¡Ay! ¡Ravsberg! ¡¡Ravsberg!! #Cuba y la #PrensaCubana

prensaPor Marcos Torres/Las Torres de Marcos

Para nadie es un secreto que Cuba se está actualizando en su modelo económico y por eso la existencia de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, los que fueron ampliamente discutidos por todo el pueblo cubano que quiso participar en esta actividad cardinal para el ordenamiento del país, en una muestra de civismo y debate democrático donde se llevaron a las máximas instancias los planteamientos de los cubanos de a pie.

Como abogado soy de los que comprende la necesidad de ordenar jurídicamente nuestra sociedad y también actualizar ese ordenamiento en todas las esferas de nuestra patria con el único fin de lograr una sociedad más justa, más inclusiva, más empoderada, más comprometida y más revolucionaria y humana (por sobre todas las cosas), y estoy consciente de que conmigo coinciden muchos.

Lo dicho anteriormente transita por el hecho de haber leído un penoso artículo de un “amigo” en la INTERNET que además de hacer un pobre empleo de la ironía, expone a las claras un desconocimiento total de la ley cubana (por supuesto el dice que es periodista, o por lo menos así lo ejerce), de su constitución y de su gente.

Me refiero a un artículo de Fernando Ravsberg (quién ha pasado a ser un detractor de mi país bajo la falsa ilusión de la libertad de prensa al servicio de una agencia extranjera) sobre la preparación de una supuesta “Ley de Prensa” en Cuba, cosa que sí es así, pues bienvenida sea ¿no?. Esto es algo que realmente hace falta. Hasta ahí coincido con el autor del artículo.

Ahora… Me siento en la necesidad de aclarar ciertas lagunas que evidentemente mi socio “El Fernan” (quién además, se autotitula en el artículo como “periodista extranjero”) desconoce sobre su propia tierra y otras que, por lógica monetaria, olvidó en alguna polvorienta y sucia gaveta de la memoria.

En su artículo mantiene que “desconocía la existencia de un reglamento que normaba su actividad (como periodista)”, que “lo habían mantenido en secreto” y que “los periodistas jugamos a ciegas” (¿¡y se dice a sí mismo “periodista en Cuba”!?). A los no conocedores puntualizo que los reglamentos sobre el trabajo de los periodistas en Cuba son públicos y (además) los enseñan en la facultad de periodismo de la Universidad de la Habana.

Este representante de la pseudocrítica política ha dotado en su escrito al procedimiento lógico que se lleva en el país desde el punto de vista jurídico para la aprobación de leyes en Cuba, de una aureola de misterio y plantea que “el sigilo despierta la sospecha de algunos colegas cubanos”. Sería bueno que pusiera en claro quiénes son estos “colegas” cubanos, no vaya a ser que sean Yoani Sánchez y Antonio Rodiles, quiénes lejos de representar un periodismo serio, no pasan de ser las serviles cotorras de un amo poderoso.

En otro momento del artículo plantea que “la constitución cubana prohíbe la propiedad privada sobre los medios de comunicación” y en eso estoy de acuerdo y lo apoyo, pero continúa “por lo que solo podrán pertenecer al Estado o a la sociedad (¿públicos, cooperativas?)”. Estaría a bien preguntarle a qué medio de prensa el le responde, y a su vez ese medio de prensa a que potencia extranjera le responde ¿no? que no es Granma claro está.

Se le ocurre cuestionar si en algún momento se pondrá en manos de los periodistas cubanos para su discusión y aprobación. Pues si esperaba otra cosa, entonces está literalmente “embarcado”, porque en nuestra isla socialista hay cultura de eso (y de mucho más sin dudas).

Un amigo me pidió una vez (cuando el alfiler del fotógrafo Mastracusa y la visita de Rihana a Cuba) que lo dejara tranquilo, que al final el mismo se había puesto una diana en el pecho y la cabeza, cuando se le ocurrió decir, en medio de los momentos tensos que se vivieron cuando la “Cumbre de las Américas” en marzoy abril, que “había que conversar” con la “suciedad civil” que fue a Panamá, lo que hubiera implicado sentarse en la mesa con el asesino del Ché y con otros tantos traidores y apátridas mercenarios. Pero no he podido ni podré.

¡¡Si hay algo que no puedo resistir, es la simulación y el oportunismo y, en este caso, Ravsberg se pasó de podrí’o!!

 

 

Esta entrada fue publicada en Social y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¡Ay! ¡Ravsberg! ¡¡Ravsberg!! #Cuba y la #PrensaCubana

  1. Tomas C dijo:

    Bueno, me parece q hay alguna q otra imprecision aqui. Hasta donde yo se Fernando es un periodista uruguayo q llego a Cuba como periodista hace unos veinte años y ha trabajado para varios medios de prensa extranjeros. Con el tiempo se caso con su actual esposa, cubana con la q tiene hijos y sigue viviendo en Cuba, pero no se ha naturalizado cubano. Lo demas es cuestion de opiniones, con las cuales no concuerdo en ocasiones y muchas veces no concuerdan los enemigos de Cuba tampoco.

  2. rufe dijo:

    El hecho de que Fernando no responda a Granma y publique en medios de prensa no cubanos no desdice ni un ápice su planteamiento de que los medios de prensa en Cuba están en manos del Estado y no existe propiedad privada sobre estos medios.

  3. En realidad, no entiendo el motivo de su disgusto. El articulo de Ravsberg no es un ataque particularmente fuerte a la politica del gobierno cubano. En realidad, es bastante moderado.

    En su discusion del articulo, solo menciona someramente el punto central que es de interes al periodista uruguayo-cubano: la falta de concenso en la elaboracion de leyes en Cuba y el verticalismo en la toma de decisiones. En resumen, lo que usted ve como el «procedimiento lógico» para elaborar leyes en Cuba no es muy democratico que digamos. Unos pocos personajes escriben la ley pensando por todos los demas y despues tienen la amabilidad de preguntar que es lo que los otros piensan. Esto utlimo no siempre significa que se tomen cuenta las buenas ideas que se propongan en esta segunda fase. Ese es el punto de Ravsberg. Un cubano que no reconozca la veracidad de ese punto no puede considerarse que tiene buenas intenciones.

    Por ultimo, creo que todos esos descalificativoas que uso, todas esas palabras tecleadas con la intencion de herir, son absolutamente innecesarias cuando se tienen argumentos solidos. Ademas, creo que muchas de las cosas que dijo Ravsberg, fueron por usted malinterpretadas intencionalmente. Por ejemplo, Ravsberg se referia a una ley para los periodistas extranjeros y usted omitio esa segunda parte. Otros detallitos que envenenan su analisis pueden encontrarse.

    Usted no va a publicar mi comentario, pero lo va la leer, eso es algo. Lo gracioso es que Ravsberg ha publicado infinidad de comentarios y blogs que lo critican – en su propio blog. Cada dia lo hace.

    Los existos de la revolucion los conocemos todos. El fracaso mas grande a mi entender, fue aplastar el pensamiento critico y la capacidad de discusion de los cubanos. Ahora todo son extremos. Usted es parte de uno de esos extremos. Los extremos estan perdiendo, lentamente, pero ahi vamos.

    Gracias

  4. Joel Marrero dijo:

    Comparto la opinion de Tomas, aunque tengo que reconocer que muchas veces no comparto la opinion de Ravsberg, lo que no quiere decir que tenga que caer necesariamente en la descalificacion del periodista. Muchas veces Fernando ha publicado, en mi opinion, articulos muy acertados donde se reconocen los logros de la obra de la Revolucion, claro la critica muchas veces no es bien aceptada y hay muchas formas de desvirtuarla y una es acudiendo a la descalificacion lo que no me parece positivo, de todas formas todos tenemos derecho a tener una opinion sobre cualquier tema y como dijera un amigo mio, «sobre cualquier tema se puede escribir un libro a favor del mismo y un libro en contra».

    • Te responde el autor del artículo, impresición más allá o más acá. Yo no puedo descalificar a alguien que ya está descalificado por sus acciones y criterios que (te informo no son de él sino orientados) la gran mayoría de las veces intentan descalificar una obra inmensamente grande, con aciertos y desaciertos, con errores o no. Ok. No dicuto eso. Incluso no todso lo que se hace yo lo comparto y en ocasiones tampoco me conformo y protesto, pero en su justa medida y donde toca. Por lo mismo, para mí, Ravsberg está al servicio de sí mismo y no del pueblo o de la información real, …. bueno habría que ver que entiende él por información real, fidedigna, en mi artículo lo demuestra: con ir a la UPEC y preguntar por el dichoso reglamento ese de que habla tenía syuficiemnte y se lo hubieran dado con gusto, pero la idea es esa precisamente: desvirtuar, redirigir una opinión a lo falso y superfluo, ocultando la saña tras la palabra artera y malintencionada. Para mí Ravsberg es un gran oportunista.

  5. Nayda Arafet dijo:

    Qué se puede esperar de un periodista que reciba dinero para publicar informaciones de acuerdo a los malos propósitos de los enemigos de Cuba. Un periodista que se respete es fiel a la noticia y si brinda una información que esta sea real y objetiva. Solo así gana la confianza de sus lectores y el prestigio profesional. Por eso no se puede creer lo que publica la prensa amarilla y cuestionar siempre las informaciones procedentes de aquellos que se hacen llamar periodistas y realmente no lo son o por lo menos no son leales al código de ética profesional y se venden por dinero.

  6. Pingback: ¡Ay! ¡Ravsberg! ¡¡Ravsberg!! #Cuba y la #PrensaCubana | Solidaridad Latinoamericana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.