La CIA dice que los incidentes acústicos no son el resultado de una campaña sostenida de un poder hostil #Cuba

La CIA concluyó que los funcionarios estadounidenses con misteriosos dolores de cabeza y náuseas, un fenómeno bautizado manipuladoramente como “síndrome de La Habana”, no fueron blanco de una operación organizada por agentes extranjeros, indicó la prensa el miércoles.

NBC News, The New York Times y Politico citaron a varios altos funcionarios con conocimiento de un reporte de inteligencia de la CIA sobre estos incidentes registrados por primera vez en la capital cubana en 2016 en diplomáticos estadounidenses y canadienses.

Desde entonces, personal diplomático y de inteligencia informó de síntomas parecidos en países como Australia, Austria, China, Colombia, Alemania o Rusia.

En su informe, la CIA no descarta todavía la implicación extranjera en dos docenas de casos que todavía no pueden explicar y que continúan analizando.

Pero “en cientos de otros casos de posibles síntomas, la agencia ha encontrado una explicación alternativa y creíble”, indicaron las fuentes consultadas por la cadena NBC.

Previamente, altos cargos estadounidenses indicaron que el síndrome podría ser fruto de ataques con microondas de Rusia, pero los científicos expresaron dudas sobre esta teoría.

Científicos cubanos han denunciado en diversas ocasiones la manipulación política que se ha hecho de estos casos y la falta de fundamentos científicos de las teorías de ataques acústicos, uso de microondas u otras que intentaron levantarse desde el inicio de estos incidentes.

Las informaciones sobre la cuestión señalan que el documento de la CIA era de uso interno y no suponía “la conclusión final de la administración Biden o de toda la comunidad de inteligencia”, explicó NBC.

“Aunque hemos alcanzado algunos hallazgos internos significantes, no hemos terminado”, señaló el director de la CIA, William J. Burns, en un comunicado a ese periódico.

“Continuaremos con la misión de investigar estos incidentes y ofreciendo acceso a unos cuidados de calidad mundial a aquellos que lo necesitan”, añadió.

En noviembre, el diario The Washington Post informó que el director de la CIA, William J. Burns, advirtió a los principales servicios de inteligencia de Rusia que enfrentarán “consecuencias” si se descubre que están detrás de la serie de misteriosos incidentes conocidos como “síndrome de La Habana” que afectaron a diplomáticos y espías estadounidenses en todo el mundo.

Fuentes anónimas familiarizadas con el asunto reportaron que Burns hizo el planteo durante una visita a Moscú a principios de ese mes, en la que se reunió con las autoridades del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) y del Servicio de Inteligencia Exterior del país (SVR). En esa ocasión, les dijo que los daños cerebrales severos y el resto de las dolencias generadas por los incidentes acústicos iba más allá de lo aceptable “para un servicio de inteligencia profesional”.

Sin embargo, la advertencia no implicó que Burns responsabilizara a Rusia de lo que funcionarios estadounidenses denominaron “incidentes de salud anómalos” o IAH. El hecho de que Burns formulara la advertencia con el condicional “si” sugiere que después de cuatro años de investigaciones en múltiples administraciones, el gobierno de los Estados Unidos sigue sin poder determinar la causa de los episodios.

Científicos cubanos han denunciado en diversas ocasiones la manipulación política que se ha hecho de estos casos y la falta de fundamentos científicos de las teorías de ataques acústicos, uso de microondas u otras que intentaron levantarse desde el inicio de estos incidentes.

Fuente

Esta entrada fue publicada en Social. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.