Los ataques en TV de #Miami contra sistema empresarial militar de #Cuba (II)

Principales medios de Miami que atacan el ejercito cubano

Por Roberto A. Paneque Fonseca* 

Una periodista de una de estas cadenas de Miami, llamada María Elvira Salazar, ha insistido mucho en sus programas en que todas las producciones de las fuerzas armadas cubanas se logran con “trabajo esclavo del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT)”.

Esta afirmación cuando menos es incierta, pues existe en ese conglomerado empresarial militar cubano un verdadero ejército de los llamados Trabajadores Civiles de las FAR, quienes tienen a su cargo centenares de tareas diversas dentro de este sistema, por los que cobran buenos salarios y cuentan con su seguridad social y su asistencia médica garantizadas, lo cual en Estados Unidos no existe si no te lo pagas.

Aparte de María Elvira Salazar,  otros periodistas mantienen programas que diariamente se ensañan contra los militares cubanos.

Uno de ellos es Juan Manuel Cao, de América TeVé, quien dice que trata de ser un periodista objetivo y neutral; pero resulta evidente que siente un odio profundo contra la Revolución Cubana y contra sus dirigentes y es uno de los principales enemigos de lo que hacen las fuerzas armadas cubanas para contribuir al desarrollo económico de Cuba.

Martí Noticias es otra de las televisoras que mantienen esa campaña contra el sistema empresarial de las fuerzas armadas de Cuba. En Radio y TV Martí, sin embargo, existe una moderación en el lenguaje y se orientan más a dar voz a los grupos que dentro de Cuba se oponen al Gobierno.

En Radio Martí trabaja Juan Juan Almeida, hijo del Comandante Juan Almeida, y también aborda otras temáticas muy generales sobre Cuba.

Oscar Haza, de A mano limpia (canal 41), es otro de los periodistas que mete caña dura a Cuba y en especial a las fuerzas armadas cubanas. También Pedro Sevcec de AméricaTevé.

Aclaro que todos estos periodistas demuestran que técnicamente son unos verdaderos profesionales de los medios de comunicación y que tienen un excelente dominio de la palabra. ¡Al César lo que del César!

En algunos medios como el Havana Times y otros he leído incluso que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba “son un estado dentro de otro estado, independiente y a la vez dominante.”

“Con la llegada a la Presidencia del General Raúl Castro, luego de la enfermedad de su hermano,  las FAR -que ya venían trabajando para independizarse económicamente del estado-, se apropiaron de todas las palancas importantes del partido, el estado, el gobierno y la economía; pero aun así, se las han arreglado para mantener su independencia dentro del estado reconocido y constituido”, afirmó el Havana Times.

En tal sentido, le pregunto a ese medio: ¿y qué institución mejor que las FAR para proteger a Cuba de dirigentes civiles corruptos, ladrones, desleales, traidores y en muchísimos casos, absolutamente incompetentes?

Los periodistas y comentaristas que hacen estas afirmaciones tienen que estar conscientes de que lo primero que en Cuba se va a salvaguardar es el poder. Esa es la realidad. Nadie se tiene que llamar a engaño.

Por sobre todo y ante todo, las FAR van siempre a proteger los intereses de la Revolución Cubana, porque en Cuba no vamos a permitir que el sacrificio de más de 20,000 hombres y mujeres que dieron sus vidas por ese proyecto, se lo venga nadie a arrebatar de las manos. Esa es la concreta. “No hay de otra”, como dicen los mexicanos.

* Periodista cubano residente en España editor del blog Roberto Paneque

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.