Mujeres cubanas: historias de conquistas y empoderamiento #Cuba #MujeresEnRevolucion

Desde la creación de la Federación de Mujeres Cubanas, la organización ha trabajado de conjunto con el Estado para garantizar igualdad de derechos y condiciones para las féminas…

Para las niñas en Cuba, un país donde la emancipación se hereda, donde el talento se cultiva desde las cunas y donde soñar se practica “como religión”, todo puede ser posible. Porque si algo ha ofrecido la Mayor de las Antillas, es oportunidades. Si algo se intenta, es romper estereotipos, y si algo hemos logrado, ha sido con trabajo y esfuerzo.

Desde 1959, en la Mayor de las Antillas las mujeres cuentan con políticas de inclusión social y de participación en todas las esferas de la sociedad que les han permitido estudiar y aspirar por una carrera científica y al postgrado, así como ejercer cargos públicos.

Aunque, no ha sido un camino fácil. Hemos tenido que cambiar estereotipos de género y costumbres machistas. Como se ha dicho con anterioridad, vivir en una sociedad patriarcal genera este tipo de discusiones en el siglo XXI. Vivir en un país donde las revoluciones fueron impulsadas por hombres es también pensar patriarcalmente, aun cuando la presencia de las mujeres es notable desde los inicios de las luchas independentistas en Cuba.

La Revolución cubana era joven y ya se fundaba la Federación de Mujeres Cubanas, el 23 de agosto de 1960. Durante todo este tiempo, desde su creación, la organización ha trabajado de conjunto con el Estado para garantizar igualdad de derechos y condiciones para las mujeres, así como también velar por el bienestar de las familias.

Así lo hace evidente la Constitución de la República en su Artículo 43 y en el Capítulo III del texto, dedicado a las familias, pilares importantes para la sociedad cubana y a las que el gobierno les presta especial atención.

La lista con nombres y hechos de todo cuanto se ha logrado a nivel nacional e internacional, no alcanzaría para un solo post, pero con este, queremos contar historias de sacrificios, de logros, y batallas por conquistar.

***

Con 29 años, Omara Durand resultó ganadora de la votación del Comité Paralímpico Internacional (IPC, por sus siglas en inglés) en Twitter para decidir el mejor momento en los juegos paralímpicos de la última década.

Ser madre y llevar una vida activa en su profesión ha implicado mayor esfuerzo, según ha comentado a la prensa en otras ocasiones esta santiaguera que ostenta 5 coronas en Juegos Paralímpicos.

“La mayor inspiración que tengo en mi vida es mi hija. Después que la tuve ha sido mi guía para entrenar y a pesar de que nos pasamos mucho tiempo separadas siempre la tengo presente. Todo lo que hago es para que esté orgullosa de su mamá”, agregó.

Durand posee la cota del mundo en los 200 m T12 con 23.03 segundos. Además ha ganado todas las competencias por medallas desde el año 2011, incluidos campeonatos mundiales y juegos para panamericanos, según reseña el sitio digital Jit.

***

Desde 1960, ha sido decisiva la participación de las mujeres en todos los sectores sociales y el liderazgo de la FMC, organización que agrupa a más del 90% de las cubanas mayores de 14 años y que estimula desde la base una participación ciudadana genuina, con el involucramiento no solo de las mujeres, sino también de los hombres en la igualdad de género.

De esta manera, la implementación de diferentes programas y políticas públicas por parte del Gobierno de Cuba para otorgar mayor autonomía económica a la mujer, así como mayor participación y poder decisión en las cuestiones sociales y de país han venido cosechando sus frutos.

En el año 2020 del total poblacional de Cuba el 63,4% de esta se encontraba en edad laborable, de la cual el 47,6% eran mujeres. La tasa de actividad económica al cierre de ese año para las mujeres fue de 54,9% y de desocupación 1,6%.

***

Todavía la inclusión de mujeres en el campo científico, especialmente en las ciencias aplicadas, es minoritario. Aun así se han fomentado iniciativas para lograr una participación igualitaria de las féminas, desde la propia escuela, ya que el acceso a la educación, entrada a los Institutos Preuniversitarios de Ciencias Exactas (IPVCE) y concursos presentan igualdad de oportunidades para ambos géneros, dijo la Doctora Lilliam Álvarez Díaz, de la Academia de Ciencias de Cuba en un panel en el que intervinieron exitosas científicas cubanas como parte de las actividades en conmemoración al Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia en 2019.

A la altura del 2021, varias féminas sobresalen en el ámbito científico en la batalla contra la COVID-19. Conocidos son los nombres de las doctoras Marta Ayala y Dagmar García. Sobresalientes también las labores de Karla, aquella joven voluntaria a quien entrevistamos hace un año, y que hoy se estrena como mamá.

***

El 87% aproximadamente de las mujeres económicamente activas posee nivel de educación medio-superior o superior, lo que le permite ocupar cargos importantes en empresas u organizaciones que demandan de alta calificación y asumir posiciones de toma de decisión en el gobierno.

Según el Informe Nacional sobre el Avance en la Aplicación de la Estrategia de Montevideo para la Implementación de la Agenda Regional de Género en el marco del Desarrollo Sostenible hacia 2030 presentado por Cuba en 2019, las mujeres ocupaban hasta ese momento el 45,6% del sector estatal y el 18,6% del privado. En este último caso el 33,2% eran trabajadoras por cuenta propia. No obstante, en el pasado año estas cifras continuaron ascendiendo sobre todo en los sectores de la salud, la educación y la administración pública.
En las últimas elecciones de la IX legislatura la presencia de la mujer en los cargos de gobierno quedó altamente representada. El 50,4% de los delegados electos para las Asambleas Provinciales del Poder Popular fueron del sexo femenino. Mientras que, de los diputados electos para el parlamento cubano, el 53,2% son mujeres. Además, cabe señalar que el 27% de las personas que ocupan el cargo de Gobernadores y el 80% de los que son Vice-gobernadores son mujeres también.

Estos resultados obtenidos pusieron a Cuba como el segundo país con mayor presencia de mujeres en el gobierno, superando el porciento del continente de las Américas (30,7%) y el del mundo en general (24,3%).

***

Blanca Esther Ballester Santos es madre y abuela, escritora de vez en cuando, declamadora también, cocina juntos a sus hijos, lee. Y como si el día tuviera más de 24 horas, es la delegada de la Circunscripción 114 de Micro X, en Habana del Este, desde el 2005.

Su día comienza a las 5:00 am y pareciera que no termina nunca. Desde temprano, antes de llegar al trabajo, anda de un lugar al otro del barrio: saluda, observa, escucha, anota y por el camino va resolviendo lo que puede. Luego, a las 6:00 pm cuando regresa a casa, empieza entonces otra jornada laboral. Ese es su espacio, pero también lo es del vecino que la espera para contarle un problema, de la señora que viene con una queja y de aquella otra muchacha a la que ayudó la semana pasada y quiere agradecerle.

***

“Parece que fue hecha por un hombre” —así elogiaron a Rebeca Chávez su película Ciudad en Rojo en un pasillo del ICRT hace unos años. Rebeca, sentada en una silla de la sede del Festival de Cine de La Habana en una casona del Vedado recordó cómo aquellas palabras la indignaron. Sin embargo, ha tenido siempre una premisa: lo que han logrado las mujeres en el cine lo han logrado por su esfuerzo, no se los ha regalado nadie.

Por su parte, Marilyn Solaya, quien se ha formado desde los estudios de género, comenta cuán difícil resulta para las mujeres acceder a la dirección de proyectos audiovisuales y documentales, “aun cuando todos y todas entramos al mismo espacio, pero no en igualdad de condiciones, porque algunas personas nos siguen viendo como madres o cuidadoras, con otras responsabilidades en el hogar. El espacio del cine es machista, y nos miran mal. Porque se supone que las mujeres tienen que ser líderes para poder llevar un equipo completo; deben saber manejar la tecnología —como si esos fueran exclusivamente asuntos de hombres—”. Pero cuando se decidió a hacer películas se cuestionó si debía hacerlas como los hombres o como las mujeres.

“Si voy a filmar, voy a filmar historias donde las mujeres sean quienes crean la acción y resuelvan los problemas en las películas. Cuando empecé me di cuenta de que las mujeres en el cine para poder encajar debían reproducir los estereotipos de lo que para ellas era ser una mujer, y por ahí he desarrollado la temática de mis obras” —agregó la directora de Vestido de novia.

Precisamente, para dar respuesta a las problemáticas aun planteadas en Cuba, y enfrentar los desafíos, el 8 de marzo de 2021, fue aprobado en Cuba el Programa Nacional para el adelanto de las Mujeres, que constituye además un Programa de Gobierno, que de la mano de la Federación de Mujeres Cubanas, como mecanismo nacional para el adelanto de las mujeres, promueve y garantiza las acciones de seguimiento, evaluación y control que corresponden a los organismos de la Administración Central del Estado, las entidades nacionales y otras organizaciones e instituciones, así como las respuestas de estos a las recomendaciones que emite el “Comité para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres”.

Con la impronta de Vilma Espín, el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres centra su atención en los desafíos actuales y pretende, como objetivo fundamental, continuar promoviendo el avance de las cubanas en medio de todas las transformaciones sin que se produzcan retrocesos en lo logrado hasta ahora.

Según la Secretaria General de la FMC, Teresa Amarelle, “el Programa busca, específicamente, lograr mayor sistematicidad por parte de los Organismos de la Administración Central del Estado, las instituciones… en el seguimiento a todos los asuntos, que involucran el desarrollo de las mujeres en la sociedad”.

Entre las áreas que abarca el plan de acción, está lo relacionado con el empoderamiento económico de las mujeres, pues el empleo continúa siendo un desafío teniendo en cuenta que gran parte de la población envejecida del país es femenina, y otro gran porciento se desempeña como cuidadora de adultos mayores. Así mismo, el programa se refiere a la legislación y el derecho con enfoques de género, el reto de fomentar una educación y práctica sobre la salud sexual y reproductiva en un país donde las familias son cada vez más diversas.

Proteger el legado que nos dejaron nuestras antecesoras será el mayor de los retos para las mujeres cubanas. Seguir conquistando espacios, emancipando voces, revolucionar y desarrollar una FMC más inclusiva, a la altura de sus tiempos, y de sus mujeres es tarea de todas.

Tomado de Cubahora.

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.