlos Travieso, director y miembro de la junta directiva del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, envió un cuento ilustrado y la foto de una escultura de su hija Lucia y también nos entregó un mensaje para los niños de la península: “Nos sentimos muy felices al saber que nuestra hija aporta con sus historias y dibujos a tan noble causa para ayudar a los niños necesitados de Italia. Es hermoso que entienda desde pequeña el valor de la solidaridad. La pandemia ha dejado para la humanidad muchas enseñanzas”.

Randy Alonso Falcón, periodista cubano, director del portal web Cubadebate, el sitio web “Fidel Soldado de las Ideas” y del programa de la Televisión Mesa Redonda, envió el dibujo de su hijo Daniel Alejandro y les dedicó estas frases a los niños participantes: “Los niños han sido verdaderos héroes en esta batalla del mundo por la vida. Desde la pequeñez de su tamaño y la grandeza de sus sueños han sabido enfrentar los largos periodos de confinamiento, el distanciamiento social de los amigos, la ausencia física de la escuela. Para algunos, dibujar ha sido un creativo refugio espiritual en medio de tanta incertidumbre. Atesoraré los dibujos de mi hijo en estos meses como uno de los pocos recuerdos gratos de este 2020”.

Olga Salanueva, mujer de un héroe de esta isla rebelde, René González, que con 4 compañeros, estuvo preso casi 15 años en las prisiones estadounidenses, por la única culpa de haber intentado defender Cuba de los ataques terroristas que se organizan periódicamente en Florida, bajo orden de la mafia anticubana de Miami, no sólo envió el dibujo de su nieto, Ignacio René, sino también involucró una decena de niños conocidos.

Concluyo este breve artículo, dedicado a la Isla que salva, con las palabras de Olga, justo porque nos invita a reflexionar sobre esta época tan particular que estamos viviendo y añado que espero que también en Italia, no sólo en Cuba, la palabra solidaridad se convierta en la bandera más alta que hay que sostener.

Olga escribe: “Queremos saludar desde Cuba a todos los niños que en Italia lean este libro, y también a todos los que lo han hecho con sus dibujos. Esta experiencia colectiva que vive la humanidad dejará una huella en la mayoría de nosotros, incluidos nuestros niños. Muchos contarán a sus hijos y a sus nietos sobre este momento, y a través del prisma de los años transcurridos probablemente transmitirán una imagen moldeada por experiencias posteriores. Pero nada podrá superar el testimonio que esos mismos padres y abuelos habrán contado justo ahora, mientras enfrentan este tiempo. He ahí la importancia de esta obra. Lo que ha sido grabado en ella por los niños que participaron, perdurará como la narración insustituible de una época, y esperamos sea parte del mejoramiento humano que esta crisis mundial demanda”.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.