Piezas en el tablero: mercados mayoristas y el sector no estatal en #Cuba

Piezas en el tablero: mercados mayoristas y el sector no estatal en CubaPor Giselle Vichot Castillo / Cubahora

El acceso a un mercado mayorista para el abastecimiento del sector no estatal emergente es un reclamo continúo en las diferentes tribunas para el análisis económico en Cuba, a partir de la ampliación del trabajo por cuenta propia y, seguidamente, la creación de las cooperativas no agropecuarias.

“Este es un problema que repercute en la economía del país desde la puesta en marcha de los nuevos mecanismos de gestión no estatal y al que se le busca una solución lo más inmediata posible”, afirmó Pedro Pablo Ricardo, director de Organización del Ministerio de la Construcción (MICONS), durante la Comisión de Industria, Construcción y Energía, correspondiente al VI Período Ordinario de sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El pasado 12 de abril, Oda­lis Escandell García, viceministra primera del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), anuncia, durante conferencia de prensa, la puesta en vigor de una nueva norma jurídica y otras seis disposiciones legales vinculadas al funcionamiento de las formas no estatales en las actividades de gastronomía y comercio.

La Resolución No. 62 del Ministerio de Comercio Interior, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria No.12, informa que cooperativas no agropecuarias y trabajadores por cuenta propia en sistema de arrendamiento podrán a partir de este dos de mayo comprar directamente suministros a las empresas mayoristas productoras y comercializadoras. Corporaciones como Cimex, Copex­tel, Seisa, Acinox, además de empresas productoras de alimentos y del grupo agrícola po­drán tributar, logísticamente, a estos actores de la economía nacional, agregó Escandell García.

Sin embargo, aunque la nueva disposición deviene un punto de inflexión dentro del paquete legal encargado de regular estas formas alternativas a la empresa estatal, la resolución se hace extensible únicamente a aquellas cooperativas dedicadas a la gastronomía y los servicios personales y técnicos; y a los cuentapropistas que para el desarrollo de su actividad arriendan establecimientos estatales.

Si se entiende que en 2014 las actividades más representativas dentro de este sector emergente eran la elaboración y venta de alimentos, con un total de 57 mil 776 trabajadores por cuenta propia; el transporte de carga y pasajeros, con 47 mil 733; y en tercer lugar, el arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios con 29 mil 952, una de las preguntas más recurrentes sobre el paquete legal es ¿por qué no se hace extensivo a todo el sector?

Así afloran otras interrogantes relacionadas con el significado que adquiere  la puesta en marcha de dicha normativa en el escenario económico actual; así como, la prolongación en el tiempo de dicha disposición. Tengamos en cuenta que la normativa llega cuando han transcurrido casi seis años de la ampliación del trabajo por cuenta propia y a tres de haberse aprobado las cooperativas no agropecuarias.

Sobre ambas cuestiones, Ileana Díaz,  investigadora del Centro de Estudios de la Economía Cubana y doctora en Ciencias Económicas dijo en exclusiva a Cubahora que “la compra en un mercado mayorista, si posee una oferta adecuada en surtido, precios, etc., debe reducir la presión que hoy ejerce este sector en el comercio minorista y que induce, al menos, a que los precios no bajen”.

Por otra parte, agregó que “la lógica productiva o de prestación de servicios es que las organizaciones se abastezcan directamente de las empresas productoras o de las mayoristas. Esta es una lógica tan elemental que solo razones económicas deben haber sido la causa de que hasta ahora no se haya realizado.”

Si bien los lineamientos 304 y 307 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, sobre el comercio, establecen como prioridad el ordenamiento del comercio mayorista de manera paulatina, “la apertura de un mercado para este destino en Cuba no solo precisa de recursos, sino de un reordenamiento mo­­ne­tario”, así lo contempló Marino Murillo, Ministro de Economía y Planificación, el 29 de diciembre, durante los debates en la sesión plenaria para la aprobación del proyecto de Ley del Pre­supuesto para el 2016. La dualidad monetaria constituye una de las principales trabas a las que se enfrenta hoy el reordenamiento económico a nivel de país.

De igual forma, se estima que a partir de la puesta en marcha de estas disposiciones las relaciones costo-beneficio serán otras, y por ende, la especulación de precios que tanto afecta a la población deberá ir en descenso, o al menos variar en términos de protección al consumidor.

Sin dudas se ha avanzado sobre un elemento que hasta hace bien poco carecía de total dinamismo, no obstante el camino recorrido requiere del cumplimiento de otras cuestiones; por ejemplo, habrá que reparar en la implementación de mecanismos de importación eficientes que permitan a las diferentes empresas y corporaciones producir o prestar los servicio que hoy le son demandados. De lo contrario, volveremos al punto inicial.

 

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .