La piratería aérea, otra modalidad del terrorismo

banderacubana

Contra la Revolución cubana el imperialismo norteamericano ha puesto en práctica todas las modalidades del terrorismo de Estado, sin embargo, aquí estamos.

El 5 de septiembre de 1963 mercenarios al servicio del imperialismo yanqui tripulando dos aviones bimotores lanzaron bombas en varios lugares de la ciudad de Santa Clara y uno de los rocket hizo impacto en el domicilio del joven maestro de las FAR Fabric Aguilar Noriega, causándole la muerte y heridas a tres de sus cuatro hijos. Este joven revolucionario había participado en la campaña de alfabetización y en otras tareas importantes de la Revolución. Nació el 5 de enero de 1932, en Santa Clara, provincia de Villa Clara, en el seno de una familia humilde, de padre proletario. Desde muy niño murió la madre, siendo criado por su padre y abuela. La enseñanza primaria la cursó en la escuela Martha Abreu, y la secundaria en el Instituto Superior No. 1 en esta ciudad de Santa Clara. Posteriormente ingresó en el Instituto de Segunda Enseñanza donde solamente pude alcanzar el segundo año de bachillerato, ya que por motivos del fallecimiento de su padre debió incorporarse a trabajar.

Al triunfar la Revolución se encontraba laborando en una panadería y al crearse las Milicias Nacionales Revolucionarias de inmediato se integra a las mismas. Después de haber cursado la Escuela de Superación del Ejército Rebelde formó parte del primer contingente de maestros del Estado Mayor del Ejército del Centro, comenzando la campaña de alfabetización en las FAR. Pasó cursos de formación pedagógica para maestros del MINFAR donde se distinguió por su disciplina y conocimientos. Simultáneamente trabajaba en horas de la noche en la panadería “Bristol”, sin afectar esta dualidad, su labor como maestro.

Durante la Crisis de Octubre se mantuvo en las FAR por espacio de 45 días, no sólo como maestro sino como instructor político. Por su experiencia de buen trabajador pasó a integrar la Comisión de Asesores Técnicos del Ejército del Centro, responsabilidad que tuvo hasta su muerte.

Aquí apreciamos como otra vida de un joven cubano, de solamente 31 años, fue tronchada por la acción terrorista de Estados Unidos. Cuatro niños quedaron sin padre y tres quedaron marcados para toda la vida. ¿Cuántos sueños se frustraron? ¿Qué ha ocurrido con los autores intelectuales y materiales de estos actos terroristas?

La respuesta de esta última pregunta la tienen los que acusan a Cuba de terrorista: El gobierno de los Estados Unidos.

Autor: Israel Valdés Rodríguez.

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.