De la Nuez, excelente artista y cubano de pura cepa

Caricat-de-la-nuez.jpg

En fecha tan temprana como junio de 1961 el máximo líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz cimentó las raíces de lo que sería la política cultural de la naciente Revolución en el poder al expresar, en su trascendental e histórico discurso, conocido como “Palabras a los Intelectuales”, una frase que quedó como colofón de sus reflexiones: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”.

A partir de entonces se proyectaron dos ideas esenciales: propiciar la participación de nuestro pueblo en los procesos culturales y su acceso a lo mejor del arte cubano y universal, así como, garantizar la activa intervención de los escritores y artistas en el diseño y la práctica de esa política. El objetivo esencial era y es, sumar a todos al proyecto revolucionario. En tal sentido, los creadores cubanos, comprometidos de modo entrañable con nuestra Revolución, han tenido y tienen un peso decisivo en la proyección nacional e internacional de las instituciones culturales. Uno de estos artistas es nuestro biografiado, a quien le rendimos nuestro pequeño homenaje en lo que sería su 78 cumpleaños. Como su coterráneo, siempre he sentido gran admiración y respeto por su ejemplo como artista y patriota.

René de la Nuez Robayna, nació el 8 de septiembre de 1937, en San Antonio de los Baños, Artemisa. Publica sus primeras caricaturas a los 16 años en la revista «Páginas del Círculo» que se editaba en su pueblo natal. Allí también dibuja en el «Vocero» del Órgano Oficial de la Asociación Estudiantil Ariguanabense y en el Boletín Oficial de la Cámara de Comercio e Industriales. En este último, hace aparecer al “Loquito” en viñetas. A finales de 1956, mientras cursa su tercer año de bachillerato en La Habana, comienza a colaborar en el semanario humorístico «Zig-Zag».

Contó en una ocasión que su primera caricatura, que le valió su contrato en Zig Zag, fue sobre la nacionalización del Canal de Suez. Mostraba al entonces primer ministro de Inglaterra frente a un televisor en cuya pantalla nada se veía y decía: «He perdido el canal».

Fue el creador en febrero de 1957 de El Loquito, personaje que lo inició como caricaturista profesional y que él mismo catalogó de fidelista. Este simpático personaje, de inmediato se convirtió en una figura de denuncia y crítica solapada de los males que aquejaban a la República durante la dictadura de Batista. A finales de ese año obtiene por oposición una tira cómica en el diario Información, cuyo personaje llama “Napo-León”. Este era de humor blanco y con una línea más moderna. Tras el triunfo de enero de 1959, se incorporó al periódico Revolución y simultáneamente colabora en casi toda la prensa revolucionaria.

Creó el personaje de “Don Cizaño” que representó la prensa reaccionaria (contrafigura del “Loquito)». De 1959 a 1967 realiza una caricatura política diaria en el Noticiero Nacional de Televisión. En 1961 funda el semanario humorístico El Pitirre del rotativo La Tarde. En 1965 el periódico Revolución pasa a ser el diario Granma, órgano en el que trabajó muchos años como caricaturista editorial. Entre los años 1968 y 1970 se desempeña como director del semanario humorístico “Palante.” Publicó más de 50 000 caricaturas durante los primeros 30 años de Revolución.

Creó otros personajes de la prensa diaria como son “Mogollón”, “Negativo Compañero”, “Blandengo” y “El Barbudo”, este último, símbolo del pueblo cubano que defiende las conquistas de la Revolución, es precisamente, el logotipo de la Bienal Internacional del Humor que se celebra bianualmente en San Antonio de los Baños. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez (1960), Orden Lázaro Peña de Primer Grado (1980), Distinción por la Cultura Cubana (1980), la medalla Raúl Gómez García (1982) y la medalla Alejo Carpentier (1988), Premio Nacional de Artes Plásticas en el año y Medalla de Oro de la Bienal de Humor Gráfico, Castilla, España (2007).

Nuez se destacó como humorista político y costumbrista, además de incursionar en la pintura. Es internacionalmente conocido por sus dibujos humorísticos. Ha colaborado en diversas publicaciones nacionales e internacionales. Sus obras han sido expuestas en MéxicoAustria, ChecoslovaquiaFinlandiaCanadá, la ex Unión SoviéticaPolonia, AlemaniaBulgariaEspañaNicaragua y Francia. Resultados de varias encuestas internacionales lo incluyen entre los cien mejores caricaturistas del mundo. Se caracterizó por su modestia, sencillez, jocosidad, sus ansias de trabajar incansablemente, de dibujar, teniendo como concepción periodística de hacer una caricatura en función de caracterizar, distinguir, ironizar o comentar la noticia de una manera peculiar, desde el humor político, algo tan escaso en nuestros días y que él logró hacer de manera excelente. En fin, De la Nuez fue lo que conocemos como “un cubano de pura cepa”.

Este excelente caricaturista y ejemplar cubano falleció el 6 de enero de 2015. Toda su obra siempre estuvo enmarcada dentro de la Revolución, puso sus creaciones a favor del pueblo y de la obra revolucionaria y se ha convertido en un paradigma de los artistas cubanos. Honor a quien honor merece.

Autor: Israel Valdés Rodríguez.

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.