Salvar vidas en el mar no es un oficio, es una proeza humana

Por: Francisco Arias Fernández

El rescate y salvamento marítimo constituye una de las prioridades de los combatientes de las Tropas Guardafronteras (TGF) del Ministerio del Interior (MININT) de Cuba, que invierten ingentes esfuerzos y recursos para la preparación de sus fuerzas y en dotar a las embarcaciones con los medios adecuados que le permitan el cumplimiento exitoso y oportuno de sus ries­gosas misiones.

Desde 1966 Cuba es miem­bro de la Organización Ma­rítima Internacional (OMI), organismo especializado de la Organización de Naciones Unidas (ONU), responsable de la seguridad y protección de la navegación y prevención de la contaminación del mar por los buques.

La Ley No. 115 sobre la Navegación Marítima, Fluvial y Lacustre, de 6 de julio de 2013, faculta en su artículo 6 al MININT, entre otras funciones: «Implementar las medidas para la protección de los buques, embarcaciones y artefactos na­vales que hayan naufragado, o que representan un peligro para la seguridad de la navegación y el medio ambiente marino, o para los que se encuentran surtos en puertos, y aquellas que se requieren ante catástro­fes naturales o cualquier otra contingencia en el mar».

También le responsabiliza con: «Coordinar las acciones para la búsqueda y salvamento de personas en peligro en el mar, y a tales efectos establecer la cooperación con organizacio­nes de los Estados ribereños».

Las estadísticas interna­cionales señalan que en los últimos diez años se produjo un promedio anual de 113 barcos desaparecidos en todo el mundo, y el error humano representa entre el 75 y el 96 % de los accidentes; muchas veces condicionados por la falta de percepción de riesgos y la viola­ción de normas y procedimien­tos para la navegación segura.

En el caso de Cuba, a lo largo del 2019, fueron resca­tadas en aguas territoriales, aproximadamente, trescientas personas, en noventa solicitu­des de auxilio y se recuperaron los cuerpos sin vida de diez ciudadanos. En estos hechos predominan embarcaciones particulares destinadas a la pesca deportiva y comercial privada y de recreo, que utilizan nuestro mar territorial.

A BORDO DEL GUARDACOSTAS 060

Múltiples son las historias coti­dianas de los hombres y muje­res de las TGF, a bordo de los buques, que exponen sus vidas en los más diversos peligros y desafíos para salvar y rescatar a personas que solicitan auxilio.

Así se puede constatar al intercambiar con los miembros de la tripulación del Guardacos­tas 060, de la Escuadrilla Naval del Destacamento Norocciden­tal, que junto a sus responsa­bilidades de protección de la frontera, de la flora y la fauna, en la lucha contra el narcotrá­fico internacional y las salidas  ilegales del país, asumen esta alta responsabilidad.

Su joven comandante, el capitán Oranys Pérez Burgos, licenciado en Ciencias Navales, en la Academia Naval Granma, se siente orgulloso de haber cumplido significativas misio­nes, en el lustro que lleva en estos menesteres, que asumió con apenas veintidós años y con un colectivo que no sobrepasa su edad, pero todos, con una alta preparación profesional y técnica y un alto sentido de pertenencia.

En corto tiempo, el capitán Pérez Burgos, se ha destacado en su desempeño, avalado por una sólida formación durante sus estudios universitarios, en los cuales ganó exámenes de premio en la especialidad de táctica naval, fue primer expe­diente y condecorado con la Distinción Servicio Distingui­do en las FAR, además, tiene un alto sentido de pertenencia hacia su colectivo y las TGF. No solo se preocupa por su buque y sus compañeros, sino por la disposición combativa de las demás embarcaciones y tripulaciones.

Es el secretario general del Comité de Base, y mereció la condición «Joven 60 aniversario del Triunfo de la Revolución», al ser seleccionado precandida­to al XI Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

También fue propuesto por sus compañeros para ser acree­dor de la Medalla Abel Santa­maría Cuadrado, que otorga el Consejo de Estado.

El capitán Pérez Burgos, a sus veintinueve años, tiene la convicción de que el «respeto no se impone, sino que se gana con el ejemplo personal, los resultados, la comunicación positiva entre los combatientes, la disciplina, la exigencia, el cumplimiento estricto de lo es­tablecido, máxime cuando ha­blamos de misiones complejas en el mar, con medios técnicos y de navegación muy costosos, procedimientos rigurosos y obligatorios, que exigen cono­cimiento y pericia, con tripu­laciones jóvenes que, en corto tiempo, alcanzan habilidades y destreza y, sobre todo, mucho amor por lo que hacen».

El recorrido por el Guarda­costas 060 no deja lugar a dudas de la dedicación y la seriedad de quienes permanecen la mayor parte de sus vidas en él. El cuarto de máquinas, los dor­mitorios, la cubierta…, todo está impecable y confirma las palabras de su comandante.

La embarcación cuenta con las condiciones de navegación y de vida necesarias. La tripu­lación desarrolla sistemática­mente un plan de lección y de preparación combativa. Los nuevos ingresos, vencen un período de entrenamiento para adquirir el mando indepen­diente con los conocimientos y habilidades requeridos.

Según confesiones del capi­tán Pérez Burgos: «Mis res­ponsabilidades como dirigente de la UJC y como comandan­te, aunque parezcan muchas, todas tributan a la integralidad necesaria a que debe aspirar el oficial de Guardafronteras y del Minint, y en ellas crezco, contribuyo al crecimiento de los demás y a multiplicar un sentido de la vida que no tiene otro destino que la victoria».

PENSAMOS EN EL SER HUMANO, NO EN LOS DESAFÍOS

Entre los casos que el joven oficial no olvida, por las dificul­tades afrontadas en las operaciones de salvamento y rescate, men­cionó el de quienes viajaban a bordo de un yate extranjero que se incendió cuando se dirigía a Estados Unidos; el de los pescadores que por roturas permanecieron desaparecidos varios días en altamar y logra­ron salvarles la vida a muchas millas de las costas cubanas, así como el de otras cuatro perso­nas al norte de Cojímar, que se habían hecho a la mar en un velero tipo catamarán y sufrie­ron averías por el mal tiempo y solo pudieron salvar a dos.

Asegura «que hacen su trabajo en cualquier situación meteorológica, a cualquier hora del día, en un amplísimo espacio marítimo, muchas veces muy lejos de las costas cubanas y con pésimas condiciones de navegación, bajo fuertes vien­tos, en medio de tormentas y el desafío de las olas, pero uno no piensa en esas condiciones, sino en el ser humano que vas a salvar, en la familia que no sufrirá, en el cubano que no res­tarás, en la Revolución que te dio este espacio en una trinche­ra tan importante y a la que no le fallaste al lograr uno de los objetivos por los que estamos aquí».

Por esos días su tripulación estrenaba medios de rescate y salvamento recién adquiridos, muy costosos, aunque impres­cindibles y que pese al criminal bloqueo económico, comercial y financiero del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, las autoridades de la Isla de­cidieron obtener, y dotarlos de los medios idóneos para la acción, aún más efectiva y profesional, comparable a la que brindan servicios homó­logos del primer mundo, en correspondencia con los re­querimientos y compromisos internacionales y la voluntad política de garantizar estas acciones, que más que un oficio constituyen verdaderas proezas humanas.

Poco tiempo después de esta entrevista el capitán Pérez Burgos fue promovido a Jefe de Plana Mayor de la Escuadrilla Naval.

NUEVOS DISPOSITIVOS MULTIPLICAN EFECTIVIDAD

En ese empeño se han forta­lecido con la incorporación de nuevos dispositivos colectivos de salvamento, chalecos y aros salvavidas, camillas, linternas de señales, cabos flotantes, bali­zas de señales fumígenas, arnés de seguridad, entre otros.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.