Memorias del terrorismo: El asesinato de Eulalio Negrín

El domingo 25 de noviembre de 1979, en presencia de su hijo de 12 años de edad, fue asesinado en Unión City, New Jersey, el emigrado cubano Eulalio José Negrin Santos, que trabajaba por el levantamiento del bloqueo impuesto a la isla y la reunificación familiar.

Eulalio José Negrín Santos. Nació el 12 de febrero de 1941, en la localidad de Juan Gualberto Gómez en el municipio Unión de Reyes, provincia de Matanzas, Cuba. En 1962 emigró a Estados Unidos. Durante la guerra contra Vietnam, se negó a vestir el uniforme del Ejército de Estados Unidos y participar en la misma.

Formó parte del primer grupo de la comunidad cubana, conocido como Grupo de los 75, que arribó a la Isla en diciembre de 1978 para abrir espacios de diálogo con la Revolución Cubana y se convirtió en un fiel defensor de la reunificación familiar, condenando el bloqueo y abogando por el sostenimiento de relaciones normales entre la nación caribeña y los Estados Unidos.

En marzo de 1979, la organización terrorista Omega 7 efectuó un atentado dinamitero contra el local del Programa Cubano de New Jersey, fundado por Negrín. A pesar de las constantes amenazas que recibió, escribió una carta testamento el 15 de agosto de 1979, donde expuso:

“Por este medio, y hoy en vida, acuso al gobierno de los Estados Unidos de conspirar conjuntamente con elementos cubanos falsamente anticomunistas y mafiosos a nivel local, estatal y federal, en contra de mi vida”.

De igual forma ante la posibilidad de que fuera asesinado, declaraba en esta carta testamento:

“Por este medio: Se le da poder a mis familiares residentes en Cuba y a las autoridades competentes cubanas tanto en Cuba, en New York o cualquier otro país, de disponer de mis pertenencias personales y de que en caso de asesinato, accidente o sabotaje mi cuerpo sea trasladado a la República de Cuba y enterrado junto a mi señor padre en el pueblo de Sabanilla del Encomendador, hoy Juan Gualberto Gómez, en la provincia de Matanzas”.

Fue asesinado el 25 de noviembre de 1979, en Unión City, Nueva Jersey, Estados Unidos. Eduardo Arocena, al ser interrogado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos, admitió que Pedro Remón Rodríguez fue quien realizó los disparos que ocasionaron la muerte al emigrado cubano Eulalio José Negrín, cerca de su casa en Nueva Jersey. Según testimonio del interrogado —jefe máximo de la organización terrorista Omega 7—, Remón comandaba una célula del grupo contrarrevolucionario y era el matón principal. Arocena le había entregado una pistola ametralladora Mac-10, el tipo de arma identificada tanto en este crimen como en el del diplomático cubano Félix García Rodríguez, un año más tarde.

La novia del asesino reveló al FBI que mientras la gran mayoría de la comunidad cubano-americana manifestó su horror al conocer que Negrín había sido ultimado delante de su hijo de 12 años, Remón se encogió de hombros y expresó irónicamente: “Se suponía que el niño no estuviera allí”.

El deseo de que sus restos reposaran en su pueblo natal fue cumplido el 18 de junio de 1983. Una multitud de coterráneos asistió al entierro. Este ejemplar hijo de Cuba se convirtió en un mártir de la reunificación familiar, en un joven cubano que desde la emigración trabajó incansablemente por la eliminación del bloqueo y la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Autor: Israel Valdés Rodríguez

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.