El día que se fundieron las tres etapas de un mismo Ejército

Homanaje de las Far a combatientes de la Guerrilla del Che en el Congo en su 50 Aniversario en una Unidad de las FAR

Cuando el 20 de enero de 1961, en un ambiente de hostilidad imperial hacia la naciente Revolución, Fidel hizo pública la decisión de que el país no bajaría la guardia ni descansaría un minuto en el trabajo de organizar la defensa, quedaba fijado, ya para siempre, cuán importante sería el desafío de preservar la soberanía de la Patria.

Aquel día el máximo líder habló ante miles de milicianos habaneros que regresaban de enfrentar, junto a los del centro y el oriente del país, a las bandas fomentadas por el Gobierno de Estados Unidos, que asolaron distintas zonas del territorio cubano, especialmente las montañas de la región central.

Según revelan estudios de historiadores cubanos, como consecuencia del bandidismo más de 200 civiles fueron asesinados por los alzados, entre ellos campesinos y trabajadores agrícolas, niños, maestros voluntarios, brigadistas y colaboradores de la Campaña de Alfabetización.

Aquellos bandidos, amparados por la CIA y la Casa Blanca, se dedicaron a practicar el terrorismo, desde el asedio y la intimidación hasta el asesinato de pobladores, y formaban parte del esquema estratégico estadounidense en su objetivo de derrocar a la Revolución Cubana.

De manera que, desde bien temprano, para los cubanos estuvo claro que la defensa no podía relegarse a un lugar secundario.

TRES ETAPAS DE UN MISMO EJÉRCITO

El General de Ejército Raúl Castro reconocería que para entonces, la Revolución demostraba con pruebas evidentes, que armar al pueblo estaba lejos de ser una consigna. Era una realidad, que crecía ante los ojos del enemigo, y que fue posible demostrar apenas tres meses más tarde en las arenas de Playa Girón, sostuvo.

Así nacieron el Ejército Central, el 4 de abril de ese mismo año, y el Oriental, el 21 del mismo mes.

Dicho sistema se consolidaría alrededor de dos meses después con la creación del Ejército Occidental, el 14 de junio, una fecha enaltecida en la historia de Cuba, pues marca el nacimiento de dos grandes hombres, el del Lugarteniente General Antonio Maceo y el  del Comandante Ernesto Che Guevara.

Ese día, según palabras del propio Raúl, se funden simbólicamente tres etapas de un mismo Ejército: el Mambí, el Rebelde y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Se constituyó pocas semanas después de la victoria cubana en Playa Girón y su primer jefe fue el Comandante Guillermo García Frías. Desde entonces ha mantenido una tradición histórica al servicio de la Patria y de solidaridad con otros pueblos del mundo.

El surgimiento de este mando no dejaba de ser previsible. Nace con la misión de defender la región occidental y, de manera muy marcada por la conveniencia estratégica, de proteger a la capital de la República.  

No tardó mucho tiempo en extender su reputación. Tal y como cuentan quienes vivieron aquella experiencia de ser fundadores del Ejército Occidental, de allí partieron las primeras unidades de las far que brindaron ayuda solidaria a los pueblos hermanos de Argelia, Siria, Angola y Etiopía.

También destaca la participación en misiones productivas y en el apoyo brindado a la población ante fenómenos naturales.

LA VANGUARDIA DEL GRAN EJÉRCITO DEL PUEBLO

Al valorar el alcance de dicho mando, se le ha calificado como la Punta de Vanguardia del Gran Ejército del Pueblo.

El General de Ejército aseveró que la seguridad en la victoria se sustenta en la sangre de los compañeros caídos y en los ríos de sudor que a lo largo de muchos años han vertido millones de cubanos, quienes trabajaron para hacer realidad el objetivo de evitar la guerra.

Hoy tiene total vigencia lo expresado por Fidel en el Informe Central al Primer Congreso del Partido: «Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo, les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención. La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error».

El enemigo de la Revolución sabe de nuestra imbatible unidad nacional, pero aun así enfila sus golpes a socavar y subvertir. En ese intento, chocará una vez más con el poderío defensivo del pueblo y su capacidad para vencer.

Entre otras fuerzas, también tendrían que vérselas con los combatientes del Ejército Occidental, ese mando surgido el 14 de junio de 1961, y que tantas páginas combativas ha escrito en múltiples misiones. Un Ejército en constante perfeccionamiento y sin bajar la guardia un solo minuto.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.